Entrevistas

Para el destape

Mercedes Ninci: "¡Muchas veces estoy en llamas! Soy pasional a la hora de la intimidad!"

Mayo 2016

Por primera vez, la periodista se anima a hablar de su costado más hot. Separada hace tres años y medio, se reconoce enamorada, pero no dice de quién. Y admite: “Mi profesión me acerca a los hombres del poder y me aleja de los comunes”.

Con su particular estilo histriónico y polémico, Mercedes Ninci traspasa su condición de periodista. Separada y mamá de cuatro hijos, la cordobesa –oriunda de la localidad de Dolores, un pequeño pueblo serrano ubicado entre La Cumbre y Capilla del Monte–, se reconoce “una mujer orquesta. ¡Vivo en permanente estado de emergencia! Hago muchas cosas a la vez. Arranco preparándoles el desayuno a mis dos hijas más grandes, Malena y Flor, de 15 y 13, que van al Colegio Nacional Buenos Aires. Después levanto a los más chicos, Lucas y Carolina, de 11 y 8, y los llevo a una escuela pública a la vuelta de casa. Cuando termino me voy a la radio o directo a Comodoro Py. Recorro todas las oficinas, busco a todos los jueces y fiscales, hago puerta. Y si no me dan bolilla, me quedo en las ventanillas escuchando las presentaciones de los abogados. Luego voy al canal hasta que regreso a casa. Me tomo la línea C y B de subte para llegar y, por las tardes, llevo y traigo a los chicos a todos lados, porque hacen muchas actividades. Los ayudo a hacer la tarea, a la noche hay que cocinar… Vivo sola con mis cuatro hijos pero me acostumbré al esfuerzo. Hay algo que me pasó cuando era chica, que influye para que sea muy esforzada…”.

–¿Qué sucedió?

–Lo que no se hace con esfuerzo, no lo concibo. Cuando tenía siete años, mi hermana tenía tres y murió de parálisis infantil. Entonces mi mamá estuvo muchos años deprimida, yo tenía varios hermanos varones y debía hacer todo. De chica no paraba de limpiar, cocinaba, hacía las compras, hacía todo siendo una nena. Iba al campo y sacaba puertas, las lijaba, pintaba los techos, restauraba muebles, podaba, desmalezaba, no había cosa que no hiciera. Y mientras tanto, como no había televisión, escuchaba la radio. Mientras tuviera la radio prendida, en Dolores podía hacer de todo. Nunca me canso, duermo re poco.

–¿Cuántas horas dormís por día?

–Me acuesto a la medianoche y me despierto a las cinco y media. Hace tres años y medio que estoy separada del papá de mis hijos, con el que compartimos 20 años. Desde entonces siempre tengo candidatos, pero ningún novio oficial.

–¿Te gustaría volver a enamorarte?

–¡Estoy enamorada! Pero hoy tendría una pareja cama afuera, porque no les traería un nuevo padre a mis hijos. Eso me lo enseñó Magdalena Ruiz Guiñazú: a partir del segundo, cama afuera. A lo mejor, más adelante me re alucino con un tipo y le permito entrar a casa.

–¿Qué te conquista de un hombre?

–Me gusta el hombre muy inteligente y que, fundamentalmente, sepa hacer un asado. También es importante que le vaya bien profesionalmente. Pero ojo, que no sea periodista, porque es seguir hablando de lo mismo. De chica era re enamoradiza pero después de separarme ya no todos los colectivos me acercan a destino. Me puse selectiva porque ya soy más grande.

–¿Sos de las mujeres que si no tienen una pareja formal no tienen sexo?

–¡No! Pero aclaro que no estoy descreída del amor. De hecho, hay un hombre al que veo y me tiembla el corazón, pero no voy a decir quién es.

–¿La profesión de periodista te aleja o te acerca a los hombres?

–Me acerca a los hombres del poder y me aleja de los comunes. Es muy habitual que me inviten a salir hombres con cualquier cantidad o tipo de poder. Y un tipo común piensa que no le voy a dar bolilla porque es de perfil bajo. Recibí propuestas indecentes haciendo notas, pero me hice la distraída… y listo.

–¿Cómo sos como mujer? ¿En la intimidad sos apasionada?

–Soy chispita siempre, encendida. ¡Muchas veces estoy en llamas! Soy pasional a la hora de la intimidad. Siempre les digo a mis amigas que me gustaría engancharme con un cordobés para ir más seguido a Córdoba. Me encanta y tengo a toda mi familia. Una vez por mes estoy visitando sí o sí.

–¿Qué te gusta más, el porteño o el cordobés?

–El cordobés tiene esa cosa tan divertida… Son menos acartonados. Me gustan los tipos de campo porque me apasiona andar a caballo, el olor a leña, el paisaje de la montaña, viviría feliz en Capilla del Monte o en Dolores. Acá no encontramos ni el cielo, son todos edificios, eso es lo que extraño.

–¿Dejarías todo para volverte?

–Lo pensé muchas veces porque extraño mucho. Puedo vivir en Córdoba o en donde sea, pero el periodismo no lo voy a dejar nunca. Me voy a morir con un grabador en la mano. Ahora no me puedo ir, pero cuando los chicos sean grandes será otra historia. Me gustaría terminar mis días allá. Incluso, si pudiera viajar todos los fines de semana lo haría, porque también están todos mis amigos en el campo y en la ciudad.

–Fabián Doman participará del Bailando por un sueño, y en los últimos tiempos pasó a ser una suerte de sex symbol. ¿Lo es?

–Me re divierte Doman, pero eso de que es un sex symbol… ¡Si Doman es un sex symbol, por favor!

–Si algún día te llamaran para participar o hacer una ficción, ¿a qué galán te gustaría besar?

–Como no veo ficción, no conozco mucho a los actores. Siempre me pareció el más lindo Facundo Arana.

–Lo último. ¿Te molesta que te califiquen como una periodista “quilombera”?

–¡A mí no me importa nada! No me importa ser polémica. Si los otros quieren hacer polémica y les mide, que lo hagan. Yo me siento una periodista con una gran vocación. Y que a donde voy, le tengo que contar a la gente lo que siento, veo y está pasando. Y si para los otros es polémico contarle a la gente la verdad, bienvenido sea el periodismo polémico, ¿cuál es el problema? Vivimos en un país que es un quilombo, entonces le contamos lo que pasa a la gente. 

Jorge Lanata

tepuedeinteresar

Yanina Latorre ¿halagó? a Pampita: "Es perfecta su..."

La panelista de LAM se refirió al modo de discutir de la conductora. ¿La elogió o la defenestró? ¿Qué opinás?

Jorge Lanata dijo cuál es su estado de salud y qué enfermedad padece: "No oculto mi... "

Luego de confesar que padece neuropatía diabética, el periodista contó que tiene afectada una pierna y que siente mucho dolor. Para hacer distancias largas usa bastón o silla de ruedas.

La novia de Fabián Gianola lo dejó por... ¡mujeriego!

Nora dijo basta. Descubrió que el actor, denunciado por abuso, tenía relaciones paralelas.