» Ediciones Revista
Teve

¡Furiosa!

El verdadero motivo del contraataque legal de Nicole Neumann contra Poroto Cubero

En un intento por poner paños fríos a su escandalosa separación, la modelo y el futbolista fueron al Cirque du Soleil con sus hijas, pero no se saludaron y se sentaron bastante lejos uno del otro. ¿Todavía no hay acuerdo económico?

El 10 de junio de 2006 el Mundial de Alemania estaba a la vuelta de la esquina y la gente no hablaba de otra cosa. El equipo dirigido por José Pekerman, con un juego asociado y un grupo de futbolistas con hambre de gloria, terminaba más que decorosamente la fase de eliminatorias y alimentaba la esperanza de soñar con el título. Se cumplían, exactamente, veinte años de la última vuelta olímpica. Claro, cómo no recordar la hazaña de México 86, de la mano del mejor Diego Armando Maradona y también de Carlos Bilardo, los grandes baluartes, de un lado y de otro de la línea de cal. Obviamente, al ser un tema de conversación ya instalado, el Mundial también despertaba interés en las grandes marcas, que a través de sus departamentos de marketing buscaban ofrecer sus productos relacionándolos en sus propagandas con el gran evento deportivo que se avecinaba. Desde gaseosas, zapatillas, pelotas y botines, hasta cuadernos, televisores, cosméticos y mermeladas.

De un modo y otro, las empresas, que de tontas no tienen nada, pretendían sacar provecho de la enorme expectativa del hincha, que en definitiva terminaba siendo el consumidor final al que apuntaban en su estudio de mercado. Todo, prácticamente, era blanco y celeste. En las oficinas del centro, en los almacenes de barrio, en La Quiaca y en la Base Marambio ya soñaban con romper ese maleficio de dos décadas de sequía. Este espíritu entusiasta que se respiraba en cada rincón del país propició, previsiblemente, modificaciones en los contenidos de la mayoría de los medios de comunicación. Sin perder la esencia, los programas de espectáculos abrieron un espacio para el análisis deportivo, los diarios privilegiaron las noticias que llegaban de Alemania por sobre otros acontecimientos locales que solían ser prioridad y las revistas del corazón se las ingeniaron para mutar su perfil, aunque sea mínimamente, hacia el lado de la pelota. Era casi una obligación, pues, al fin y al cabo, allí radica el negocio de la prensa: en informar al público lo que interesa a las grandes masas. “Lo que realmente vende”, para decirlo con un léxico más coloquial. En este contexto, a un semanario destinado al público masculino, basado en imágenes de muchachas fulgurantes aceitadas para la ocasión, se le ocurrió una particular idea: organizar una producción de fotos entre cuatro jugadores y una de las modelos más top de la Argentina. El punto de encuentro fueron las instalaciones del estadio José Amalfitani. Sí, por supuesto, la cancha de Vélez. Hasta allí se aproximaron Leandro Somoza, Mariano Pavone, Fabián Cubero (39) y Marcos Angeleri.

El grupo masculino se animaba a posar en cueros nada más ni nada menos que junto a Nicole Neumann (37), la elegida por los editores de la revista, quienes aggiornaron la sesión con ropas de fútbol para imprimirle una tónica mundialista. La sola presencia de Nicole, rubia, ojos verdes, semidesnuda, le dio una temperatura especial a la fresca tarde del 10 de junio. Hubo roces físicos, voluntarios o no, entre los protagonistas. Y también un flechazo. Miradas letales, de deseo, entre la modelo y el Poroto Cubero, que ni lerdo ni perezoso se dio cuenta de que con Nicole tenía una chance concreta de ir por algo más. Algunos futbolistas de elite se sienten omnipotentes sexuales y eso eleva a límites insospechados su autoestima. El defensor de Vélez no dudó y generó los lazos que Nicole, con disimulo pero con decisión, promovió a través de sus pícaras insinuaciones. ¿Qué la rubia estaba en pareja? Sí, pero para ella el aspecto conyugal no fue un problema. Su corazón le estaba señalizando otro camino, distinto al que venía transitando con Nacho Herrero, el más perjudicado por esta conducta de su mujer de no perpetuarse al lado de ningún hombre.

 

El engaño. Unos meses después de haberse conocido personalmente, Nicole y Cubero coronaron con una caliente cita a solas esa serie de mensajes que venían intercambiando, con el fin de no levantar sospechas. La modelo estaba todavía casada con Herrero, pero su deseo de “comerse al Poroto” fue más fuerte y no logró controlarlo. Se vieron en una chacra propiedad de ella, en Cardales, creyendo que se trataba del ámbito ideal para que nadie pudiera verlos. Sin embargo, una cámara los pescó justito: Nicole en topless, Cubero en sunga. Habían ido al grano.

El amor. Tras superar la tormenta mediática que había desatado esa filmación que los mostraba in fraganti, la rubia y el morocho le dieron inicio a un noviazgo que derivó en casamiento y en tres hijas: Allegra (9), Indiana (6) y Sienna (3). Desde esa calurosa tarde en la zona de Pilar, convivieron en un marco de amor y tranquilidad familiar. Hasta que a Nicole, nuevamente, optó por cambiar de aires. En medio de rumores de infidelidad que hasta ahora no fueron documentados, se dijeron adiós, aunque lo hicieron sin dejar todo debidamente dividido y claro.

La guerra. Nicole, previsiblemente, fue la primera en elaborar totalmente el duelo. Más allá de querer honrar su voluntad de no afectar la crianza de sus hijas, salió a comer con Facundo Moyano, y a las pocas semanas se las presentó en su casa. Cubero, por su lado, evitó obrar de la misma forma, aunque coqueteó con varias. Hoy es al revés: la modelo aparenta estar sola (días atrás incendió las redes sociales con un topless) y el futbolista ya blanqueó su amor con Micaela Viciconte. Allí hubo un quiebre, y el silencio se transformó en un ida y vuelta mediático cargado de acusaciones mutuas. “Es un vendehumo porque él dice cosas para afuera que en la interna no lo son. Cosas que no me parecieron adecuadas para los tiempos. Los chicos no lo merecen. Lo que menos me gusta es que me expone a mí a una situación desagradable. Si él quiere vivir en un reality, que viva en un reality. A mí no me interesa, no quiero que mis hijas se metan en Google y vean que yo hablé mal del padre o algo así”. Sin embargo, Nicole aseguró que Cubero se quedó con objetos familiares importantes: “No me devolvió los documentos. En el acuerdo que estamos por firmar calculo que debe estar aclarado el tema de la vivienda. Nunca pensé en cambiar las llaves de la casa, pero me sentí invadida ¿Si es cierto que le impuse una perimetral para que deje de entrar a la casa sin avisar? Pregúntenle a mi abogado, pero alguna medida tenía que tomar”

Nicole Neumann

tepuedeinteresar

Mica Viciconte: "Nicole no pasa por un buen momento"

Tras presenciar el convocante espectáculo del Circo Rodas junto con Fabián Cubero y las tres hijas que el futbolista tuvo con Nicole Neumann, la ex Combate le dijo de todo a la modelo.

Fabián Cubero mostró una charla con Mica Viciconte en donde ella le reclama...

El futbolista de Vélez compartió una conversación íntima con su novia en la que con mucho amor le hace un especial pedido y una advertencia.

El palito que Verónica Lozano le tiró a Nicole Neumann por viajar todo el tiempo al exterior

La modelo, que es panelista de Cortá por Lozano, viaja constantemente alrededor del mundo. Claramente, deja en suspenso su silla. Como que no quiere la costa, la conductora se lo hizo notar. Mirá.