Entrevistas
galeríaspaparazzi

Lejos de la tele

Emiliano Rella: "Me copé tanto que a veces ayudo a los chicos a cocinar"

El actor se lanzó como empresario y puso su casa de pizzas y empanadas. No deja de lado su profesión pero busca más recursos económicos y laborales. Eso sí, la masa queda toda en el local, porque en casa come lo que le aconseja el nutricionista.

La pizzería de Rella la rompe...
1 de 3
¿Opuestos complementarios? No tan opuestos pero sí complementarios. Emiliano Rella (38) apostó al mundo gastronómico sin dejar de lado su profesión artística. El conductor y actor se puso un local de pizzas y empanadas de la cadena Don Antonio, que lleva menos de un mes de inaugurado. “Todo comenzó conociendo a Ariel Artuso, dueño de la marca, hace tres años, cuando me convocan para hacer unas conducciones de aperturas de nuevos locales y fiestas de fin de año. Y un buen día le dije que íbamos a poner una sucursal y pasaron dos años, hasta que comenzamos a gestarlo. Busqué locales por Belgrano y Palermo y, en el fondo, quería Palermo. En este barrio están las productoras, los canales, y además vivo por acá", comenzó.
 
"Siempre me gustó la idea de complementar mi carrera: no es que hago una cosa u otra. Sigo con la conducción, hay proyectos de teatro con un infantil para vacaciones de invierno. Siempre quise tener algo paralelo desde lo financiero y lo económico, gestar algo diferente a lo mío para volcar energía en algo distinto. Estoy descubriendo la parte empresarial. Hago convenios, seleccioné al personal, me encargué de la decoración del local, estoy con la gente cuando voy a atender. Soy muy minucioso para que todo esté impecable”, cuenta, mientras le agrega rúcula a una pizza, ya recuperado de la gripe que tuvo como consecuencia del estrés, igual que le pasaba a su padre. 
 
–¿La gente cómo reacciona cuando te ve detrás del mostrador?
–Se divierte, nos sacamos fotos, me preguntan qué les recomiendo. Voy a hacer una pared con fotos con famosos porque quiero que sea un lugar donde vengan amigos. Cuando hice la selección del grupo de gente que está trabajando conmigo se “quedaban” al verme… No es que tengo una postura de jefe. Pero también estoy aprendiendo a separar. Es como el teatro: hay días en que estoy un poquito cansado, llego y se me pasa todo. Cuando se fue armando el local, a lo último, en diciembre, quería estrenar, típica palabra de teatro. Estaba cansado porque se levantó el local con un constructor, venía el de los caños, el que tomaba las medidas para las mesadas donde se labura, el color de las banquetas de afuera y adentro del local… Sentía lo mismo que cuando ensayás una obra y, un día, querés estrenar esté como esté.
 
–¿Cuál es el secreto para una buena pizza y una buena empanada?
–El secreto está en la abundancia del relleno y de la mercadería que se le pone. El olor me recuerda a mi infancia, al olor de la casa de mi abuela Tona. Y eso fue también lo que me unió. A veces, ayudo a los chicos a cocinar, creo que todos tenemos que saber todo. Tengo charlas con los chicos una o dos veces por semana para escuchar criticas, sí hay cosas para corregir, para que estemos en un ambiente ameno, alegre, que todos se diviertan, más allá de que todos estamos trabajando. Quiero que sea motivador ir al local a trabajar, no un peso. 
 
–Cuando llegás a tu casa no querés saber nada con amasar masas, ¿no?
–En casa no tengo empanadas ni pizzas. No es lo que como habitualmente. Con mi nutricionista tenemos un plan de comidas a seguir para lo que es el deporte, mis clases de crossfit, que trato de ir todas las mañanas o en los mediodías, después del almuerzo. Pero si tengo que elegir, siempre compraría en esta cadena. 
 
ETIQUETAS: Emiliano Rella

dejatucomentario