Romances

¡Se pudrió todo!

Luciana Salazar se enteró que Martín Redrado tiene una novia oculta y estalló de furia

Junio 2018

La modelo manifestó su enojo tras conocer a la flamante pareja del economista y le reprochó el falso amor que le prodigó a su hija, Matilda.

Los primeros indicios de una nueva pelea entre Luciana Salazar y Martín Redrado llegaron la semana pasada cuando la modelo expresó su desilusión por el falso amor que el economista le había prodigado a su hija, Matilde. “Que triste, pensé que era genuino que la quería”, escribió en Twitter sin mencionar a Redrado.

Las sospechas de que el reproche iba a él eran, sin embargo, muy fuertes y se terminaron de confirmar el domingo por la noche cuando Luciana compartió información sobre el nuevo romance oculto del político de derecha. “Me sacan de esto a mí por favor. ¡Es un papelón!”, pidió la rubia junto a un texto publicado por Juan Vázquez en el que se presenta a la flamante novia de Redrado.

Jessica Lekerman es la nueva novia oculta de @martinredrado. ¿Por qué la oculta y la niega a todos cuando ella está desesperada por que la blanquee? ¿Será porque todavía trata de reconquistar a su ex @lulipop07? ¿Es la nueva Amalia Granata de Redrado? ¿Juega a dos puntas de vuelta?”, se pregunta Vázquez confirmando que el malestar de Luli estaba relacionado con esta relación.

 

Luciana Salazar

tepuedeinteresar

Un amigo de Donald Trump sería el nuevo novio de Luli Salazar

La mediática habría dado vuelta la página en su tormentosa relación con el economista Martín Redrado y tendría un nuevo amor.

Luciana Salazar y un fuerte fallido al hablar sobre el padre de Matilda

La modelo negó rotundamente una reconciliación con Martín Redrado, pero se refirió a él como una persona fundamental para su hija.

¿Qué condición le había puesto Luli Salazar a Redrado para seguir viendo a Matilda?

Si algo les faltaba a los idas y vueltas entre Lulipop y el economista es una… ¡brujería! El nuevo romance del experto en dólares despertó una catarata de “trapitos al sol” que llegó hasta su frezeer. Inreíble pero… ¡real!