» Ediciones Revista
Teve

¡Trágico!

Una famosa se perdió el entierro de su hermano porque estaba en Cancún

La ganadora del premio a Mejor actriz de reparto de 2016 confesó: "Mi hermano Nicolás falleció en un accidente de avión".

Hace camino en la actuación hace años. Y esta vez, a Maite Zumelzú (40) le llegó el reconocimiento a través de un Martín Fierro por su último trabajo como actriz de reparto en la novela Por amarte así. Pero detrás de ese triunfo, la artista sostiene una difícil historia de vida. “Mi vida es para escribir un libro. Anotá: mi papá se casó primero con una mujer y tuvo dos varones y una nena, y perdió dos hijos. Después, esa mujer falleció. Mi papá se casó con mi mamá y fue a vivir con ella con los tres hijos de él. Mi mamá los crió y tuvieron juntos dos varones y una nena, que soy yo, y también perdió dos embarazos. Y cuando cumplí el año de vida, mi padre falleció por un ataque cardíaco, a los 47 años. Mamá quedó viuda con seis hijos. La mamá de mi papá era una señora bastante jodida y nos separó a todos. Nos reencontramos de grandes. Estudié teatro, hice mucho teatro under y empecé a trabajar en tele haciendo bolitos. Tuve parates en el medio, porque esta profesión no es para nada fácil. Hay que saber acomodar los tiempos y aprovechar al máximo cuando estás laburando. Sobre todo, en la época en que estaban de moda los talk shows nos pusimos de maquilladoras con una amiga, te la tenés que rebuscar de alguna manera. Siempre hice cosas, no se me caen los anillos. Mi primer trabajo con continuidad fue en Son de diez. Y al año siguiente estuve en Alén, luz de luna, que en el canal Volver es la 19ª vez que la repiten, y me siguen llegando fans de afuera que ven la novela. Además, ese trabajo me vino muy bien porque hacía muy poquito que había pasado lo de mi hermano…”. 

 

#Repost @glorialauraromano (@get_repost) ・・・ #nofilter #liveyourlife #shinelikestar @maite_zz #Martinfierro2017 #actrizargentina

Una publicación compartida de Maite Zumelzú (@maite_zz) el


–¿Qué pasó con tu hermano?

–Mi hermano Nicolás falleció en un accidente de avión. Era instructor de vuelo, se cayó el avión dando una clase y fallecieron su alumno y él. Encima, yo estaba en Cancún. Llegué allá y, típico de pendeja, llamé a casa para avisar que había llegado bien y no llamé nunca más. Y me enteré cuando bajé del avión y ya habían pasado quince días. No avisé nunca en qué hotel estaba, y por eso no me pudieron avisar. Intentaron rastrearme pero fue imposible. De hecho, un noviecito del momento iba a viajar pero tampoco consiguió pasaje. Todo daba a que no me tenía que enterar. Lo que sí me queda claro es que los velatorios y los entierros sirven. Durante muchos años soñé que aparecía y que me decía que era una joda, una mentira, que estaba viviendo en otro país, por más de diez años, con muchos años de terapia. Te doy fe de que los velatorios sirven para concientizar un poco más, empezás a elaborar el duelo. De la otra manera, no lo elaborás.

–A lo largo de toda tu carrera cosechaste un perfil bajo…

–Todas las notas que fui haciendo fue por mis personajes, por estar en una tira, un unitario, por laburo, no por cuestiones personales. Y puede ser que eso atrase un poco o cueste más… Hace más de veinte años que vengo laburando y recién ahora llega este reconocimiento (agarra su Martín Fierro, y sonríe), aunque ya había estado nominada en 2015.

–Reconocimiento que parece que molestó, Por lo menos a Mónica Antonópulos. Dijo que prefería que el premio se lo ganara otra colega.

–Y bueno… los actos hablan de cada uno, de cómo son. Con Mónica no trabajé nunca. Yo no me pondría en pedo ni haría semejantes declaraciones. Tengo mi productora con mi marido y la propuse para la novela que estamos por arrancar en los próximos meses. La había propuesto…

–¿Ya no la propondrías más?

–No diría eso. No lo tomé como algo personal. No dijo que se lo había ganado alguien que es de madera. Si te metés con mi laburo, voy y te parto el Martín Fierro en la cabeza.

–Estás en pareja hace 17 años con el productor Daniel Stigliano. ¿Tienen hijos?

–No, estuvimos buscando mucho tiempo con tratamientos y toda la historia. Hormonitas, fertilización asistida, in vitro, todo lo que se te ocurra. Igual, con todos los avances que hay, no bajamos los brazos. Vamos a seguir insistiendo. Pero tiene que ser en un momento en que estés tranquila. Cuando hacés estos tratamientos, tenés que ir a monitoreo día por medio, es muy tedioso. Te llenan de hormonas que te hinchan, te inflan, te ponen loca de la cabeza, es un trastorno. El motivo no se sabe. Por algo pasan las cosas, pero no vamos a bajar los brazos. 

ETIQUETAS: Maite Zumelzu