» Ediciones Revista
Entrevistas

¿Qué onda?

¿Quién es la amiga de Ivana Nadal que la acompaña a todas partes?

La modelo y conductora se tomó unos días en su apretada agenda para descansar. En Uruguay, pese a estar de vacaciones, no dejó de correr y hacer gimnasia. De todas maneras, aclara que le encanta darse sus gustos. ¡Una diosa todoterreno!

Luego de pasar unos días en Nueva York, donde festejó su cumpleaños a fines del año pasado, Ivana Nadal (27) comenzó 2018 en otro ambiente. “Me fui con mi amiga Josefina, pero más que vacaciones fue una escapadita de cuatro días nada más a Punta del Este. Paramos en el Enjoy, disfrutamos de todas las comodidades, de la pileta, me hice masajes, los camastros a orillas del mar, todo alucinante. En cuanto a las salidas, no hubo muchas. Paseamos un poquito por La Barra, fuimos a comer a La Huella y a otro lugar que se llama Sí Querida, que es alucinante, un lugar muy loco, con una decoración muy sarpada”. Ivana dejó atrás el frío y las bajas temperaturas para disfrutar del sol y las cálidas playas esteñas. Dejó el abrigo y, en bikini, la morocha levantó la temperatura. Con un lomazo descomunal, Ivi se robó todas las miradas. En pleno descanso, hay actividades que no abandona por nada, como, por ejemplo, el riguroso entrenamiento físico.

–El entrenamiento, en tu vida, no se toma vacaciones…

–No, para nada. No dejo de entrenar ni cuando descanso, porque el cuerpo no espera, no se toma vacaciones. Dejás de entrenar y se siente. Sí es verdad que en esta época del año es todo más relajado y sin tantas obligaciones. Lo que pasa es que cuando te lo tomás como un estilo de vida, ya te lo pide el cuerpo, necesitás hacer algo porque si no sentís que te falta algo.

–Si estás de novia, ni preguntar…

–Muy bien, porque ya a esta altura esa pregunta no va. Cuando esté con alguien lo voy a contar, no tengo problemas con eso. Por ahora sigo sin novio, pero disfrutando, eso no cambió. Por ahora estoy enamorada de mis perros, de mi nueva casa y de mi libertad. Me mudé a Martínez, y poder armarla desde cero, ambientarla a mi gusto, es algo que me apasiona.

–Muchas mujeres del ambiente se están animando y hablan de acoso, de situaciones traumáticas que vivieron laboralmente, ¿sufriste algo de esto?

–Gracias a Dios, no. Es un tema muy feo y banco a muerte a quienes le ponen el pecho y salen a contarlo. Basta de tener miedo, de callarse y de vivir con ese trauma. Los acosadores deberían tener miedo; no hay que callarse, hay que hablar.

–¿Y en las redes sociales cómo vivís esto?

–La verdad es que detrás de una computadora la gente se siente impune y pone cualquier cosa… no digo que a mí no me pase, siempre hay algún comentario desubicado, pero si entrás y mirás, en mis redes siempre hay halagos… te diría en un 95 por ciento. Muchos mensajes positivos, y a los que no, no les doy bolilla.

–¿Crees que por mostrarte terrenal es que tenés mucha más llegada a la gente?

–Así como me ven soy en mi vida cotidiana. No me gustan los personajes, vender una cosa y ser otra no va conmigo. Lo más lindo es que la gente te acepta así. Soy una persona terrenal. Sucede que muchas veces el entorno te sube a un pedestal, porque salís en la tele, y está en vos saber que eso no existe. Que sos igual a todos, ni más ni menos. Yo tengo en claro eso y creo que la gente lo percibe, por eso el cariño. Hay que tener los pies sobre la tierra.

–Con Sol Pérez en la otra vereda, la rubia y la morocha, ¿son como el River-Boca de las diosas argentinas?

–A Sol no la conozco. Sí me parece una bomba atómica, pero creo que somos re diferentes. Si bien a mí me gusta entrenar, ella es una chica fitness mil por mil. Tiene un lomo de gimnasio tremendo. Yo entreno pero me gusta comer pizza y tomar birra. Entreno porque me hace bien a la cabeza, porque me copa tener bien el cuerpo, porque es parte de nuestro laburo, pero ni a palos seríamos un clásico.

–En tu caso, ¿cómo te llevas con eso de ser una de las mujeres más deseadas?

–No, para nada. Gracias, pero no. Vuelvo a lo mismo, es el pedestal en el que te pone el medio cuando arrancás, pero soy la persona más común del mundo. Por ahí la gente te idolatra, te pone el mote de diosa, pero soy una chica como cualquier otra. Me hace feliz, no lo voy a negar, el cariño de la gente, pero no me como lo de diosa y esas cosas.

–Ya tenés tu lugar, ¿a qué apuntas de ahora en más?

–A la conducción. Es el lugar que más disfruto y donde mejor me siento. Creo que es lo que mejor me sale también. Me encantan los desafíos, pero me veo conduciendo programas, de cualquier tipo, pero haciendo eso. Quiero tener mi programa, que sea mío, mío… y sé que va a llegar en algún momento. Apenas tengo 27 años, tengo tiempo. Aparte no soy de mirar el futuro, trato de vivir el presente. 

 

NY babyyyyy 🏙🖕🏻

Una publicación compartida de Josefina RC (@josefinarc) el

ETIQUETAS: Ivana Nadal
Ivana Nadal

tepuedeinteresar

Ivana Nadal muestra sus secretos: "Cómo me ven en una foto de Instagram soy..."

Desde que empezó su campaña Mujeres naturales, la morocha decidió no ponerle filtros a sus imágenes. Así de diosa como la vez en las redes sociales, es en su vida privada.

Ivana Nadal habló sobre la filtración de sus fotos hot: "Mirense ustedes y..."

La modelo reflexionó sobre el difícil momento que atravesó cuando sus imágenes íntimas salieron a la luz.

Pegó lomazo: Ivana Nadal reveló cómo es su entrenamiento para mantenerse en forma

La conductora compartió con sus seguidores sus secretos para marcar cada uno de sus músculos. Se filmó entrenando y se mostró a favor de que todos se pongan en movimiento. ¡Cuánta fuerza!