in

EnojadoEnojado LlantoLlanto TernuraTernura DivertidoDivertido AmorAmor Dios Mio!Dios Mio!

Moria Casan contra Silvina Luna: “Se ve que sus vacaciones de casi un mes no le sirvieron para…”

La diva utilizó su lengua karateka para pegarle duro y parejo a su ex panelista.

Luego del ida y vuelta, de los entredichos en Incorrectas mientras el programa estaba al aire entre Moria Casan y Silvina Luna, se destapó una gran olla a presión en el programa de la tarde de América.

Al parecer, según cuenta desde el canal de Palermo, la relación venía muy tirante desde hace varios meses y este cimbronazo por tener distintos puntos de vista ante la explicación que estaba dando una nutricionista sobre que debería ser una alimentación adecuada, rompió con lo poco que quedaba entre ellas. ¡Dale play a lo que pasó la semana pasada!

Después del entredicho que se puede ver en este video, la actriz pegó un portazo y habló de ciclo cumplido. Si bien quiso poner paños frío y hasta dijo que fue una linda experiencia. Pero, en el otro rincón, la diva no fue tan políticamente correcta. Fiel a su lengua karateka, Moria salió con los tapones de punta y fue contundente con su revés.  

Luego de enterarse de la decisión de Luna, se explayó en sus redes sociales: “Me acaba de comunicar la producción que la señorita del viñedo de California renunció porque sentía que no tenía más para aportar a @incorrectasok y que estaba agradecida por el lugar que se le dio. Se ve que sus vacaciones de casi un mes no le sirvieron para ponerse en Modo trabajar”.

Desde adentro del programa confirmaron por lo bajo que si bien se intentó una reconciliación, ninguna de las dos quiso dar ese paso. La relación terminó de cortarse y desde ese entonces no hubo manera de arreglar lo que ya estaba roto desde hace varios meses por diferentes cuestiones que se fueron acumulando. 

LA ROSARINA DECIDIO TERMINAR CON SU PARTICIPACION EN EL SHOW.

Escrito por Ever Correa

Camila Salazar y su esposo en una playa nudista: “Amo está libertad”

Las fotos escondidas de la nieta de Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia