in

Dulce éxito

En un año donde la tele sigue minuto a minuto la información de la pandemia de coronavirus, aparece Bake Off como un respiro a tantas malas noticias.

Paula Chaves encabeza un programa donde tres exigentes jurados, el francés Kristophe y los argentinos Damián Betular y Pamela Villar, examinan las habilidades de los participantes para preparar tortas, tartas, budines, galletas y demás delicias dulces

VIDA REPARTIDA

Paula Chaves se consolida como conductora, mostrándose cálida y divertida. El reality fue grabado el año pasado, algo que le permite disfrutarlo desde su casa mientras transita su embarazo en cuarentena con su familia.

Obviamente que cuenta con la ayuda de su incondicional Pedro Alfonso, con quien lleva casi una década de amor puro y genuino formando una de las parejas más queridas del ambiente, que en épocas de cuarentena también suelen subir diferentes videos muy divertidos en sus redes sociales para que la gente se distraiga y se entretenga un poco.

 
SECRETOS DEL EXITO

El concurso más dulce de la televisión plantea en formato de reality una competencia entre un grupo de aspirantes a pasteleros, que deberán sortear distintos desafíos culinarios.

El programa es una adaptación de “The Great British Bake Off”, de la BBC, y cuenta con un jurado de expertos integrado por los chef Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar, encargados de elegir y eliminar a los participantes.

En su primera temporada, la de 2018, generó gran repercusión en el público. Cabe destacar que el reality culinario producido por Turner Latin America cuenta con 17 episodios. El desempeño de 14 participantes, dos más que hace dos años, será evaluado por elafamado y exigente chef francés, y los dos referentes de la pastelería nacional.

Quien logre conquistarlos con nuevos sabores y una técnica perfecta será coronado como el mejor pastelero amateur del país y se llevará el premio de 600 mil pesos.

 
SUCESO EN REDES

A nivel números, Paula Chaves no se puede quejar. Con el rating puede dormir tranquila porque Bake Off es uno de los ciclos más vistos de la televisión en un día y horario que suele ser muy particular con el rating.

En la otra vereda, en el mundo 2.0, también tiene para descorchar porque cada edición del programa logra ponerse entre los TT (trending topic) en las redes sociales, esto quiere decir que se trata de uno de los programas más mencionados en redes durante su emisión.

Este doble logro suele ser complicado porque en la mayoría de los casos un programa es muy comentado en redes sociales y no tiene un número exorbitante y viceversa. En este caso, en cambio, se unen ambos generando que Bake Off sea uno de los éxitos del año. ¡Bravo!

Comentarios