En el mundo

¡Súper escándalo!

Todos los detalles del pacto secreto que se rompió entre Luciana Salazar y Martín Redrado

Diciembre 2017

La rubia viajó a Estados Unidos para recibir a su hija Matilda. Y desde Miami despotricó contra Martín Redrado por no acompañarla: ¿Hay algo más? ¿Es el padre biológico de la beba? ¿Qué esconden sus mensajes?

Está a días u horas de vivir el momento más trascendental de su vida. Quizás allí radica la explicación de tanta confusión, ansiedad, nervios y sentimientos a flor de piel. Porque es una realidad: Luciana Salazar está cada vez más cerca de convertirse en madre de Matilda. Y será por medio de un vientre subrogado, a través de una mujer llamada Leah Martínez, de 38 años, que vive en Miami con su marido y su hija. La fecha de parto, que se desea natural, se calcula para el 15 de diciembre, en una clínica de Sarasota, pero podría adelantarse. Luciana ya está allá, con sus padres y un grupo reducido de amigas. Y Matilda, tranquilizan los médicos, está perfecta. Pero Luciana no está bien. Algo falta. Y la noche del viernes, a través de Twitter, se empezó a escribir el último capítulo en la novela que une a la rubia con Martín Redrado, su más grande amor. El último antes de que nazca Matilda, y la vida de Luciana dé un obligado giro de 180 grados.
 
Enigmáticos. Luciana Salazar se hizo conocida gracias a un romance con Luis Miguel. Impactó rápidamente como una de las mujeres más hermosas, seductoras y transgresoras del ambiente. Tuvo mil romances, pero ningún novio. Hasta que cruzó la frontera de los 30 años, cuando comenzó su relación con Redrado, el único y más grande amor de su vida. Su carrera está más sostenida por su vida personal que por la profesional, no hay dudas. Y los cimientos de su noviazgo con el economista fueron a través de Twitter, con misteriosos mensajes dedicados a “Mr. Big”, y haciendo referencia a un amor “sin reservas”, nombre de un libro que escribió quien fue funcionario del Banco Central. Un romance lleno de tropiezos y apasionados reencuentros. La mayoría, sugeridos en Twitter y luego confirmados con notas exclusivas, siempre bien negociadas.
 
Primero fue el fantasma de la ex de Martín, luego un malestar de los hijos de Redrado –Martina y Tomás, hoy con 15 y 21 años– con Luli, más tarde la necesidad de la rubia de convertirse en madre. Y otros rumores más íntimos, nunca confirmados o aclarados, como los vinculados a la sexualidad de Redrado o a la pérdida de un embarazo. Una pareja llena de interrogantes, pero unida por un lazo inquebrantable. Una pareja que sobrevivió a sendas crisis: en una de ellas apareció Amalia Granata en la ecuación. Pero volvieron. Y aunque hace unos meses Redrado emitió un comunicado –¡un comunicado!– anunciando su separación definitiva, la realidad sería bien diferente.
 
Explosiva. La noche del viernes 1, ya instalada en Miami, Luciana explotó en Twitter contra Redrado. “Siempre te quiere arruinar el mejor momento de tu vida. ¡Desaparecé, haceme el favor!”. “Cuidarte fue mi error”. “¿Cuándo les vas a contar la verdad a tus hijos y a la sociedad, Martín Redrado?”. “Yo voy con la verdad siempre, sólo espero que él pueda contarla a los suyos y a la sociedad, porque muchas cosas que tuve y tengo que bancar injustamente se entenderían”. “Sólo espero que nazca de él, como ya se lo pedí anteriormente sin éxito, porque me está afectando mucho a mí en lo personal a días de ser mamá”. Luciana contra Martín, y comenzaron las versiones. La primera, que Redrado era el supuesto “donante anónimo”, el padre biológico del bebé. La segunda, un enojo porque el economista no viajó a Miami con ella. La tercera, una ausencia no sólo física sino afectiva en este momento clave. Como siempre, Redrado no habla ni aclara nada; y Luciana, no confirma ni desmiente. ¿Qué fue lo que pasó?
 
 

Produccion @revistacaras 🐻 @caprarolamariano

Una publicación compartida de Luciana Salazar (@salazarluli) el

 
Sarasota. Allí está la clínica donde Luciana recibirá a su hija, una ciudad de 56 mil habitantes, a 400 kilómetros de Miami. No podrá presenciar el parto, fue algo que acordó legalmente con la madre subrogante, que entrará a la sala de partos con su marido y su hija. El círculo íntimo de Luciana esperará en Miami mientras ella viaje sola hasta el centro médico donde nacerá su beba. Y Redrado debería estar allí, le habría dado su palabra. Primer motivo de su enojo. El economista habría demorado su viaje porque estuvo trabajando hasta último momento debido a la venta del banco Finansur, propiedad de Cristóbal López. El sábado 2 pasó la mañana en un shopping de Recoleta con su hija, comprando vestidos, y luego almorzó en el Palacio Duhau.
 
¿Es Martín el padre biológico de Matilda? Redrado no habla, Luciana no lo niega, pero todo haría suponer que esto no es así. En el mes de julio, Luciana dio una nota en Gente y contó que el donante tenía 26 años, era estudiante, jugaba al fútbol americano y que tenía rasgos parecidos a los de ella. “Va a ser chinita como yo”, se ilusionaba en ese momento. Y destacaba que el donante pertenecía a una familia como la de ella. Salvo que haya mentido en ese momento, su silencio actual a esta cuestión responde a otra cosa. O busca crear más confusión o es un intento por proteger a su hija. Demasiado tarde. ¿Cuál es la verdad que Redrado debería contarle a la sociedad?
 
La verdad. Luli quería que Martín estuviera en Miami con ella. “Pero no es sólo por eso mi enojo”, explicó ella. Redrado se mueve en un mundo conservador, tanto a nivel profesional como personal. Un mundo en el que Luciana nunca encajó. A pesar de que ellos anunciaron su separación, la realidad es que siempre estuvieron juntos, íntima y afectivamente. Y si Martín en algún momento se abrió del procedimiento biológico de tener un hijo con ella, se comprometió con Luciana a ser una figura paternal para Matilda. La ayudó en la parte legal, y se cree que también en materia económica –la madre subrogante cobraría 60 mil dólares–, pero Luciana lo esperaba como padre. Ese es el gesto que esperaba, y que no llegó. Porque nunca se sabe qué pasará en el mundo de Luciana. La última palabra la tendrá Twitter. Y después, Matilda.
 
Luciana Salazar

tepuedeinteresar

Luciana Salazar y una fuerte declaración: "Triste y asqueada de todo"

La conductora de Chismoses se mostró dolida con su ex, el economista Martín Redrado, tras leer una nota que la involucra. Harta de las idas y vueltas, publicó un furioso tweet.

El caballero que acompaña a Moria Casan y no la deja ni a sol ni sombra

¿Y quién es él? La diva fue a almorzar por Palermo, después de conducir Intrusos, con un seductor caballero apodado Keko que la esperó en el canal y que luego la acompañó de regreso a Incorrectas.

La indignación de Anamá Ferreira con Luciana Salazar al aire: "No me hagas eso..."

La exparticipante del Bailando 2018 pasó un mal momento en Chismoses, el flamante programa de la modelo, cuando la quisieron cruzar en vivo con su exnovio. Su fuerte descargo en Twitter.