» Ediciones Revista
Teve

¡Puerperio mode on!

Una famosa aseguró: "Este bebé me agarra vieja y cansada"

Después de superar la crisis causada por una infidelidad de él, la periodista y el empresario apuestan al amor. Veraneo en Punta del Este, sol, amigos y mar, una fórmula perfecta.

Para Amalia Granata (35) el final de 2016 fue reparador. Es que el 14 de diciembre nació Roque, el pequeño que esperaba con su pareja, el empresario gastronómico Leonardo Squarzon (42). El niño llegó y le devolvió a la periodista la armonía perdida a causa de una infidelidad que hizo tambalear su pareja y que se conoció a raíz de la publicación de una serie de chats, intercambiados entre Squarzon y la hasta entonces desconocida –y pulposa– mediática Pau Linda.

Aquel hecho desafortunado ocurrió en septiembre, cuando Granata cursaba el sexto mes de embarazo. Y aunque –obviamente– la traición los obligó a poner negro sobre blanco, ella decidió priorizar la familia que empezaba a formar con su entonces flamante novio y ex marido de la modelo Soledad Solaro. “Nunca pensé en separarme”, reconoció.

Y con aquel pensamiento como premisa, la picante rubia se levantó, se sacudió el dolor provocado por la mentira, respiró hondo y siguió adelante con su pareja. Y así, ilusionados y juntos, esperaron la llegada de Roque, quien es el segundo hijo de Amalia –ya tiene a Uma (8), la nena que nació fruto de su relación con el jugador de fútbol Cristian Ogro Fabbiani– y el primero de Squarzon. Desde entonces, disfrutan de los planes familiares. Por eso, cuando el fin de diciembre empezó a asomar, armaron sus valijas y se fueron a Punta del Este para despedir el año viejo y recibir el nuevo. Se instalaron en un coqueto departamento de Coral Tower con vista al mar, al lado de La Mansa. Cada mañana –mate en mano– la pareja desayunó respirando el aire marítimo que regala la bella costa uruguaya. 

 

Una foto publicada por Amelie❤️ (@amaliagranata) el


Vacaciones & más. Solamente durante los horarios aconsejados para llevar a Roque a la playa, Amalia y Leonardo disfrutaron de la arena y del sol charrúas visitando diferentes balnearios. Playa Mansa y José Ignacio fueron sus preferidos. Allí, y en compañía de una pareja amiga, pasaron unos días inolvidables. “Igual estamos muertos porque Roque no nos deja dormir de noche. Roque tiene que comer cada dos horas, así que en la madrugada es complicado. La llevamos como podemos. Por lo general yo no duermo de noche, y Leo me reemplaza a las 8 de la mañana. Por suerte la mamá de Leo nos da una mano genial. Y el papá también. Son unos genios. Sin ellos no sé qué haríamos. Ahora podemos dormir la siesta, por lo menos”, contó Amalia.

Entre exclusivos almuerzos en La Huella, uno de los restós más chics de José Ignacio, y charlas al atardecer transcurrieron sus vacaciones. Pero no todo fue vida diurna para ellos. También, tuvieron tiempo de arreglarse y asistir a cuanto evento se les presentó.

La maternidad le sienta bien. Uno de los primeros días de vacaciones Amalia fue retratada por su novio en la playa. A menos de un mes de haber dado a luz, lucía una malla enteriza color azul Francia y una capelina, y se la veía espléndida. “Con el embarazo subí 22 kilos y ya bajé 15 kilos. Me faltan 8, y son los más difíciles. Pero no estoy haciendo nada. Sólo un poco de dieta porque no tengo ganas de salir a correr o ir al gym. En casa estamos tan cansados que nos da fiaca. Ya me falta poquito”, agregó.

¿Y Uma? “Ella está celosa de Roque. Tiene 8 años y al principio la panza le gustaba. Pero cuando nació Roque se complicó. Igual lo re cuida, lo alza, le cambia los pañales. Estamos todos atentos a todo. Este  bebé me agarra vieja y cansada. Tengo 35 años y se nota la diferencia. Con Uma tenía 26 y era otra cosa. Lo viví de otra manera. Lo bueno es que tengo a Leo al lado. Con Uma hice todo sola. La crié sola y era muy complicado”, terminó Granata.

Amalia Granata

tepuedeinteresar

¿Cuál es el lugar elegido por Evangelina Anderson para dar a luz?

La modelo está a punto de dar a luz a su tercer hijo. Hace poquito reveló que era una nena. Y a pesar de que pensaba anunciar el nombre el día del nacimiento, la incógnita se resolvió antes.

Amalia Granata: "No uso más botox. Me vi en teve y era un monstruo"

La mediática periodista dejó de ponerse botox tras 10 años aplicándoselo. "Me vi rígida", dijo, entre otros cosas.

Cómo hizo Juana Repetto para perder 32 kilos a seis meses de parir

La hija de Nicolás Repetto Reina Reech confesó que superó los 100 kilos durante el embarazo y que gracias al duro entrenamiento y un cambio en su alimentación logró bajar casi los 35 que ganó durante la gestación de Toribio. ¡Mirá el radical cambio!