Teve

¡Niega todo!

Nicolás Furtado, un soltero codiciado: "Cuando estuve solo fue cuando mejor me fue"

Agosto 2018

Es uruguayo y no le gusta el mate. Practica básquet, surf y skate. Viaja seguido a Montevideo para ver a su familia l Lo vinculan con actrices pero está solo.

En La Teja, uno de los barrios más humildes de Montevideo –parecido a Pompeya, cuentan–, los chicos crecen soñando parecerse a los ídolos que juegan en la Selección uruguaya de fútbol. Quince años atrás, Nicolás Furtado (30) era uno de esos botijas que patean calles, sueños y pelotas. Pero a Nico le tiraba más el básquet, y cuando sus papás le preguntaron qué quería ser cuando fuera grande, él contestó: “Actor”. Le tiraban las películas de acción y los policías. ¿Quién hubiera imaginado que años más tarde, del otro lado del Río de la Plata, se convertiría en uno de los hombres más famosos de la tele interpretando a Diosito, un criminal tan psicópata como querible? Mamá docente en un colegio secundario, papá farmacéutico y hermana profesora de francés, a Nico lo esperaba un futuro de arquitecto, fiel a una de sus pasiones ocultas, el dibujo. “Pero yo dije que quería ser actor, y mis papás lo aceptaron, pero me pidieron que si quería ser actor me entregara por completo a la profesión”. Estudió con los mejores, hizo teatro y televisión, hasta que el circuito uruguayo le empezó a quedar chico. Corría el año 2012. “Tenía ganas de viajar y crecer, podía ser Argentina, México, Colombia o España, hasta que conocí a un productor que me dijo de ir a Buenos Aires”. Ese productor lo acercó a Dulce amor, la tira de los Estevanez. Nico se pagó el pasaje, y sus primeros días los pasó en un hostel. Después paró en la casa de un amigo. Y más tarde alquiló un departamentito en Las Cañitas con pocos muebles pero lleno con fotos de sus sobrinos. Las cosas empezaban a marchar bien…

Ay, Diosito. Primero fue Dulce amor, después Somos familia, y ahí la carrera de Nico entró en un bache de esos que se hacen frecuentes entre los actores. Decidió seguir estudiando, hizo clown, y trabajó en algunas obras de teatro. Hasta que se enteró de un casting para una historia carcelaria. Y se la jugó. Mandó a buscar una dentadura postiza muy graciosa que tenía en su casa de Montevideo. Se puso la peor ropa que tenía, se revolcó en el barro y se tiró a pasar la noche en una plaza, tapado por cartones. Así llegó al casting, sin avisar que era actor. Lo aprobaron para una segunda entrevista, “Quizá por susto”, se ríe él. Nico redobló la apuesta: se metió en la Villa 31 e intentó comprar droga. “No lo recomiendo, pero no me arrepiento de haberlo hecho”, contó. Se preparó un glosario con términos del lunfardo y lenguaje tumbero. Lo eligieron. Y nació Diosito. La primera temporada de El marginal, en 2016, fue un boom, que se expandió al mundo una vez que llegó a Netflix. Y la segunda temporada promete más suceso. Nico se destapó con un trabajo magnífico junto con Juan Minujín y Claudio Rissi.

Crecimiento. Sebastián Ortega, productor de El marginal, lo compró al toque. Y le propuso hacer al Bicho en Educando a Nina, un personaje con similitudes al Potro Rodrigo. Tenía que hablar cordobés, y aceptó el desafío. A las primeras críticas que recibió por su tonada de ficción las terminó revirtiendo en risas, rating y aceptación. Y premios. Otro éxito en la repisa de su trayectoria. Con Fanny la fan, luciendo unas rastas que odiaba cuidar, junto con Agustina Cherri, dio el primer paso atrás cuando la tira tuvo que ser levantada por baja audiencia. La tele no le gusta tanto, le fascina el teatro, y adora el cine. En 2017 se rapó para hacer de policía en Perdida, película en la que compartió protagónico con Luisana Lopilato. Este año volvió a ponerse en la piel de Diosito, y así lo disfrutamos cada martes a las 22.00 horas –con su repetición de los domingos a las 23.00 horas– por la Televisión Pública.

Las mujeres. Las marcas se pelean por tenerlo en sus campañas, pero él prefiere poner el foco de su carrera en la actuación. Las chicas también mueren por él. Lo vincularon con Manu Viale, una de sus primeras amigas cuando llegó a Buenos Aires, compañera en teatro. Y hace poco con Sole Fandiño, quien se estaba separando de René, el cantante de Calle 13. “Nos vimos en un boliche y hablamos, pero nada más, somos amigos”, aclaró él. No quiere ponerse de novio. Sabe que el amor sorprende cuando uno menos lo espera, pero evita los compromisos. “Cuando estuve solo fue cuando mejor me fue”, explica. Tuvo dos novias en Uruguay, antes de mudarse a Buenos Aires, y su relación más duradera se extendió nada más que por un año. Le da importancia a lo físico “como todo el mundo”, pero dice que lo que más le gusta de una mujer es su sentido del humor. “Y que le guste hacer algo especial, que tenga algún interés propio”, contó Nico en una entrevista. Para él, para amar hay que admirar. Pero hoy prefiere estar solo.

Sus amores. Cuando camina por Las Cañitas, anda en gorrita y lentes. Es muy tímido, y se siente incómodo cuando lo llaman por alguno de sus personajes. Una vez por mes agarra el auto y se va hasta su casa en Montevideo. En el baúl lleva su longboard –una patineta– para descargar tensiones. Llega a casa y la rutina siempre es la misma: arma un gran asado en el que reúne a toda su familia y amigos. Y se da una vueltita por Verdirrojo BBC, el club de básquet de su infancia, el mismo que luce orgulloso vistiendo su camiseta en algunas escenas de El marginal. Es su manera de llevar a La Teja en el corazón. 

 

. 📸 @ntrias07 . @iviramirez89 . @ferromv .

Una publicación compartida de Nico Furtado (@furtadonico) el

ETIQUETAS: Nicolas Furtado

tepuedeinteresar

Nicolás Furtado y el intercambio con sus vecinos tras el estreno de El Marginal 3

El actor le respondió a dos conocidos del barrio que le reprocharon "su borrón". La sincera respuesta de Diosito que descolocó a todos. ¡Mirá!

Duki, el rey del Trap, presentó el video de El Marginal 3 con Vicentico

El cantante le suma un nuevo logro a su gran presente. La tercera entrega de la serie producida por Sebastián Ortega contará con la lucidez del muchacho del cual habla el país.

Nicolás Furtado fue retenido en la Aduana, ¿cuántos gramos de marihuana le encontraron?

El actor, que regresaba a la Argentina tras su estadía en Uruguay, está en problemas. Tenía en su poder canabis para consumo personal. ¿En qué quedó la causa?