Entrevistas

¡En la recta final!

Debora D'Amato reconoció: "Lola nacerá sabiendo..."

Octubre 2018

La panelista de Intrusos entró en la recta final de su embarazo y en breve cumplirá su deseo de ser mamá. Mientras espera la llegada de Lola, y ultima detalles para recibir a su hija, comparte con Paparazzi su historia de vida.

Luego de que descubrió los motivos que le impedían ser madre, la periodista de Intrusos comenzó una serie de tratamientos y operaciones que le permitieron concretar ese sueño. En la dulce espera, a un mes de la llegada de su primera hija, Débora D’Amato comparte su experiencia y asegura que no eligió al donante sino que su prioridad sólo era ser mamá. ¡Se viene Lola!

 

–¿Ser madre era un deseo que estaba latente en vos?

–Siempre supe que iba a serlo, pero no me corrían los tiempos. No estaba apurada. Cuando no quedaba, y estaba en pareja, tampoco me preguntaba por qué. Me terminé dando cuenta de que tenía algunos inconvenientes que lo impedían. De casualidad. Acompañando a mi amiga Pany Chama, que había hecho muchos tratamientos (once) y no quedaba. Hasta que cambió de médico y le descubrieron qué le pasaba. El médico de ella era muy humano y copado, y me preguntó por mí, y me hizo una ecografía para ver los óvulos. En ese marco, me dijo que había tres miomas, nada grave, pero que no me descuidara porque seguramente era una de las causas por las cuales no quedaba embarazada. Ese fue el primero y principal inconveniente. Después crecieron, y uno me obstruía una parte del útero y el otro, el ovario izquierdo. Este doctor me recomendó una operación y empecé a descubrir que además tenía otros inconvenientes. Pero nunca lo viví como una frustración.

–¿En qué momento de tu vida te llega este embarazo?

–Me encuentra en uno muy especial, por todo el tiempo que demoré por diferentes motivos. Primero por los miomas, después por valores muy altos que surgían, porque tuve que recurrir a un banco de donantes de esperma, etcétera. Descartaron todo para que fuera un embarazo óptimo. Se hizo largo ese proceso y creo que me encuentra en un momento ideal. Creo que cuando una busca y queda, siempre se vuelve el momento ideal. Poder decidir es un momento maravilloso. Yo busqué esto, lo deseé y lo quise.

–¿La edad era uno de los motivos que te corrían con esta decisión?

–La edad no era un problema, más que por una cuestión biológica. Mucho tiempo más no iba a poder esperar. Mi médico me ayudó y nunca me apuró. Cuando llegó el momento de elegir no me sentía capacitada para hacerlo. Me parecía que el perfil genético era un detalle que no estaba capacitada para elegirlo y lo dejé en manos de mi médico sin ninguna condición. Aun sabiendo que existía esa donación de esperma, de embriones, y es un mundo súper amplio. Es una posibilidad única para los que no pueden. No me importaba quién era el donante, yo quería ser mamá. No tuve elección de perfil genético. El eligió algo similar al mío. No pedí nada. Que venga lo que venga. Agradezco a los que deciden donar.

 

–¿Cómo te enteraste del sexo?

–Fue muy gracioso. Uno de los médicos dijo que era pronto para saber, pero que ya sabía qué era. Lo anotó en un papel. No se dejaba ver al principio y un ayudante me dijo que estaba dudoso pero parecía un varón. Un mes pensando que era Enzo y en la siguiente eco ya se confirmó que era una nena. Se ve que en el fondo de mi corazón quería una nena, porque salté de alegría al enterarme.

–¿El nombre ya está elegido?

–Me gustan los nombres cortos. Mi hermana me robó el que quería. Al venir de sangre italiana y española buscaba por ahí, por mi raíz. Si era varón iba a ser Enzo o Vito. Y de nena, Mía o Lola. Y Lola me resultó muy identificado con España porque viví ahí. ¡Ganó Lola!

–¿Cómo llevás el embarazo?

–Engordé muy poco. Menos de un kilo por mes. A partir del quinto mes me dieron muy altos los valores de glucosa. Me hicieron la curva de glucemia, que me dio diabetes gestacional y que me llevó a cambiar la dieta. Aunque ya no comía dulces, porque se me dio por otras cosas, como frutas, yogur, queso y comer poco, decidí darle lo que mi cuerpo me pidiera, y me pedía eso. La diabetes se dio, más allá la tendencia hereditaria, por las harinas. Al cambiar la dieta, en el sexto mes bajé de peso. Soy muy práctica y tuve un embarazo no muy práctico. Tuve malestares, gastritis, urticaria, no podía tomar medicamentos, mucha acidez, reflujo, vómitos… ¡Tuve todo los síntomas lógicos y básicos!  La recta final me está matando.

–Al no tener pareja, ¿quiénes te acompañan en este momento?

–Me siento muy acompañada por la gente que me quiere, pero el embarazo sí lo llevé a cabo sola. Nunca pedí ni que me acompañaran a una eco. Lo viví como algo muy personal y mío. Estoy lista para la llegada de Lola. Mi hija vendrá a este mundo sabiendo la verdad: que fue buscada con amor, certeza y ganas. La fecha se me adelantó para los primeros días de noviembre. 

 

ETIQUETAS: Debora Damato

tepuedeinteresar

Debora D'Amato y una charla íntima sobre su reciente maternidad: "Sentí una emoción..."

El lunes 5, la periodista y panelista de Intrusos dio a luz a su primera hija, por cesárea, en el Hospital Alemán. Y un día después la presenta en exclusiva para Paparazzi.

Débora D´Amato mostró una foto con su hija e hizo una aclaración para evitar críticas

La panelista de Intrusos compartió una tierna foto con Lola en brazos y explicó por qué tenía sobre su mesita de luz una mamadera con una jeringa.

La primera (y emocionante) foto de Lola, ¡la hija de Débora D'Amato!

La periodista dio a luz a su primogénita. Ni bien salió de su vientre, le sacó una foto y la compartió a través de sus redes sociales. Mirá.