» Ediciones Revista
Teve

Se lo dijo

¿Qué es lo que Wanda Nara no soporta de Mauro Icardi?

La botinera mandó al frente a su marido con algo que ella no se banca. ¡Leé acá de qué se trata!

Si bien Wanda Nara (30) y Mauro Icardi (24) tienen todo el personal de servicio que necesitan a su disposición, vivir con cinco niños requiere, además, cierta cooperación. Es que mantener el orden en la casa, mansión para ser más concretos, que habitan en Milán no debe ser tarea sencilla.

Y en una reciente entrevista la botinera se despachó con una intimidad que dejó a todos boquiabiertos. Al parecer ella no colabora demasiado con la limpieza del hogar. Pero eso no sería lo más grave, porque cada matrimonio hace los acuerdos que le parece más conveniente; lo tremendo es que a ella le enoje que sea Mauro el más puntilloso, hasta el punto tal ¡de no soportarlo!

"Mauro es muy obsesivo con el orden, y yo soy muy desordenada, entonces llega un punto que no soporto semejante orden. Él está todo el tiempo ordenando, cambiando los muebles de lugar, decorando la casa, cambiando pisos, muebles y yo soy mucho más relajada", dijo la rubia quien –además- admitió que muere de amor por su marido al verlo interactuar con los chicos.

Dale play a esta hermosa anécdota de Moria Casan...

Zaira Nara
Wanda Nara
Mauro Icardi
Moria Casán

tepuedeinteresar

Wanda Nara se fue unos días de viaje y... ¡mirá todas las carteras que se llevó!

Qué es fanática de este accesorio, no quedan dudas. Ahora que a la hora de armar su equipaje lo ponga como producto de primera necesidad, parece demasiado. ¿Cuántas se llevó?

El fuerte descargo de Moria Casán contra Marcelo Tinelli y el Chato Prada

Lejos de llamarse a silencio, la One le dedicó más de un palito al conductor y a su productor estrella. Hablándole directamente a la cámara, expresó su malestar. ¿Qué pasó? Enterate, en esta nota.

Mauro Icardi quedó afuera del mundial y Wanda Nara estalló en las redes

El fuerte descargo de la rubia al conocer la lista de los 23. Wanda no se pudo contener y demostró su enojo ante la ausencia de su marido en el Mundial de Rusia.