» Ediciones Revista
Romances

¿Reconciliados?

La velada secreta que disfrutaron Luli Salazar y Martin Redrado en San Valentín

El economista planeó una noche muy especial para agasajar a la mediática en el Día de los Enamorados. Ella dejó a Matilda al cuidado de una niñera y se dispuso a vivir una noche increíble junto a su ex. Los detalles, en esta nota.

Tras meditarlo durante muchos años, finalmente, Luciana Salazar tomó una drástica decisión: separarse de Martín Redrado para apostar a la maternidad. Luego de confirmar la ruptura, alquiló un vientre y cumplió su sueño. Gracias a la maternidad subrogada, la mediática se convirtió en madre de una bellísima niña, Matilda.

Si bien Luciana se alejó de Martín para cumplir su sueño, jamás le cerró la puerta. De hecho, en más de una oportunidad contó que sigue en contacto con él. El economista siempre la ayuda a resolver sus asuntos legales, ¿y algo más? "Hablamos y la conoció a Matilda. Eso fue unos días después de que llegué. Fue un momento hermoso pero no quiero entrar en detalles. Fue muy lindo y emotivo", contó en diálogo con la revista Caras.

Para San Valentín, organizó una romántica cena con un objetivo claro: agasajarla. Los ex novios tuvieron un encuentro secreto en el Palacio Duahu el miércoles por la noche. Claro, festejaron el Día de los Enamorados lejos de la bellísima Matilda. Por ahora, prefieren mantener su vínculo en secreto.

Piano, piano...

Por Agustina Rinaldi 

Luciana Salazar

tepuedeinteresar

Luciana Salazar se bajó de dos importantísimos proyectos laborales

La modelo iba a formar parte de dos importantes programas de televisión. Para sorpresa de todos, confirmó el rumor: se bajó. ¿De qué? Mirá.

Luciana Salazar se enteró que Martín Redrado tiene una novia oculta y estalló de furia

La modelo manifestó su enojo tras conocer a la flamante pareja del economista y le reprochó el falso amor que le prodigó a su hija, Matilda.

Luciana Salazar: "De novia no estoy... pero tampoco estoy sola"

¡Mamita! Por criar amorosamente a Matilda, su hermosa hijita, pero también por ella misma, que dio a entender que “algo hay” alrededor de su corazón. “Mi prioridad es la gordita”, cuenta Luli, peeeeeeero...