in

Ginette Reynal contó como son sus días varada en Estados Unidos: “Estudio mitología greco-romana. Es un tema que me divierte e interesa”

La exmodelo estaba de viaje visitando a su hijo cuando avanzó la pandemia. Se quedó allí y no sabe cuándo podrá volver.

A mucha gente la pandemia de Coronavirus la encontró fuera del país. Algunos por vacaciones, otros por viaje de negocios o estudios y otros, como el caso de la exmodelo Ginette Reynal (60), visitando a su hijo en el exterior. Estaba en Estados Unidos, donde viajó para encontrarse con su hijo Martín, radicado en el País del Norte, y con su hijo Jerónimo, que también fue a vacacionar allí.

“Estoy en un pueblo de mar que se llama Encinitas y queda a 35 kilómetros de San Diego, en California. Aquí vive mi hijo Martín (26), que estudia Economía, y también está mi hijo más chico, Jerónimo (23), que estudia cocina y vive en Barcelona. Justo Jero estaba visitando a su hermano, yo también y decidimos quedarnos acá los tres porque se venía cerrando el panorama y era la mejor opción”, contó.

La morocha reveló que ocupa su tiempo en cuarentena haciendo cosas productivas y de crecimiento personal. “Estoy estudiando, tejiendo, pintando, cocinando y compartiendo momentos con mis hijos varones, lo cual es un montón porque cuando tenés hijos grandes, te visitan un rato y después se van”, explicó.

“Así que disfruto mucho de poder estar con ellos antes de que estén de novios o casados, lo cual hace que los tiempos compartidos sean más pequeños o cortos por la misma naturaleza de la vida”, reflexionó.

“Estudio mitología greco-romana. Es un tema que me divierte e interesa. Soy bastante esotérica y me interesa lo que tiene que ver con la mitología, la astrología, la historia y la metafísica…”, detalló.

“Disfruto mucho de poder estar con ellos antes de que estén de novios o casados, lo cual hace que los tiempos compartidos sean más pequeños o cortos por la misma naturaleza de la vida”, contó Ginette.

Y a pesar que se encuentra bien en Estados Unidos, extraña a su hija, Mía Flores Pirán, y a su pequeño nieto, Ramsés, nacido de su unión con Luis Ortega.

“Con mi nieto nos vemos por camarita y hablo con él cada dos o tres días. Mía me llama por videoconferencia y yo le hago a mi nieto las mismas monerías que le haría si estuviera con él pero ahora es por camarita”, finalizó.

Comentarios