» Ediciones Revista
Diosas
galeríaspaparazzi

Se confiesa

Mary Dresch: "Hice el ritual de la ayahuasca y juro que tuve una conexión con mi alma"

La modelo, que sueña con tener su lugar en la televisión, revela su costado espiritual y de meditación. Probó ayahuasca, una bebida que viene de ancestrales pueblos indígenas, y admite que logró conectarse con su alma.

La rubia ex Combate no se guarda nada.
1 de 6

Nació en General Alvear, un pequeño pueblo de tan sólo 2 mil habitantes que queda ubicado en el partido de Oberá, Misiones. Allí pasó su infancia, pero siempre con la idea rondando en la cabeza de crecer, buscar un futuro y triunfar como artista. Para lograrlo, apenas terminó la secundaria, María Elena Dresch (25) –Mery, para los amigos– armó los bolsos y partió rumbo a la gran ciudad en busca de su sueño. Ese que va cumpliendo con creces, despacio pero a paso firme. “A los 18 años llegué a Buenos Aires desde Misiones para estudiar, probar suerte en lo artístico, porque allá en Misiones esa salida no existe. Era muy chiquita y mis papás pensaban que a los tres meses me iba a volver, pero no fue así. Súper orgullosa dije que no iba a bajar los brazos, pese a extrañar, y bueno… acá estoy”.

–¿Cómo fueron los primeros meses en la gran ciudad?

–Fueron duros porque estaba sola, aunque con el tiempo me fui acomodando. Siempre tuve en la cabeza que quería vivir en una ciudad más grande para desarrollar mi carrera, una ciudad con más posibilidades que mi pueblo. No sabía subirme a un micro. El subte… olvídate. Estaba perdida totalmente con esas cosas que allá no se usan o ni existen. Los primeros días estuve en un hotel, pero se me hacía muy difícil y me fui a una pensión. Por suerte al mes conseguí trabajo y todo fue más llevadero. Al tiempo empecé a hacer fotos, a viajar, hace poco estuve en Nueva York, hice una producción para una revista.

–Viniste sola, con 18 años, querías desarrollarte en lo artístico, ¿tuviste malas experiencias?

–Las propuestas indecentes aparecen todo el tiempo. La que te dice que no, te miente. Después está en una, obviamente, qué camino elegir, pero están presentes todo el tiempo. Después le vas tomando la mano, vas generando un instinto que se vuelve cada vez más intuitivo y sabés cómo defenderte ante el que te ofrece algo a cambio de sexo. Al principio me traumó, era muy chiquita, pero después aprendí que es parte de esto y que tenés que saber en qué grupo te movés y con qué gente no tenés que cruzarte.

–¿Estás de novia?

–Sí, estoy de novia con Fernando Molina. El fue novio de unas de las hijas de Maradona hace muchos años. Lo conocí hace un año, más o menos, pero con el rótulo de novios hace poquito que estamos, hace dos meses. Tenemos una relación tan libre, tan abierta, que somos el uno para el otro. Nunca en la vida conocí a un hombre que no sea celoso, es súper cariñoso, me apoya, me incentiva para que crezca, le encanta que haga fotos sexis. Es un sol.

–En las redes sociales, una de las palabras que te identifican es Namasté, que tiene que ver con un saludo que se usa mucho en la meditación, en el yoga…

–Es verdad. Hace varios años que medito, y de hecho este año viví una experiencia muy linda, hice el ritual de la ayahuasca en un círculo de meditación en el que tuvimos un día previo de yoga y meditación con mi grupo.

–¿Dónde lo hiciste?

–En un templo de meditación. El que llevó a cabo la ceremonia se llama Albert y es español. Fue una experiencia de la que no me voy a olvidar jamás.

–¿Y cómo llegaste?

–Por mi grupo de meditación. Andrés se llama la persona que maneja todo, y él nos ofreció ir y vivir esta experiencia tan maravillosa. Nos dijo a todos a principio de año, y el que quiso se anotó y fuimos. Fueron cuatro días, en una casa muy retirada, en el medio de la naturaleza, pero yo no me quedé todos los días. Me quedé un día, toda la noche y al otro día me volví.

–Para el que no conoce, ¿cómo es la experiencia?

–En el ritual se toma un líquido verde, que es la mezcla de una liana más una raíz. La porción es de acuerdo con el cuerpo, el peso… está todo controlado, se hace con responsabilidad. Es más, yo pensé que una toma iba a estar bien, pero terminé tomando tres.

–¿Y en ese momento sentís algo?

–Sí, corporalmente te moviliza. Sentía mis órganos, cómo me latía el corazón, te fluye la sangre, los puntos de tensión se empiezan a relajar y sobre el final tuve un momento de conexión con el alma, por llamarlo de alguna manera. Es algo difícil de explicar, hay que vivirlo. No tiene efectos secundarios ni nada de eso. Es todo controlado. Terminás y volvés a ser la misma persona de siempre. Además es una bebida natural, que sale de una raíz.

–En lo laboral, ¿cómo te imaginas de acá a unos años?

–Hice teatro hasta hace muy poquito, pero no estoy tan enfocada en ir por ese lado. Mi pasión es la televisión y la conducción.

–Estuviste en Combate…

–Sí, fui finalista de la generación pasada, pero no sé si volvería, porque la exposición es muy corta y no es lo que estoy buscando. Quiero más protagonismo y que me dé estabilidad. Tengo varios proyectos, pero para el año que viene; esperemos cumplir algunos de ellos. 

ETIQUETAS: Combate , Mary Dresch

tepuedeinteresar

¿Todo en orden? El sorprendente gesto de Mica Viciconte con Flor Vigna

Desde hace un par de años que las chicas… ¡se odian! Pero desde que comparten el Bailando la situación se fue aflojando y Mica dio la nota cuando nadie se lo esperaba.

El álbum hot de Camila Salzar, la hermanita zarpada de Luciana

La más chica de la casa se animó a posar para una conocida marca de ropa interior y los resultados están a la vista de todo el mundo: diosa total.

El impresionante accidente automovilístico que sufrió una figura de Combate

Este destacado participante del reality perdió el control de su coche y cayó de un puente en Bahía Blanca, su ciudad natal. Te contamos todo sobre el desafortunado acontecimiento.

dejatucomentario