» Ediciones Revista
Romances
galeríaspaparazzi

¡Paga Shangai!

¿Cuánto costó la boda de cuatro días de Carlitos Tévez?

Luego de 19 años juntos y tres hijos, el futbolista se casó con Vanesa Mansilla, su novia de toda la vida. Fue a lo grande, con cuatro días de fiesta en Carmelo, Uruguay. A la vuelta descubrió que le habían robado en su casa de San Isidro. ¿Quién le quita lo bailado?

Las postales de una boda inolvidable
1 de 5

Más allá de algún que otro desencuentro en el medio, como puede suceder en cualquier pareja, el dinero y el poder no lograron su cometido. Se distanciaron, tuvieron algún que otro bache por deslices de él que salieron a la luz y que son de público conocimiento, pero al final del juego ganó el amor. No hubo mujer (¡y vaya si se lo relacionó con señoritas bellas!) que lo hiciera olvidar quién era su verdadero amor. El lazo fue demasiado fuerte para que se rompiera ante el primer sacudón. Carlos  Tévez (32) y Vanesa Mansilla (32) se conocieron en el 97, cuando tenían apenas 13 años. Dos adolescentes que estaban asomando a la vida y que lograron sobresalir y darle batalla a la adversidad. Ambos eran vecinos en el barrio de Fuerte Apache, donde el futbolista comenzó a forjar sus primeras gambetas, tal vez sin imaginar a dónde iba a llegar. Por ese entonces, Vane estuvo a su lado, apuntalándolo en todo momento, en los buenos –que quizás fueron pocos– y en los malos –que seguramente habrán sido más. No hubo tristeza ni angustia que los separara, al contrario. Ya transcurrieron 19 años y mucha agua pasó bajo el puente. A casi dos décadas del primer beso, la pareja selló su amor para toda la vida.

Primer paso. El jueves 22 comenzó el maratónico casamiento en un registro civil de San Isidro. Desde temprano, la gente se fue acercando al lugar. Varios famosos, entre ellos Guillermo Coppola, Ricky Sarkany, compañeros de Boca y ex colegas, entre otros, y un puñado de fanáticos de Boca que no se quisieron perder el acontecimiento. La pareja llegó a las 10 de la mañana acompañados por sus hijos –Florencia (9), Katie (6) y Lito (2)–, quienes fueron los testigos de la boda. A las 11 salieron del recinto, ya como marido y mujer, y los que esperaban afuera los recibieron con la clásica lluvia de arroz, que fue repartido minuciosamente entre los presentes en bolsitas que tenían los nombres de los novios. “Este casamiento es la confirmación de nuestro amor. Estamos muy felices, emocionados y contentos por lo que acabamos de vivir. Quisimos que nuestros hijos nos acompañen en esto porque esto es muy importante para la familia. Queremos estar juntos y disfrutar. No lloré, pero estuve muy emocionado. Esto es más fuerte que ganar un campeonato”, sostuvo Carlitos. Por su parte, la novia no ocultó su emoción: “Esto es con lo que siempre soñé, con lo que toda mujer sueña, casarse y tener hijos. Estuvimos algo nerviosos en el civil, pero muy felices”. Luego se subieron a los vehículos que los trasladaron al puerto de Tigre, donde los 260 invitados abordaron dos catamaranes con destino a Carmelo, Uruguay, donde continuó el casamiento. 

¡Allá vamos! Tanto los flamantes marido y mujer como parte de los invitados –los más íntimos– se hospedaron en el lujoso y exclusivo hotel Four Seasons. El viernes 23, a la tardecita, fueron recibidos en el club de campo El Faro, donde se llevó a cabo la ceremonia religiosa. Tanto para este momento como el día del civil, Vanesa lució sendos vestidos del diseñador Javier Saiach. Los atuendos le habrían costado alrededor de 40 mil dólares. Por supuesto, nadie se quiso perder ningún detalle de la boda. Ni siquiera el presidente Mauricio Macri, acompañado por su mujer, Juliana Awada, y su hija Antonia. El presidente de Boca, Daniel Angelici, también dijo presente. Fiel a su estilo,  Tévez se encargó de que los suyos, los amigos de toda la vida, estuvieran a gusto y no se sintieran sapos de otro pozo. Por eso, el particular menú fue pastel de papas y milanesas con puré… ¡Nada de platos raros! La banda Piola Vago y la de Ulises Bueno tocaron en vivo. Estuvieron los DJ Tati García Juanicó, Jorge Tellado y Alejo Borges, quienes pasaron música durante los tres días. Por pedido del futbolista, la cumbia fue el ritmo predominante. El sábado 24, algunos invitados regresaron al mediodía para celebrar la Navidad con sus familias. Para los que se quedaron hubo una cena especial por la Nochebuena. El domingo, luego de la interminable fiesta, todos volvieron a Buenos Aires. El regreso a la realidad lo golpeó fuerte a Carlitos. En primer lugar, porque descubrió que habían entrado a robarle a su casa. Y en segundo término, porque está terminando de definir lo que será su despedida de Boca, un viaje de luna de miel a Dubái y la planificación de su nueva vida en Pekín.

¡Cuento chino! A la hora aclarar por qué se quiere alejar del país, el Apache admitió que no es por el dinero sino porque no se siente cómodo con lo que está viviendo en Argentina, y hasta algo asfixiado. En medio de esto, el robo que sufrió mientras se estaba casando terminó de inclinar la balanza. El domingo 25 al mediodía, en la vivienda que habitan en el barrio La Horqueta, en San Isidro, ingresaron delincuentes por la ventana de una de las habitaciones y le desvalijaron la vivienda mientras él y su familia aún estaban en Uruguay. El delantero fue avisado de lo ocurrido y de inmediato se subió a un helicóptero privado, cerca de las 17.00 horas, que lo llevó hasta su hogar. Esto lo obligó a suspender su casamiento unas horas antes de lo pautado. Apenado por lo vivido, el Apache ni siquiera tuvo ánimo para hacer la denuncia correspondiente. La zona cuenta con garitas de seguridad y en los primeros informes se habla de zona liberada. El mal trago pasará pronto y quedará el recuerdo de cuatro días inolvidables.

Carlitos Tévez

tepuedeinteresar

La hermana de Fede Bal hizo un gran anuncio ¿Qué dirá Fede?

La pareja cumple un año, con convivencia incluida, y pasa un verano a puro fuego. Y ya planea un acontecimiento de alto impacto: pasar por el registro civil.

El casamiento secreto de una famosa conductora

Sin hacer demasiado alarde, la bella locutora y actriz celebró su boda junto a familiares y amigos en un ambiente distendido y campestre. ¡Mirás las mejores postales del gran día!

Mariana Muni Seligmann y las postales de su exótica luna de miel

La conductora tuvo su festejo soñado l Estilo campestre y ceremonia informal. Pasaron por el registro civil, pero se saltearon la iglesia. A 80 km de la Capital, en una estancia, tuvieron su gran fiesta: “Fue el día más feliz de mi vida, un atardecer increíble”.