in

Natalie Pérez dejó el glamour en la cuarentena: “Mis uñas tienen todo el esmalte saltado. No es dejadez, las banco así”

Como se le sale la pintura a cada rato, la actriz, que pasa el aislamiento sola, decidió dejar de atender sus manos.

Que Natalie Pérez es una de las mujeres más lindas y elegantes del espectáculo local, no caben dudas. Un rostro angelical y curvas armoniosas definen su estética.

La actriz lució su imagen en la pantalla chica, en las ficciones de las que fue parte, en eventos y en galas, cuando se presentó con vestidos que afianzaron su belleza.

Pero en épocas de cuarentena, con un Aislamiento Social y Preventivo que se extiende a través del tiempo y con peluquerías y centros de belleza cerrados hace cuatro meses, los cuidados y los “mantenimientos” son caseros.

En cada uno de los posteos, la actriz se suele mostrarse al natural, lejos del maquillaje y de los peinados elaborados. Por el contrario, luce a cara lavada y con el cabello, en general, suelto.

Y ahora, la también cantante pop decidió relajarse con la pintura de uñas. Tendencia en moda en la épocas invernales, el negro no solo es el color elegido por las famosas sino por gran cantidad de mujeres.

Pendiente de que el esmalte no se salte porque sino sus manos no lucían como quería, Natalie renovaba la pintura seguido hasta que un día se resignó, y dijo “basta”. Más considerando que el tono, si no está perfecto, se nota a simple vista.

Natalie un día dijo “basta” y se dejó de pintar las uñas de negro.

Con honestidad y lejos del glamour que ronda alrededor de las integrantes del espectáculo a las que, muchas veces, parecería que se les “exige” que estén impecables, Pérez compartió su decisión.

NATALIE DECIDIÓ NO PINTARSE MÁS LAS UÑAS EN CUARENTENA

“Banco mucho, mucho, mucho mis uñas así como están. Porque esto no es dejadez de cuaretena… Nada, eso, me gustan”, mostró antes de darles un beso..

En una grabación puertas adentro, en la cocina del departamento donde vive sola, Natalie explicó los motivos que la llevaron a esta nueva postura sobre el cuidado de sus manos. Esto pasa…”, contó. Y la imagen la dirigió a la bacha de la cocina, que estaba llena de platos para lavar.

“Banco mucho, mucho, mucho mis uñas así como están”, confió Natalie.

Claro, la artista ahora está a cargo de las actividades hogareñas ya que no está saliendo a trabajar. Y una de las “cosas de la casa” que más “secuelas” le deja es el intercambio entre agua y detergente para higienizar la vajilla.

También, el hecho de cocinarse comida casera tiene su lado B. Hace que la cocina sea un lugar donde se acumulen muchos utensillos para limpiar. Entendible, no es lo mismo prepararse un sándwich que elaborar un almuerzo o una cena.

En fin, terminada esta difícil etapa que a todos afecta de distinta manera, la rubia regresará a su hábitos estéticos y el esmalte saltado será solo un mal recuerdo.

Comentarios