» Ediciones Revista
Entrevistas

¡No lo volvería hacer!

Alberto Cormillot arrepentido de algo que hizo durante su visita al Papa

El año que viene cumplirá 80 años, y está tan vigente y activo como cuando tenía 40 o 50. Es un pionero, un maestro y un orfebre de la lucha contra la obesidad en nuestro país

1. ¿Qué cosas le preocupan más del país?

–La severa lesión a la cultura del trabajo, y que estamos muy atrasados en tecnología educativa, porque en este tema estamos en el siglo XXVIII. Y, por supuesto, también me preocupa el tema de la inseguridad.

2. ¿Cuáles son sus valores fundamentales?

–La perseverancia y la congruencia. Llevo 53 años en los medios de comunicación y sigo siendo congruente (risas). Soy médico desde hace 55 años y es muy difícil permanecer en los medios durante tanto tiempo. Se llega con un valor fundamental, que es la honestidad y la veracidad de mi mensaje. De todas maneras, a veces uno puede equivocarse.

3. ¿Qué es lo mejor y lo peor de su personalidad?

–Lo mejor es que soy un tipo muy estudioso y responsable de todo lo que hago. Estudio todos los días de mi vida. Y lo otro puede ser que por el hecho de haber sido hijo único y director de todos mis emprendimientos, a veces resulto demasiado exigente, y eso puede tomarse como actos de soberbia. Pero no soy soberbio.

4. ¿Qué factores toma en cuenta como para terminar con una amistad?

–La traición es algo fundamental para terminar con una amistad.

5. ¿Es obsesivo con su salud?

–No, lo normal. Me cuido, me hago los análisis, y cuando tengo algún problema lo consulto con colegas. Tuve dos cánceres y los resolví rápidamente, operándome a los cinco o seis días de detectarlos.

6. ¿Qué opina de los que dicen que la política es un mal necesario?

–La política, lógicamente, es necesaria. Sólo que la política la hacen personas y es una actividad que no puede ser mejor que las personas que la ejercen. Y hay personajes que la realizan que son personajes muy enfermos o muy incompetentes. Y otros que son muy chorros.

7. ¿Para la medicina de hoy, la tecnología lo es todo?

Depende para qué especialidad. Y depende del vínculo que tenga el paciente con el enfermo. La tecnología es fundamental, pero el paciente le da más bola al médico que le habla de cosas que no tienen nada que ver con la tecnología y sí con las personas. Pero claro, depende para qué enfermedad.

8. ¿Qué no puede faltar en su heladera?

Queso crema light, queso duro libre de grasa, gaseosas zero. Tampoco pueden faltar conitos de dulce de leche. Los fines de semana como conitos y queso con dulce de batata.

9. ¿En qué se siente limitado?

–Puede ser en cosas que, a la vez, son muy gratificantes. Por ejemplo, no puedo ir a caminar al puerto de Tigre o a la Feria del Libro, porque la gente es muy cálida conmigo y me pide tomarme selfies y se pone a charlar. No le digo no a nadie, porque es recibir amor, y eso es impagable, pero me siento limitado para hacer esos paseos libremente.

10. ¿Cuál es el personaje de nuestra historia que le hubiera gustado ser?

–Me parece que Domingo Faustino Sarmiento, porque era un tipo que creía en la educación. Y yo creo que todo comienza, continúa y termina en la educación.

11. ¿Cuándo usted era adolescente, cuál era su ícono sexual?

–Nélida Roca; la iba a ver al teatro. Y mucho después, de grande, la conocí personalmente cuando la iba a visitar a su casa. Ya estaba mal de salud, y de ánimo más o menos. Después admiraba a vedettes, como Susana Brunetti, Ethel y Gogó Rojo, que fueron baluartes de la revista porteña.

12. Si lo nombraran ministro de Educación, ¿cuál sería su primera medida a tomar?

–Convocaría a los mejores educadores que tiene nuestro país y, quizás, a algunos del exterior para que tuviésemos las mejores tecnologías educativas. Y vería cómo arreglaría con los gremios para que los maestros, los más eficaces y preparados, tuvieran uno de los mejores salarios del Estado.

13. ¿Cuál sería un menú perfecto, el más sano, para desayuno, almuerzo, merienda y cena?

Para el desayuno, una o dos tostadas de pan integral, queso untable, alguna mermelada, y puede ser un queso duro. Como bebida, una taza de té con leche, o mate, y agregarse jugo de naranja. Pero siempre alguna fruta. Para el almuerzo, elegiría cosas livianas, porque la gente tiene que estar activa, trabajando. Tal vez una tarta de verduras, ensaladas, o un poco de carne o arroz frío. Para la merienda, repetiría lo del desayuno. Y para la cena, carne, pollo o pescado, acompañado por alguna verdura cocida.

14. ¿En qué cosas gastó mal su dinero?

–Pienso que lo administré mal toda la vida. Pero, a decir verdad, lo gasté en libros y en cosas electrónicas. y no está nada mal.

15. ¿Qué cosas no resiste ver por televisión?

–No me gusta ver en los noticieros los secuestros, las violaciones y todas esas cosas que están pasando y donde se ve el sufrimiento de la gente.

16. ¿Cuáles son las comidas afrodisíacas que nos podría aconsejar para una buena velada?

–Ninguna. No existen las comidas afrodisíacas. El que dice que las hay, es porque es un divertido.

17. Las fiestas de Nochebuena y Navidad que se aproximan, lo alegran o lo entristecen?

Me alegran porque me siento bien al encontrarme con toda mi familia, con mis hijos, mis nietos, con mi familia política. Los quiero y me llevo bien con todos.

18. ¿Hay algún secreto para que un paciente logre el objetivo de bajar de peso?

–El secreto es que tiene que tener paciencia. Porque no va a bajar lo que quiere, va a bajar lo que puede.

19. Cuando era chico, ¿qué juguetes eran sus preferidos?

–Mi pasión era comprar revistas; leo desde muy chico. Y, después, mis juguetes eran baleros, figuritas, un mecano y una pistolita de juguete que hacía como un fogonazo, que aún la conservo como recuerdo.

20. ¿Qué cosas lo ponen de mal humor?

–Cuando la gente que uno está capacitando no me presta atención y habla con otra persona, es un caso. Y me ponen de mal humor las personas que hacen las cosas a medias, y también la gente que defiende lo indefendible.

21. Denos un ejemplo de amor como para envidiar…

Tengo un amigo que se separó cerca de los ochenta años. Se puso en pareja, y casi tres años más tarde sigue muy enamorado de su nueva mujer. Y están los dos muy bien, muy felices. Creo que es un buen ejemplo.

22. ¿Cuáles son sus asignaturas pendientes?

–Viajar a algunos lugares que quiero conocer, como Turquía, especialmente Estambul, Tanzania y también Islandia y Alaska.

23. ¿Qué críticas le molestan más?

Las que tienen razón; esas críticas me demuelen. Porque las que no tienen razón no me importan.

24. ¿Cuál fue la mejor noticia que recibió en 2017?

–Que perdió Cristina…

25. ¿Qué comidas siempre le caen mal?

–No como nada que me caiga mal. Como siempre sano y moderadamente. Y si hay algo que alguna vez me haya caído mal, no lo recuerdo.

26. ¿Qué piensa que diría Juan Domingo Perón si hoy resucitara?

–Creo que se daría un martillazo en la cabeza y se metería nuevamente en el cajón.

27. ¿La sinceridad es causal de serios problemas?

Para la sinceridad hay que tener ciertos filtros. La sinceridad es algo que tiene que tener su dosificación y su modo, su momento y sus dosis. Las cosas se tienen que decir, pero hay que tener en cuenta en qué momento se las dice y cómo se las dice.

28. ¿Los piercings que se colocan los jóvenes pueden perjudicar la salud?

–Depende. Algunos no traen problemas, si el que los coloca mantiene toda la higiene necesaria. Pero los que se los ponen en la lengua, en los genitales o en  los párpados toman ciertos riesgos. Todo es según la cantidad y los lugares donde se los coloquen.

29. ¿Debería legalizarse el aborto?

–No hay una ley, pero en la práctica está como legalizado. En la Argentina hay entre medio y un millón de abortos por año. Entiendo que prohibir el aborto es como querer prohibir la ley de gravedad. Pero, en realidad, el aborto está prohibido para los pobres.

30. ¿En qué época le hubiera gustado vivir?

–Sin dudas que en esta, con todos los beneficios y dificultades que tiene.

31. ¿Cuál es su mayor capital?

–Mi credibilidad. Con ella puedo dormir tranquilo porque pongo todo lo mejor de mí para cualquier cosa que haga.

32. ¿En qué se considera un inmaduro?

–En el manejo económico. Siempre lo manejó Mónica, la mamá de mis hijos, quien falleció hace dos meses, y entonces estoy, de a poco, aprendiendo a manejar toda esa estructura económica.

33. Relátenos algún recuerdo de juventud…

–Cuando era jovencito, 18 o 19 años, era ludópata. Jugaba a todo. Lo que ganaba al póker lo perdía al pase inglés. Una vez estaba con un amigo en Bariloche y perdimos todo en la ruleta. Después nos pasábamos todo el día esperando encontrar por la calle a algún conocido para pedirle plata para los pasajes en tren hacia Buenos Aires. La conseguimos, pero en la primera parada mi amigo perdió los pasajes y viajamos todo el tiempo eludiendo al guarda para que no nos bajara del tren. Cuando por fin llegamos, me prometí no jugar nunca más. Y no jugué nunca más a nada.

34. ¿Las Islas Malvinas volverán a ser argentinas?

–Me da lo mismo. Ya me pareció una locura cuando mandaron a los soldaditos para allá. Un disparate total. Nunca creían que vendrían los ingleses. Y vinieron. Siempre estuve en contra de aquella guerra.

35. ¿El médico siempre tiene que decirle la verdad al paciente?

–Sí, dosificadamente. Pero si tiene cáncer se lo tiene que decir de una.

36. ¿Tendría que volver el servicio militar obligatorio en nuestro país?

–No creo; no sirve. Buscaría otras alternativas, como el servicio civil obligatorio.

37. ¿Cuál es el lugar más lindo de Buenos Aires?

–Me gusta mucho la zona de Plaza San Martín, me gusta la Recoleta y el Barrio Parque.

38. ¿Qué concepto tiene acerca de la existencia de Dios?

–Desafortunadamente no creo en nada, porque dicen que los que son creyentes la pasan mejor. Soy católico, bautizado, tomé la primera comunión, fui confirmado y me casé por iglesia. Pero un día, a los quince años, estaba rezando y me di cuenta de que no creía.

39. ¿Cuáles son las claves de su vigencia?

El estudio, la actualización, la seriedad y el tratar de ser sintético.

40. ¿Cuántos seguidores tiene en su cuenta de Twitter?

–Alrededor de 130 mil personas. No es poco.

41. ¿Qué hace cuando lo invitan a una reunión donde muchos de los invitados lo utilizan para consultarlo sobre cuestiones alimentarias?

–Me invitan a pocas reuniones. Y a las que me invitan, por lo general no voy. Sí me sucede que algunos, cuando me ven en un restaurante, me dicen en forma simpática, como un chiste, que no debo comer lo que estoy comiendo en ese momento.

42. ¿Le gustaría tomarse una selfie con el papa Francisco?

–Lo fui a ver al Papa hace un tiempo, y me tomé una foto con él, en una audiencia pública en la Plaza San Pedro. Hoy no lo haría.

43. ¿Recomienda las intervenciones de cinturón gástrico?

–Lo del cinturón gástrico ya se está dejando de lado, ahora se utiliza el bypass, que es una operación en la que se cambia el circuito digestivo. El cinturón gástrico lo cerraba.

44. ¿Los argentinos somos hijos del rigor?

Todo el mundo es hijo del rigor. Una vez estaba en un lugar de Austria, y le pregunté a un taxista si había muchos accidentes de tránsito en la ciudad. Me contestó que en el año anterior hubo uno. Y agregó: “¿Ve esa señora que está cruzando por la mitad de la calle, sin senda peatonal, sin luz, ni nada? Bueno, si yo no freno, me quitan el registro…”. Entonces, los austríacos funcionan como austríacos porque hay una exigencia de respetar a los demás.

45. ¿Las pastas engordan inexorablemente?

–No, se pueden comer perfectamente. Yo como pastas por la noche, dos o tres veces a la semana. Y no engordo.

46. Usted, que es excelente bailarín de tap, ¿sabe bailar tango?

En realidad, sólo bailo rap. Puedo aprender alguna coreografía de tango, pero no más que eso.

47. ¿Qué siente que le falta hacer por usted?

–Hacerme de más tiempo para leer, para estudiar y para escribir.

48. ¿Quién es el doctor Alberto Cormillot?

–Es un médico pionero en todo lo que tiene que saberse sobre la obesidad en la Argentina.

49. ¿De qué se arrepiente?

–De un montón de cosas… qué sé yo; estuve mucho con mi viejo, viajé mucho con él, pero quizás tendría que haberle dado más bola. Con él, o con mi vieja, que falleció joven…

50. Un pequeño secreto para ser feliz.

–Mi secreto está en la definición que tengo de la felicidad, que es la de levantarme por la mañana, tener salud y muchas ganas de enfrentar el día, con todos los líos o problemas que pueda llegar a tener.

tepuedeinteresar

El doctor Alberto Cormillot está flaco pero come muy bien: ¿Quién es su novia?

Que se ponga límites a la hora de los alimentos no significa que haga lo mismo en el amor: Cormillot consolida cada día más su noviazgo con Vanesa, 42 años menor que él.

La emoción del Mago sin dientes: "Un día lo soñé y... ¡hoy se cumplió!"

El artista viajó a Italia y concretó uno de sus mayores sueños. ¡Enterate acá de qué se trata!

¿Qué programa muy conocido podía volver a la tele?

En el ciclo ayudan a la gente y su última edición finalizó con escándalo. ¿Adivinaste cuál es?