Teve
galeríaspaparazzi

Tiene todo en la cabeza

Marcelo Tinelli va por todo: ¿qué espacio de poder quiere ahora?

El conductor transita horas cruciales por diferentes temas: la inminente reaparición del Bailando por un sueño, la posibilidad de postularse a un alto cargo político y el deseo de reavivar su lucha por la presidencia de la AFA.

Es invierno, pero Marcelo Tinelli no se queda quieto en ideas...
1 de 3
A diferencia de años anteriores, el público de Showmatch tuvo que esperar más de lo previsto para volver a disfrutar del programa más popular de la televisión argentina. Diferentes contratiempos que tuvieron a la productora de Marcelo Tinelli (58) como protagonista excluyente, cambiando de dueño y provocando problemas salariales en sus empleados, originaron una demora sustancial en el retorno del reality que conduce el Cabezón en las noches El Trece. Porque históricamente las reapariciones del Bailando supieron darse en abril o mayo a más tardar, algo distinto a lo que ocurrirá con la temporada 2018, que tendrá su apertura oficial el próximo 6 de agosto, apenas cuatro meses antes de las fiestas. Esta tardanza no ha hecho más que incrementar la expectativa del público con respecto al contenido del Bailando y los famosos que le darán vida, pero al mismo tiempo la gente, en su conjunto, tiene intenciones de conocer cuál es verdaderamente la meta de Tinelli con miras a 2019.
 
¿Continuar jerarquizando el Bailando y seguir consolidándose como el animador más influyente del país? ¿Retomar su carrera a la presidencia de la Asociación del Fútbol Argentino aprovechando el fracaso mundialista y el impacto negativo que esto le propinó a la gestión de Claudio Chiqui Tapia? ¿O irá por todo y se postulará como candidato a presidente para suceder con el bastón a Mauricio Macri? Interrogantes que seguramente se irán develando a medida que transcurra el programa, en base a las informaciones que empiecen a circular y también por boca del propio Marcelo, quien suele utilizar segundos de aire para promocionarse, directa o indirectamente, de cara al objetivo que eventualmente se plantee. Las especulaciones previas a la puesta en marcha del Bailando indican que el año próximo no será uno más para su conductor, pues aparte del desafío personal que representa mantenerse peleando el liderazgo del rating, sus declaraciones y posteos dan a entender que no se conformará únicamente con seguir ganando en el terreno televisivo.
 
Marcelo, comentan en su entorno, anhela asumir un mayor protagonismo a nivel social, una función que no solamente se circunscriba al manejo de un micrófono. “¿Lanzarme a la política? Yo estoy para servir. Si la política es darles una mano a los que menos tienen, o sacarle una sonrisa a la gente mejorándole la calidad de vida, no lo descarto”, fueron las palabras del animador cuando lo consultaron, no hace mucho, si en un futuro no muy lejano se veía ejerciendo un cargo público. Las señales que se fueron produciendo en este período en el que estuvo sin salir al aire fueron claras. Aunque jamás vaticinó que en las elecciones presidenciales que se avecinan figurará como una de las alternativas para votar en las urnas, las señales que dio Marcelo últimamente invitan a pensar que, efectivamente, de ninguna manera está desechada la posibilidad de una potencial candidatura. De hecho, para reafirmar sus anhelos de poder, Marcelo realizó recientemente una sugestiva visita al propio Mauricio Macri, disparando un sinfín de especulaciones y conjeturas, tanto en el plano de la política como en la opinión pública. En principio, no hay que olvidarse del chispazo que tuvieron antes de los comicios de 2015, cuando Tinelli se mostró cerca de Sergio Massa y especialmente de Daniel Scioli, quien, supuestamente, le había prometido su apoyo para ayudarlo a quedarse con el sillón que durante décadas ocupó nada menos que Julio Humberto Grondona en la AFA.
 
Esto no pasó desapercibido para el actual mandatario, que a lo largo de la campaña no fue invitado al programa o, en todo caso, no aceptó ir por entender que Tinelli, políticamente, estaba caminando por la vereda de enfrente. Este encuentro, evidentemente, sirvió para cerrar heridas del pasado y dar vuelta la página, aunque no más que eso. La imagen del gobierno ha caído abruptamente y tal vez Macri vislumbre en el conductor una figura para potenciar y posicionar de cara a 2019, pero desde el entorno de Marcelo avisan que no se siente identificado con ningún espacio en particular y que, en todo caso, transitará su propio camino. También hay otras elucubraciones: por ejemplo, que Tinelli fue a pedir, justamente, ese apoyo que Scioli no llegó a darle al perder las elecciones. ¿Pretenderá arremeter con un nuevo intento de ir por la AFA? Mientras todo esto ocurre, el Bailando está cada vez más cerca. Ya se palpita su  regreso. Para alegría de los argentinos, para que Tinelli comience a dar indicios de su futuro inmediato y, por supuesto, para acabar con una espera que parecía interminable. 
 
Marcelo Tinelli

tepuedeinteresar

Flor Vigna: "La terapia me ayudó y ya estoy para volver a la cancha"

¡Se termina el duelo! En medio de los rumores que la vinculan con el coreógrafo Mati Napp, la actriz reorganiza su vida después de la dolorosa separación de Nico Occhiato.

Pampita: "Soy de darlo todo cuando amo"

Dejando una estela de sensualidad al pasar, la modelo le muestra una sonrisa a este presente inigualable. Bella por donde se la mire, las claves están en el amor y en el cuidado físico.

Amalia Granata: "Macri me dijo que es pañuelo celeste como yo, pero lo noté un poco..."

Isabelita primero, Cristina después, ¿será la rosarina la tercera mujer de la historia en llegar a la Casa Rosada? Su rechazo absoluto al aborto legal es su principal sostén, pero también su límite.

dejatucomentario