in

Luisana Lopilato confesó que no es del todo estricta con Vida, su hija mejor, a la hora de dormir: “No me puedo resistir a esas piecitos de empanaditas”

La mamá de tres hijos contó por qué encuentra su cama “invadida”

Luisana Lopilato es una madre que le gusta respetar rutinas. Desde el momento en que sus tres hijos se levantan hasta que se acuestan, la actriz es partidaria de seguir conductas de hábitos en el crecimiento de sus dos varones y la nena.

Pendiente de todos los detalles, a Luisana le gusta dedicarle tiempo a Noah, Elías y Vida juntos y también por separado. Cuando está en Canadá, donde vive con los nenes y su marido, Michael Bublé, es de respetar todo a “rajatabla”.

La protagonista de La Corazona, la película Argentina más vista por estos días en plataforma digital de Netflix, supo compartir la “seguidilla” de actividades para recrear el estilo de vida elegido. “Nos levantamos temprano, hay que hacer la tarea, se almuerza”, contó. “Cenamos todos juntos. Soy muy de la rutina, donde sea y como sea. También se respeta la hora de dormir”, agregó la rubia.

Vida, la primera, por ahora, hija mujer de Luisana, tiene 1 añito

“A las ocho de la noche los chicos se van a dormir, los llevo yo al cuarto o Mike. Les leemos una historia y, a las ocho y media, ya tienen que estar durmiendo”, recreó en una entrevista una de las protagonistas de Rebelde Way, ficción que su remake se ve en plataformas digitales.

Pero no todo le resulta tal cual lo planeado. Vida, la menor de la casa y su única hija mujer, por ahora quiere dormir con su mami en más de una oportunidad.

Y lejos de los tiempos en los que podía disponer de su cama con total comodidad, hoy Lopilato la tiene “invadida” por la peque. “Llegó la hora de dormir y esto me imagino…”, compartió en sus redes, mostrando la imagen de una persona disfrutando de la comodidad de su lugar de descanso.

Luisana y Vida tienen una amorosa relación

“Pero es todo lo contrario…”, aseguró junto a una foto con su nena. “Aunque debo reconocer que no me puedo resistir a esos piecitos de empanaditas”, luego reconoció Lu a modo de “mea culpa”.

Comentarios