» Ediciones Revista
Teve
galeríaspaparazzi

¡No!

Los hijos de Julián Weich: uno malabarista y... ¿el otro? Conocé su profesión…

Son bien distintos. Y su papá los apoya a ambos en lo que quieren. ¡Te vas a sorprender!

Juli y el esquiador no se perdieron la fiesta nacional de la nieve en Bariloche.
1 de 3

Que cada hijo tiene su carácter y su temperamento eso no hay quien lo niegue. Y aunque Jerónimo y Tomás compartan el mismo padre, el conductor Julián Weich (51), tienen formas de ser bien distintas.

Hace pocos días se supo que Jerónimo, el mayor de ellos, se gana la vida haciendo malabares en un semáforo de la Capital Federal. Con un estilo súper hippie, el joven realiza su actividad artística en la  moderna zona de Palermo.

El otro, Tomás, es un apasionado del esquí, deporte reservado para unos pocos. Y el fin de semana se lo vio junto a su padre en la Fiesta de la Nieve, organizada en la ciudad de Bariloche y en la base del Cerro Catedral, donde disfrutaron de los desfiles y de las competencias.

Lo que se sabe de Tomás es que es amante de la nieve, súper compinche de su papá y que sueña con seguir sus pasos en la tele. Así que no extrañará verlo –quizás- en breve en los medios.

 

Una publicación compartida de Julian Weich (@julian_weich) el

 

@cerrocatedralok

Una publicación compartida de Julian Weich (@julian_weich) el

ETIQUETAS: Julián Weich

tepuedeinteresar

Julián Weich acompañó a su hijo a hacer malabares en una esquina de Palermo

El conductor se mostró orgulloso de su hijo, Jerónimo. Mientras él disfrutaba de su jornada laboral en la calle, su papé le hacía el aguante. Padre e hijo, pasando la gorra. ¡Mirá el video!

La increíble historia de los hijos de Julián Weich

Justo cuando todo el mundo habló del hijo hippie del conductor, el hombre tomó vuelo. Con otro de sus herederos se fue a disfrutar de la nieve en Bariloche. Y habló de los chicos.

Un mega famoso reveló: "Mi hijo es hippie y en Panamá dormimos en la calle"

Fue una especie de regalo que se hizo el propio conductor cuando cumplió 50 años: viajar de mochilero al país centroamericano a visitar a Jerónimo, uno de sus varones, que estaba instalado allá y se sustentaba con malabares callejeros. "Fue algo alucinante”, aseguró.

dejatucomentario