» Ediciones Revista
Romances
galeríaspaparazzi

Un amor de novela

Gastón Soffritti: "Soy apenas un actor con suerte en..."

El galán aprovechó el fin de semana largo para descansar en las selectas playas uruguayas, acompañado por su novia, Stefanía Roitman, quien además es su compañera en Simona. Mimos, promesas para el futuro y mucha temperatura corporal.

La parejita paso unos días de ensueño.
1 de 5
iempre se lo ha calificado como un seductor. De esos hombres que traen incorporado de fábrica un nivel de atracción superior al resto. Gastón Soffritti es hoy uno de los galanes más deseados por la mujeres argentinas, al punto que puede cambiar de pareja las veces que se lo proponga, ya que difícilmente alguna se atreva a decirle que no. El actor ya forma parte del grupo selecto que en su momento fundaron varios “lindos” de la televisión, como Gonzalo Heredia, Mariano Martínez y Luciano Castro, quienes ya rozan los 40 y sin embargo continúan despertado suspiros en el género femenino. “Lo tomo con calma. Los que trabajamos en esto nos vamos moldeando desde chicos, conociendo las reglas de juego de manera prematura, por eso no quiero sentirme un sex symbol ni un ser de otro planeta. Solamente soy enamoradizo, apenas eso, nada más”, reflexionó Gastón con una sonrisa.
 
Claro, él sabe que es muy extensa la lista de chicas con las que ha salido a lo largo su carrera. Casi todas compañeras de elenco, ratificando la fertilidad de los estudios de grabación como escenario de amoríos que, intempestivamente, germinan entre cámaras y escenas calientes que se repiten para optimizar la calidad del producto. Lo de Gastón no deja de sorprender: llama la atención su capacidad para acelerar los plazos del duelo después de una separación. Raramente el galancito pase más de uno o dos meses en condición de soltero. Para documentarlo bastará con retrotraerse al año pasado, cuando, visiblemente entregado a los brazos de Agustina Agazzani, aceptó el desafío de formar parte del Bailando por un sueño junto con su novia.
 
Más allá del jugoso contrato que seguramente le ofrecieron para contar con él entre los participantes famosos, lo cierto es que para Soffritti darle el sí a Marcelo Tinelli y compañía no representó una determinación sencilla de tomar. Se sabe, en el ámbito del teatro jamás vieron con buenos ojos el crecimiento precipitado de los reality, mucho menos aún un show como el que suele encabezar (valga la redundancia) el Cabezón. Las razones son múltiples, pero las mas conocidas están relacionadas con el grado de postergación laboral que algunos actores afirman haber padecido cuando comenzó a ganar terreno Gran Hermano o el propio Bailando. “Nosotros nos preparamos para estar en televisión, nadie nos regaló nada. Leímos y ensayamos durante años”, se quejaron en reiteradas oportunidades, para más tarde aseverar que los reality les “quitaron protagonismo a las ficciones”. Aun sabiendo que podía pagar un precio alto por los prejuicios y la mirada de reojo de sus colegas, Soffritti firmó y salió a la pista de la mano de Agazzanni. El desenvolvimiento del dueto no fue el esperado, pues las expectativas que se habían generado al conocerse la confirmación del galán en el certamen no se cumplieron. Quedaron en el camino sin pena ni gloria, aunque lo que más asombró no fue el papel que desarrollaron al realizar las coreografías.
 
Lo que sorprendió fue que al poco tiempo se distanciaron. Sí, luego de vivir juntos una experiencia tan popular y enriquecedora desde el punto de vista artístico, cada uno tomó su propio camino. Inesperadamente, el vinculo que habían construido, que parecía no tener grietas, se desmoronó. Los motivos que desataron ese adiós tan repentino no trascendieron, pero como suele ocurrir generalmente, las versiones indicaron que a Agazzani se le complicaba aprender a convivir con la fama de su novio y, por qué no decirlo, con la sensación de que en cualquier momento alguna se lo podía robar. Se comenta que ante este cuadro de situación ambos optaron por ponerle punto final a la relación, sin que hasta ese momento existieran terceros en discordia (algo tan común en la farándula) ni recriminaciones verbales que hayan vuelto insostenible el día a día.
 
Gastón, como señalamos líneas arriba, digirió las consecuencias de una ruptura sentimental con la celeridad que lo caracteriza, porque a las pocas semanas ya se empezó a hablar de Stefanía Roitman, más conocida como la “mala” de Simona. Se la nombraba, desde luego, como su nueva conquista. Al igual que en otras oportunidades, Gastón se inclinaba por una compañera de elenco, pues él es, precisamente, el galán de Angela Torres en la novela que tiene como protagonista femenina, precisamente, a la nieta de la gran Lolita Torres. Tras un lapso manteniéndolo en silencio, Gastón y Stefanía blanquearon el romance. Y el pasado fin de semana largo se fueron a disfrutar de unos días en Punta del Este. Entre mimos y demostraciones de afecto, validaron en el exterior este amor que fecundaron las grabaciones. Pero que quede claro: lo de ellos no aparenta ser ninguna ficción. La cosa, dicen, va en serio. 
 
 

En la cara tenemos 43 músculos... los moví todos... 🤪

Una publicación compartida de Gaston Soffritti (@gsoffritti) el

tepuedeinteresar

Gloria Carrá y Juan Darthés: "Se le fue la mano con Calu Rivero, pero no creo que sea un..."

La actriz, mamá de Ángela Torres, con trabaja en Simona, dio su punto de vista sobre el momento que atraviesa el actor, denunciado por acoso sexual.

¿Cómo cayó entre sus compañeros de Simona el amor de Gastón Soffritti y Stefania Roitman?

Separado desde hace unos meses de la modelo Agustina Agazzani, el galán de Simona volvió a encontrar el amor, esta vez de la mano de su compañera de elenco. Confirmó que están juntos, pero se niega al título de novios.

Flor Vigna habla de su soledad y dice: "Quiero..."

¿Se terminó el amor? La ídola teen y el conductor no pasan un buen momento. Se separaron hace 30 días pero no saben si es definitivo o se animarán a una tercera oportunidad.

dejatucomentario