» Ediciones Revista
Romances

¡Pollerudo!

Fede Bal y una decisión a pedido de su novia

Tenía todo acordado para realizar la temporada de teatro en Carlos Paz, pero por pedido de su novia, Laurita Fernández, el actor cambió de rumbo: se irá a Mar del Plata. Allí trabajará con su madre, Carmen Barbieri, en Magnífica.

Ultimamente el menú ha variado y ofrece una posibilidad para cada bolsillo aunque, parece, todos los caminos conducen al mismo peinado. El trabajo del peluquero se ha vuelto menos puntilloso. Ya no es tan común ver al profesional de las tijeras utilizando esas navajas intimidantes que supieron ser una bandera inoxidable de los viejos estilistas a la hora de moldear los cortes con el propio filo de la hoja. También es raro que estén cortando pelito por pelito para embellecer la terminación, una de las causas por las que antes ir a la peluquería implicaba, a veces, armarse de paciencia. Actualmente, la tarea parecería empezar y terminar en unos diez o quince minutos, pues da la impresión de que, también en este rubro, la tecnología influye más que la mano de obra humana. Los dedos ya no se abren y cierran reiteradamente, fortaleciendo esos nudillos que casi no tenían descanso de tanto articular en épocas pasadas.

La consigna señaliza y muestra el camino de la nueva tendencia. Sí, claro, porque son pocos los que llegan y piden algo que no sea “lo que se usa”. Entonces, se prepara el enchufe y se enciende la denominada “maquinita”. Esa que rasura lo que encuentra a su paso. Hay diversos niveles y dependerá del gusto del cliente, obvio. En 1, en 2 o en 3. Cuanto más grande sea el número elegido, mayor será el espesor de pelo que sobrevivirá a su andar arrasador. Los registros callejeros del segmento adolescente indican que por lo general el aparato no se mueve de la graduación más chica. Esa que prácticamente avanza sobre la raíz, deslizándose en un recorrido de 360 grados hasta conseguir que la cabeza quede literalmente pelada en su circunferencia, por lo menos encima de las orejas y en la nuca. Es el corte de los jóvenes. El mismo que viene luciendo hace rato Federico Bal (28), que si bien tampoco es un péndex, por un tema de imagen no puede estar solicitando que le efectúen “un raya al medio”, ese que a varios de los cuarentones los acompañó largo y tendido durante la escuela primaria...

De ninguna manera. Tal vez por esa razón acostumbra a ir al mismo local, donde no solamente perfecciona su look, sino que, aparte, aprovecha para regresar a casa con el cuero cabelludo a nuevo, tras una intensa lavada y un masaje relajante. El hijo de Carmen tiene a su coiffeur preferido y no lo cambia por nada. Allí, en Nicaragua y Humboldt, pleno barrio de Palermo, el importe no es el mismo que cruzando la General Paz, aunque no está del todo claro si al actor le cobran. Hay afinidad y, aunque lo atienden como a una figura, algunos aseguran que él paga dando una mano con la promoción publicitaria. Como sea, se marcha contento. Por sentirse renovado y tranquilo, por saber que el peluquero hizo su tarea de manera rápida y sencilla. “Bien rebajado en los costados, al límite. Arriba retocalo nomás”. La indicación se repite en los clientes modernos. El estilista la enciende y la maquinita, que no se queja ni reclama aumento de sueldo, se encarga del resto.

 

Gracias @revistagenteok ! Un año más en #personajesdelaño junto a la más hermosa @holasoylaurita

Una publicación compartida de Federico Bal (@balfederico) el

Laurita Fernández

tepuedeinteresar

La foto más ratonera de Laurita Fernández, ¡en topless y luciendo una diminuta tanga!

La actriz disfrutó del fin de semana como se debe. Instalada en un hotel, se sacó una foto recién levantada... ¡Casi al desnudo! Orgullosa por la foto subidita de tono, no dudó en mostrársela al mundo. Mirá.

Más que mimosos: Federico Bal le comió la boca a Laurita Fernández adelante de todos

Tras bailar su ritmo preferido, el clásico, el actor y la bailarina se besaron a más no poder frente a millones de argentinos. Todos se quedaron con la boca abierta al verlos, ¡no se podían despegar! Mirá.

Federico Bal reveló su plan para besar a Laurita Fernández por primera vez: "Fue muy lindo"

El actor y la bailarina dieron una nota juntos. Emocionados, recordaron su primer beso. Todos se sorprendieron al escuchar la anécdota, ¡es realmente muy romántica! Mirá.