Entrevistas
galeríaspaparazzi

Tremendas confesiones

Fabiana Araujo: "Estoy bárbara, ya me volví a poner los tacos"

A fines de octubre le detectaron el síndrome de Guillain-Barré. Pasó once días en terapia intensiva, sin poder moverse de su cama. Hoy se recupera favorablemente mientras disfruta sus vacaciones en José Ignacio con su marido.

En Punta del Este, Fabiana se mostró con su pareja.
1 de 5

El último sábado de octubre, Fabiana Araujo (50) llegó al Hospital Alemán con un malestar gástrico, y luego empezó a sentir molestias en las piernas. Quedó internada. Allí le dijeron que tenía la enfermedad conocida como síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico autoinmune que afecta el sistema nervioso. Lleva el nombre de dos médicos franceses que la descubrieron durante la Primera Guerra Mundial, y ganó popularidad en Argentina cuando un bahiense de 30 años la contrajo mientras disfrutaba su luna de miel por Oceanía, en 2011.

Los síntomas más comunes son visión borrosa, cosquilleos, falta de equilibrio, pérdida de reflejos en brazos y piernas, palpitaciones, contracciones musculares y entumecimiento facial. Martín Renzacci, el muchacho de aquel caso de alta repercusión mediática, que lo llevó al living de Susana Giménez, pasó dos meses internado en Australia, y otro mes en una clínica de rehabilitación hasta recuperarse casi por completo. El uruguayo Oscar Washington Tabárez, ex DT de Boca Juniors, también sufrió este mal. Lo importante es detectarlo a tiempo, y comenzar el tratamiento lo antes posible. Esa lucha emprendió Fabiana, siempre con la compañía de su marido, el economista Alejandro Pérez Escoda. Ella, que en 2011 se enfrentó y le ganó a un cáncer de mama. Ella, que hoy, dos meses más tarde, detiene su bicicleta y se sienta a contemplar el atardecer en una playa de José Ignacio.

Vida nueva. Fabiana y Alejandro viajaron el 29 de diciembre, y descansan en Casa Suaya, unas cabañitas junto a la ruta, cerca del pueblo más glamoroso de toda la costa uruguaya. Toma todos los medicamentos, cumple su rutina de ejercicios, recibe la visita de un masajista que trabaja sobre sus músculos más comprometidos, y lo más importante: playa, romance y amigos. "Yo me enfermé el 29 de octubre, y nunca pensé que iba a poder estar acá... ¡hoy me siento perfecta, es una bendición!", dice ella, con la elegancia que la caracteriza.

–¿Cómo se encara la vida mientras se enfrenta una enfermedad así?

–Es un desafío, principalmente. Una semana antes había hecho 18 kilómetros en bicicleta, y de repente me encontraba tirada en una cama sin poder moverme. No sabía cómo iba a seguir o cómo volver. Es un desafío del día a día. Es un proceso físico, pero también mental. Valorizás todo. Desde alcanzar un vaso de agua hasta el primer día que podés pararte. Uno no se da cuenta de las cosas que tenés todos los días. Es un aprendizaje enorme. Aprender a depender, a comunicarse, a necesitar del otro.

–¿Eso se trabaja también?

–Yo lo tengo a Alejandro, que es un sostén increíble. Incondicional e inmenso. Desde que me enfermé hasta ahora no para de preocuparse todos los días por cada paso que doy. Y de felicitarme; me ayuda, me alienta. Y yo también ya tengo herramientas mías, espirituales o de experiencia, que ya las tengo incorporadas.

–¿Sos creyente?

–Sí, claro. Tengo a la Virgen del Perpetuo Socorro, que es la que siempre me acompaña y que tengo por todos lados. Es la Virgen que tenían mis abuelos, y me la encuentro en los lugares más insólitos.

–¿Tuviste recaídas?

–En el hospital lloraba todos los días. No de impotencia sino de sensibilidad. Todo estaba a flor de piel. Al principio es una frustración no saber qué me iba a pasar. Pero nunca me deprimí, y nunca me pregunté por qué me pasaba a mí. Para nada. Siento que todo sirve como lección, y yo lo tomo con un aprendizaje.

–¿Pensaste en la muerte o en preparar una despedida?

–No. Me pasa desde hace años que no tengo pendientes. Tengo todo acomodado como para no tener que reprocharme por no haber hecho o dicho algo. Yo soy así. Es cierto que en algún momento pensás que algo se puede complicar, que quizá te toca perder... Pero creo que como desde el primer momento me dijeron que esto era reversible, siempre tuve confianza y tranquilidad en que podía salir. Era esfuerzo y tiempo.

–¿Tuvieron alguna celebración especial por el Año Nuevo?

–Brindamos todos los días por la bendición de estar vivos, de sentirnos enamorados. El 31 a la noche pedí por la salud de todos, no sólo por la mía.

–¿Cómo se vive esa angustia de ver que tus seres queridos sufren por vos?

–Ay, es terrible. A veces tenés que hacer más fuerza por ellos que por vos. Lo que recibí siempre fue amor, a mansalva, de todo el mundo. Hoy voy por la calle y se me acerca gente para tirarme buena onda.

–Sos una mujer de la moda, ¿cómo mantuviste la coquetería este tiempo?

–La actitud es muy importante. Yo me tomé todo de una manera positiva aunque fueron tiempos trágicos. Fue muy impactante, por ejemplo, ir en una silla de ruedas para intentar pararme. Fue muy fuerte. Cuando tuve la parálisis en la cara tenía media cara caída y un ojo abierto que no lo podía cerrar. Pero no lo viví desde lo estético, sino desde lo natural. No podía trabajar, no podía ocuparme de la casa ni elegir la ropa que me quería poner. Eso fue terrible.

–¿Tenés alguna meta, algún viaje?

–Me estoy por mudar, y eso es algo que me tiene llena de ilusión y con muchas ganas. Una nueva casa siempre te renueva, y por suerte lo podemos hacer. ¿Viajes? Mi marido es maratonista, el año pasado fuimos a París, y podría acompañarlo a algún lugar, pero vamos despacio porque esto nos hizo recalcular todo.

–¿Podés programar cosas a largo plazo?

–Sí, totalmente. Estoy a un 90 por ciento, me falta la sintonía fina, recuperar un poco más de fuerza y de estabilidad. Pero me volví a poner los tacos, eso fue un objetivo cumplido, ja, ja.

 

Susana Giménez

tepuedeinteresar

Su Giménez arrancó con el pie izquierdo sus especiales y enfrentaría un juicio millonario

Es que su histórico maquillador, Juan Carlos López, no fue contratado por el canal para el especial que Susana realizó con Carlitos Tévez y, según informaron en Los ángeles de la mañana, la diva enfrentaría un juicio millonario.

¿Cómo es la casa inteligente de Pampita en Barrio Parque?

La modelo abandonó su histórica residencia en el barrio de Belgrano y se mudó a una mansión en Barrio Parque. Cierre de una etapa y comienzo de una vida nueva... ¿junto a Pico?

¿Cuál fue el look elegido por el Chino Darín y Ursula Corbero para ir al supermercado "chino"?

Ursula Corberó viajó especialmente a nuestro país para acompañar a su pareja en el estreno de su más reciente trabajo para la pantalla grande. Además festejó su cumpleaños 29º en Buenos Aires.

dejatucomentario