» Ediciones Revista
Teve

¡Furiosa!

La frustración de Luli Salazar ante la negativa de los médicos a...

Luli fue a realizarse una lipoaspiración, pero los médicos se negaron. Al parecer, los facultativos consideraron innecesaria la intervención y prefirieron evitar los riesgos de operarla por su bajo peso. La rubia se quejó y está que vuela de bronca.

Su delgadez siempre fue tema de debate. Algunas de sus fotos causaron revuelo y despertaron críticas, incluso, de sus propios seguidores en las redes sociales. Sus costillas delatan un régimen extremo, una dieta inviolable. Generan alertas que en definitiva terminan siendo falsas alarmas, porque Luciana Salazar, en persona, se encarga de aclarar que sus cuidados corporales no exceden los parámetros normales. Luli afirma, una y otra vez, que sus entrenamientos y su alimentación se rigen por recomendaciones médicas y controles periódicos. Hay una parte que prefiere no contar. “Hay mucho mito sobre mis cirugías”, le dijo tiempo atrás a Paparazzi. Tal vez en parte tenga razón, aunque está claro que ese cuerpo no es únicamente consecuencia del electrofitness o de sus mañanas de ejercicios en Palermo. Salazar, que en un par de semanas será mamá por vientre subrogado y no por haber llevado en su panza (una manera de decir) durante 9 meses a su futuro hijo, es insaciable. No en el amor. Lo es en el terreno de la estética. Permanentemente quiere más. O, mejor dicho, quiere menos. Menos grasa, menos kilos, menos celulitis. Tal vez por esa razón visita al cirujano con frecuencia. No para realizarse grandes cambios, pero sí con la idea de erradicar con el bisturí esas partes rebeldes que se resisten a desaparecer con la práctica deportiva o con los productos homeopáticos.

El tema es que para un gran segmento de los profesionales, de esos que no miran con tanto cariño el billete y privilegian la salud del paciente, todo tiene un límite. Cuando los riesgos son palpables, hay médicos que optan por cortar por lo sano. Y eligen prevenir antes que curar. ¿Por qué decimos esto? Parece que Luli, en su afán de continuar moldeando su cintura, concurrió a un especialista para someterse a una lipoaspiración. Su intención, claro, no fue otra que aprovechar estos días en Buenos Aires,  antes de partir a Estados Unidos, pues pretende verse espléndida para recibir a Matilda (así se llamará su beba) en tierras norteamericanas. Creyó que nada se lo impediría, pero se topó con un no rotundo. Aparentemente, el cirujano le sugirió esperar un poco más para llevar adelante la intervención, ya que, dicen, el facultativo la había visto demasiado delgada y consideró innecesaria la lipoaspiración teniendo en cuenta eventuales costos y beneficios. Luli no está acostumbrada a que le nieguen lo que busca. Se fue de muy mal humor, quizás replanteándose ciertas cosas y preguntándose por qué su extrema delgadez les da de comer a sus históricos detractores. Extraña paradoja, ¿no? 

 

A festejar la vida!!! Hoy es el viaje mas importante de mi vida 🙌🏻✈️🔜👶🏼💕

Una publicación compartida de Luciana Salazar (@salazarluli) el

ETIQUETAS: Luli Salazar

tepuedeinteresar

Luli Salazar y un conmovedor video para celebrar los tres meses de vida de Matilda

La modelo, emocionada y muy feliz, compartió un tierno video con un objetivo claro: festejar el nacimiento de su chiquita. Se puede ver a la pequeña sonriendo y a ella hablándole con dulzura. Mirá.

Las contradicciones de Luli Salazar: ¿qué dijo ahora sobre Martín Redrado?

La modelo confirmó su reconciliación con el economista y admitió que el Día de San Valentín cenaron juntos en el Palacio Duhau. El, por su parte, no se refirió al tema.

La velada secreta que disfrutaron Luli Salazar y Martin Redrado en San Valentín

El economista planeó una noche muy especial para agasajar a la mediática en el Día de los Enamorados. Ella dejó a Matilda al cuidado de una niñera y se dispuso a vivir una noche increíble junto a su ex. Los detalles, en esta nota.