» Ediciones Revista
Diosas
galeríaspaparazzi

¿Y ahora?

Alicia Barbasola: "Prefiero masturbarme antes que tener relaciones touch and go"

Mientras lleva adelante su conflictivo divorcio, la exuberante rubia se prepara para debutar con un nuevo espectáculo en la Avenida Corrientes. Sola, abocada al trabajo y con el sueño de formar una familia, la actriz y vedette busca ser escuchada y quiere justicia.

Alicia está a punto de comenzar una relación de pareja, pero...
1 de 5

Después de una temporada de verano bastante movidita, la actriz y vedette se prepara para estrenar la comedia Feliz Caño Nuevo, una obra que se presentará en Buenos Aires y que la tendrá entre las protagonistas. Feliz con su crecimiento profesional, Alicia Barbasola (28) busca despejarse y refugiarse en el trabajo para no pensar en su ex marido, Sergio Luis Pilarche (49), con quien lleva adelante un conflictivo divorcio con amenazas y acusaciones de violencia de género.

Y mientras repasa sus pasados meses y continúa con terapia para salir adelante, explica: “Siempre trabajé, pero nunca se conoció un perfil mediático mío. Hice mi trabajo con perfil bajo, preparándome. La verdad es que me sorprendió todo lo que pasó esta temporada. Por un lado, lo de Santiago Bal. Siempre aclaré que con él no hubo romance ni lo iba a haber, por dos razones: una porque me separé hace poco de un juez por violencia de género y no podía estar con nadie, necesitaba estar bien y todo el verano estuve con una persecución, porque estaba amenazada de muerte, con custodia y pánico. Y punto dos porque lo admiro a Santiago, lo veo como figura pero no más que eso. Yo lo veía como un amigo. Cuando fui a cenar ya me adjudicaron romance. Sí pasó que él manifestó su amor en una carta y eso complicó las cosas”.

Y sigue: “¡Me han querido matar en la temporada! Y he tenido amenazas. Un juez camarista penal que me hizo la vida imposible; no sólo sufrí violencia de género sino también violación. La causa es muy extensa. Hay pruebas en las que se escuchan golpes, se ven, él mismo declarando los ritos umbanda que hacía, tenía delirio místico, habla del aborto de la hija, habla de los tríos sexuales que hacía y me obligaba a ver. En algún punto me quería hacer creer que si no aceptaba no era la mujer perfecta. Estoy con pruebas pero hasta el día de hoy recibo amenazas”.

–Entonces, ¿con Santiago Bal no pasó nada?

–El dice que estaba enamorado, pero yo siempre le fui sincera. El, al día de hoy, dice que yo me porté mal. Me disgustó mucho porque no creo que no haber tenido un romance con él signifique que me porté mal. No está bueno dar ese mensaje, porque soy una mina de barrio a la que no se le caen los anillos por salir a buscar trabajo. Pero antes que negociar un romance por una carrera… prefiero seguir mis ideales y conducta. Puedo ir con la frente en alto porque nunca hice un casting sábana por un trabajo. Y por no hacer eso he perdido trabajos. He tenido propuestas indecentes y las he rechazado.

–¿Cómo fue ese cambio de esposa a separarte y volver a empezar?

–Fue un cambio brusco, pero de a poco estoy recuperando la paz. Aunque sigo en la lucha. No bajo los brazos a pesar de que sigo recibiendo amenazas y frente a un juez camarista que hace negociaciones. Estoy inmensamente agradecida a Fernando Burlando, que es quien lleva adelante mi caso y se ofreció sin cobrarme un solo centavo. Estoy de a poco rehaciendo mi vida. Arrancando con cosas que había dejado de lado, personales y actividades.

–¿Hacés terapia por todo lo que te pasó?

–Sigo con terapia porque la pericia psiquiátrica me dio bien, estoy normal y no tengo nada, como mi pareja quería hacer creer, que yo estaba loca. Tengo un estrés postraumático por la violencia que sufrí. Golpes, que me podría haber muerto. No quiero que una persona con poder piense que puede estar libre de la Justicia. Estoy muy agradecida a Jorge Rial, porque si no hubiese sido por él, donde me escucharon y tomaron la denuncia, no estaría viva.

–Después de todo lo que pasaste, ¿tenés ganas de volver a estar en pareja?

–Estoy encontrándome conmigo. Creo que el amor sana; pero el buen amor, no el enfermo. Tuve una experiencia mala y tal vez me cuesta mucho creer, confiar y sentir que alguien me puede llegar a amar de verdad y querer de manera pura. Me encantaría encontrar ese amor puro, alguien que me ame sanamente y poder enamorarme.

–En su momento, con tu ex marido, ¿pensaste en ser madre?

–Sí, por supuesto. Me casé con la idea de armar una familia. Sueño con ser mamá, pero el desenlace hizo ver que esa historia era imposible. A pesar de lo que sufrí y el dolor que me causó, quiero creer que existe ese amor y que ojalá lo encuentre para formar una familia, porque lo deseo con toda el alma.

–¿Qué tipo de hombre te atrae?

–No tengo un estilo. Hoy lo que priorizo es tener paz, felicidad. Estoy dedicada a estar con mi familia, ver amigos que por la situación había dejado de ver. Me encantaría enamorarme y que alguien se enamorara de mí. El hombre que me interesaría es uno auténtico, simple y de sentimientos puros. Que me cuide. La edad me da lo mismo, porque puede ser joven y maduro y no como mi ex, de casi 50, que pensé que me iba a proteger y terminó siendo una lacra de persona.

–Sos una mujer imponente, ¿cómo te definís en la intimidad?

–Depende del momento y de la persona con la que esté. Me ven como mujer fatal, bomba, pero es una imagen. Por dentro soy muy sensible y no estoy a favor del touch and go. Prefiero estar sola, masturbarme, antes que tener relaciones con alguien como un touch and go. Para llegar a intimar con un hombre tengo que tener sentimientos, que haya algo más que la mera atracción física. Pero, sinceramente, tampoco me creo semejante mujer. Me veo una chica común, de barrio que puede estar tanto sentada en Kansas como ir a comer a Pancho 46 con los amigos. Y en el aspecto, igual; me produzco para el teatro y otra es mi vida normal, con jeans, borcegos, sin maquillaje. Soy simple, auténtica y luchadora.

–¿Un sueño por cumplir?

–En lo personal deseo encontrar al amor de mi vida y formar una familia. En lo profesional quisiera seguir creciendo artísticamente. Me han preguntado si me gustaría estar en el Bailando, y realmente anhelo que, de darse, pueda representar la asociación de mujeres que padecieron o padecen lo que yo viví. Que escuchen a esas mujeres. Y también llevar mi causa adelante, porque si desaparezco mi causa queda en la nada. No quiero un peso de mi ex pareja, no me interesa, sólo quiero justicia. 

tepuedeinteresar

Anabel Zalazar: "La Bomba Tucumana le impone las mujeres al hijo"

La vedette confesó que tuvo una noche de sexo con Thiago y afirma que no le cree nada cuando habla de noviazgos con otras chicas: "A él su madre le dice con quién tiene que salir".

¿Cómo se desconecta Marcelo Tinelli después del Bailando?

Al terminar cada noche de ShowMatch, donde la pista lo exige mucho, el conductor, busca relajarse. ¿Cómo lo hace?

Se viralizó un video sexual de... ¿dos bailarinas de ShowMatch? ¿Quiénes son?

Se conocieron imágenes de sexo lésbico, que fueron atribuidas a las chicas del staff del programa de Marcelo Tinelli.

dejatucomentario