Entrevistas

¡Entrevista exclusiva!

Jorge Rial volvió con todo y no esquivó ningún tema: "Romina le dio un giro a mi vida"

Noviembre 2018

Luego de cuatro meses en los que aprovechó para resolver la interna que vivió con su hija Morena, el periodista volvió a la conducción de Intrusos. Habló del embarazo de su hija y sobre la llegada de su primer nieto. Además, reveló que tiene ganas de casarse con Romina Pereiro, con quien ya convive.

La turbulencia familiar que le tocó atravesar con su hija Morenalo obligó a tomar una decisión extraordinaria, inédita en sus 19 temporadas al frente de Intrusos. Fueron en total cuatro meses de licencia, en los que Jorge Rial (57) se mantuvo lejos del medio. “Quiero rearmar, construir y encarar nuevos proyectos en mi vida. A nivel personal y profesional. En 18 años nunca paré, y sentí que era hora. Pero voy a volver”, dijo a fines de julio.

 

Y volvió. Fue el lunes 12 de noviembre, a las 13 horas, y en América, su casa. El conductor ya había tenido varias reuniones con su equipo de producción y periodistas, pero la llegada al estudio se vivió como una fiesta. Y cuando la luz roja de las cámaras marcó el vivo, Rial finalmente se reencontró con su público. Volvió con todo, y habló de todo. De Morena, claro, del embarazo que convertirá a Jorge en abuelo. Pero también de Romina Pereiro(39), su mujer, con quien ya convive ensamblando una familia y proyecta casamiento. Habló durante el programa, aceptando las preguntas de todo el panel de Intrusos. Lo hizo después, una vez terminado el show, en el pase con Pamela David. Y un rato más tarde, cuando se encerró en su camarín con Paparazzi. Un Rial renovado, distinto al de siempre, un Rial que en pocos meses se convertirá en abuelo. “Estoy feliz de que venga mi nieto a este mundo, es algo totalmente sorpresivo pero una noticia hermosa… Y estoy feliz de que mi hija esté feliz”, arranca Jorge.

–¿Cómo está la relación con ella? 

–Bien, estamos bien. Estamos recomponiendo la relación, con mucha cautela y tranquilidad, pero con mucho amor. Y eso es lo más importante. A veces es difícil reconstruir una cosa cuando pasaron tantas otras en el medio. Hay que tener paciencia el uno con el otro, sin apurarse, y en eso estamos.

–¿Cómo te enteraste de que estaba embarazada?

–Fui el primero al que le contó del embarazo. Yo estaba en Miami en ese momento, así que fue raro. Porque fue por teléfono, y todavía no estábamos bien. Fue raro. No sabía si creerlo o no, si era parte de toda esa locura que viví en todos esos meses, que fueron muy duros para todos. Pero bueno, después, cuando empezamos a hacer la relación más asidua, a vernos, a mí me cayó la ficha rápido. Me encanta ser abuelo, ¡me encanta!

–¿De qué hablan cuando se juntan?

–De todo, yo la veo bárbara, muy madura. La semana pasada le confirmaron que va a ser varón, y ya eligieron el nombre, pero no lo voy a decir porque me mata. Ella está muy bien de ánimo y de salud. Se tiene que cuidar, claro, porque tuvo operaciones muy delicadas. Pero va seguido al médico, está muy centrada en el embarazo, es muy fuerte verla así y lo estoy disfrutando.

–¿No sentiste que puede ser muy joven?

–Puede ser, pero ella siempre tuvo vocación de ser madre. Creo que siempre supe que iba a ser madre joven, no sé por qué, y finalmente lo hizo. Es obvio que tiene miedos, es una chica de 20 años y está empezando la vida. Pero creo que convertirse en madre te cambia todo, te encauza. Un hijo te renueva la energía, la alegría, la esperanza, dejás de darle importancia a lo demás. Lo que antes parecía una cagada, malo, feo o sucio ya no lo es. Ella ya tiene algo que es de ella, y de su pareja, obvio. Romina me dice que la va a cambiar, más cuando nazca.

–¿Sentís que puede unirte más con ella?

–Estábamos distanciados pero con una distancia en paz, ni mal ni enojados. Ya habíamos recuperado el diálogo… Creo que esto va a servir para estar más unidos, para tratar de recuperar la buena relación que teníamos. Pero estamos en otra etapa, porque ella tiene su familia armada, y yo la mía, más allá de que todos somos familia. Es otra responsabilidad la de ella. Va a servir para todos, así que me encanta. Estoy esperando el momento del nacimiento para convertirme en abuelo.

–La pelea con Morena también generó que se distanciara de Rocío, tu otra hija. ¿Cómo es la relación entre ellas ahora?

–Distante, porque hay enojos que traspasan cualquier cosa. Y yo no me meto ahí. Me encantaría que estuvieran bárbaras, pero las respeto. Pasa con todos los hermanos, se pelean, se quieren, pero yo no me meto porque no tengo nada que ver. Cuando hay amor todo se supera, y con el tiempo espero que suceda.

–Se dijo que Silvia D’Auro, la madre de las chicas, estaba participando del embarazo…

–¿La madre de Morena? ¿Si participa? ¿Dónde? No entiendo… Se fue y dejó todo hace ocho años. En nada participó, ni en las operaciones ni… En nada participó. Dejá, no quiero hablar de eso.

 

Con Romina. El tiempo fuera de la tele le sirvió a Jorge para hacer las paces con Morena, pero también para disfrutar su nueva vida al lado de Romina y las dos hijas de la nutricionista, VioletayEma. Están tan bien que incluso ve con buenos ojos la posibilidad de casarse. “Estamos conviviendo, ensamblando una familia maravillosa. Rocío las ve como sus hermanas a Violeta y Ema. A veces, si Romi se queda en el consultorio y yo tengo alguna reunión, ella va al cole a buscarlas. Salen juntas a pasear, solas o con las amigas de Rocío, que ya las tienen súper integradas al grupo. Eso es maravilloso, la idea de formar una familia y ver que todo se da tan natural y armonioso es muy fuerte. Las nenas de Romi son divinas, yo las amo muchísimo, y ellas me quieren mucho a mí”.

–¿Tenés ganas de casarte?

–Sí, muchas. Creo mucho en el casamiento, no me parece algo antiguo. Sirve como símbolo, eso ordena, para adentro y para afuera. Creo que es una seguridad para todos, en especial para nuestras hijas, para Viole y Ema, y también para las mías. Morena y Rocío sufrieron bastante, me parece que no tienen esa imagen familiar últimamente. Sería muy bueno.

–¿Es fácil estar al lado tuyo?

–No soy un tipo fácil. No sólo por mi carácter, que lo tengo, sino por todo lo que hay alrededor. Todo el tiempo se dicen y pasan cosas. La mayoría, mentiras. Pero hay que saber bancar eso. Es muy difícil, y ella la está bancando. Me bancó en momentos muy jodidos. Fue una demostración de amor gigante la que tuvo conmigo.

–¿Qué es lo más difícil de ensamblar una familia?

–No sé, ya estoy grande, tengo mañas, tengo que cambiarlas… Las nenas de Romi son chiquitas, y hay que acomodarse a ese ritmo. Yo crie a dos hijas, Morena y Rocío, y ahora tengo dos que también voy a ver crecer, y ahora viene un nieto.

–¿Te costó poner límites?

–Sí, absolutamente. Me costó como padre, como abuelo no voy a poner ninguno.

–¿Qué aprendiste de Romina?

–A ser buena persona. Ella es muy generosa, me enseñó a disfrutar de la vida, que no es fácil. Y vino con una carga fuerte por la idea de la familia. A mí me dio un giro total mi realidad, yo un año pasé una Navidad con Rocío, y al siguiente estábamos con toda la familia de Romina, como veinte personas nuevas en mi vida. Me encanta eso, lo estoy disfrutando mucho.

 

 

ETIQUETAS: Jorge Rial

tepuedeinteresar

Jorge Rial habló y contó cómo es su relación con Morena, su hija: "Hoy..."

El líder de Intrusos visitó el programa Debo Decir, de Luis Novaresio, y asumió: "Tenemos una distancia cariñosa".

El original tatoo que Rocío Rial se hizo en... ¡su boca!

La hija del conductor de Intrusos se tatuó una palabra en... ¡la cara interior del labio!

Jorge Rial habló del enfrentamiento de sus hijas: "La relación es distante porque..."

En la última edición impresa de Paparazzi, el periodista habló de todo. Uno de los temas más sensibles es la pelea de Morena y Rocío. ¡No te pierdas una parte muy importante de la nota!