» Ediciones Revista
Entrevistas

¡Fuertes palabras!

Gisela Berger, con seis meses de embarazo, contó cómo es su relación con Daniel Scioli

La modelo y conductora atraviesa en soledad el sexto mes de embarazo. Lejos del padre de su hijo, el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, únicamente la acompaña su madre.

Luego del escándalo mediático que se desató al hacerse públicos los mensajes de texto hot que intercambiaba su pareja, el ex gobernador Daniel Scioli (60), con Sofía Clerici, Gisela Berger (28) decidió agarrar sus cosas, separarse del ex candidato presidencial y mudarse a un departamento de Capital, donde hasta hoy atraviesa sola su sexto mes de embarazo. En realidad, la mayor parte del tiempo la rubia suele estar acompañada por su mamá, quien días atrás compartió con ella una visita al médico y una merienda por el barrio de Las Cañitas, donde lució su incipiente pancita. “Estoy transitando sola todo esto de ser mamá. Ya estoy por el sexto mes. ¿Qué estoy esperando, si nena o nene? La verdad es que me gusta la idea de no saber, pero no sé cuánto voy a aguantar. Por ahora vengo bien, aunque de igual manera no se dejó ver”, arranca contando Gisela, en medio de tantos sentimientos encontrados que le toca vivir en esta dulce espera.

–Se te vio por Palermo, contenida y acompañada por tu familia.

–Sí, sí. Está conmigo mi mamá, porque tuve momentos donde de repente me baja la presión. Entonces, la realidad es que por ese motivo me da miedo estar sola. Así que trata de acompañarme lo más que puede y, por suerte, los controles y demás están todo bien, avanza todo perfecto en cuanto al embarazo.

–¿Aumentaste mucho de peso?

–Había bajado mucho de peso. Ya entré al sexto mes y recién ahora recuperé mi peso normal. De igual manera estoy muy pendiente del cuidado de la panza y del cuerpo en general, como comer sano, hacer ejercicio, pero obviamente no como antes, tomar vitaminas y todo lo necesario para estar bien.

–¿Tenés antojos?

–De comer chocolates por la noche.

–Después de todo el escándalo por la supuesta infidelidad. ¿Cómo está hoy la relación con Daniel?

–Con él es todo por mensaje de texto. Sigue pidiéndome perdón y, obviamente recomponer y volver con la relación. De igual manera, no coincide lo que dice con lo que hace. Sus actitudes dejan mucho que desear. Espero más de un padre. ¡Estamos esperando un hijo! Me pregunto: ¿qué hay más importante y trascendente en la vida que eso?

–¿Te desilusionó?

–De hecho, lo que me enamoró de él fue que quería formar una familia, ya que era lo que le faltaba. Un día me dijo: "Por un lado, me apareció una hija a los 16 años y, por el otro, con Karina nunca pude tener hijos". Y cuando quedé embarazada demostró todo lo contrario que, de hecho, está a la vista hasta el día de hoy. No puedo creer estar transcurriendo estos meses sola, no demuestra sensibilidad alguna. Me desilusionó en su momento y con sus actitudes, y me sigue desilusionando. Porque alguien que realmente quiere reconstruir algo, así como sale a hacer política, ¡saldría para recomponer algo que él dañó con todos los hechos que son de público conocimiento! No coincide lo que dice con lo que hace.

–¿Le vas a consultar al padre el nombre del bebé?

–No. La cuestión de los nombres no está decidida. Recién ahora empecé a ver ese tema. 

tepuedeinteresar

Tras el nacimiento de su hija, Gisela Berger hizo un importante anuncio

Luego de un turbulento momento para la pareja durante el embarazo, nació Francesca. Ellos se volvieron a mostrar unidos y con ganas de darle forma a su proyecto familiar.

Nació Francesca, la hija de Daniel Scioli y Gisela Berger

La modelo dio a luz a su primer bebé. Junto al político, se puso un objetivo claro: reconstruir el vínculo. Los detalles de este maravilloso nacimiento que los volvió a unir como familia, en esta nota.

Gisela Berger, en la recta final de su embarazo, habla de su relación con Daniel Scioli

Mientras cuenta los días para verle la carita y tener en sus brazos a su primer bebé, define su futuro al lado de Daniel Scioli. La rubia admite que se está portando bien, que está haciendo los deberes, pero aún no pueden hablar de reconciliación.