Cacho Castaña ¿suspende sus shows por miedo a un escrache? – Revista Paparazzi

Cacho Castaña ¿suspende sus shows por miedo a un escrache?

TEVE
TEVE

Amado por gran parte de la sociedad, odiado por otro sector, vive sus horas más críticas. Es uno de los cantautores más destacados del país pero, a la vez, Cacho Castaña (75) pisa la banquina cada vez que se refiere a la mujer y la trata como un objeto. Sin filtros, escupiendo lo primero que se le viene a la cabeza, brindó una entrevista para el programa de Mariano Iúdica en América y, lejos de parecer gracioso, como dijo cuando intentó defenderse, recibió una crítica masiva. El repudio luego de que dijo: “Hace años que los poetas queremos saber qué tienen en la cabeza las mujeres y nunca lo supimos. Hagan lo que quieran, relájense… si la violación es inevitable, relájate y goza”, fue generalizando. Tan sólo unos pocos intentaron una defensa aduciendo que había sido un chiste y que es una frase que se usaba en el pasado y que no es lo que piensa. Atontado por los golpes de las críticas, el cantante ensayó una suerte de ofrecimiento de disculpa que no lo salvó de caer en la hoguera. “No es mi característica ofender a la mujer, sino todo lo contrario. Toda la vida he hecho canciones de amor y lo único que quiero explicar es que dije un refrán viejo que en mi época era muy divertido. Cuando yo tenía 15 años, hace ya 60 años de esto, se decía así. Sé que hoy en día no es divertido y se me escapó. Tiré el refrán sin pensar y como lo aprendí yo. Me duele porque me conocen desde hace muchos años y sería incapaz de decir algo en serio así”. Luego de todo lo que se armó a su alrededor, según su entorno, Castaña se encuentra inmerso en una desazón de la que no puede salir.

¡No tan feliz! Instalado en Mar del Plata, se apoya en las dos personas que lo acompañan. Cacho alquiló una casa en el coqueto barrio Los Troncos, de La Feliz, donde vive con su mujer, Marina Rosenthal (41) y Matías Santoiani. De un tiempo a esta parte el actor se dedicó a la música, tiene una productora y acompaña a Cacho en los shows que brinda una vez por semana en la ciudad balnearia. Matías se transformó en su hombre de confianza, en su amigo, en la persona en la que se apoya desde hace varios meses. Hay ciertas cosas que ya no puede realizar sin ayuda, y que su mujer, por una cuestión de contextura física, tampoco logra darle la mano que necesita, y allí está él para ponerle el hombro. Del problema de salud que lo tuvo a maltraer y del que se recuperó de manera milagrosa aún quedan secuelas. Va de acá para allá con el tubo de oxígeno y no sale sin compañía. Apenas hace unos pasos comienza a agitarse, se cansa y le cuesta respirar. Pese a esto, intenta hacer una vida normal. El martes 9, los tres llegaron a la playa La Reserva. En un momento, sofocado por el calor, le pidió a Santoinani que lo acompañara hasta el agua. Hacer esos pocos metros caminado por la arena fue todo un desafío. Con un paso cansino llegó, se pegó un chapuzón y lo ayudaron a salir. Como no llegaba a volver hasta el lugar en el que estaban, le acercaron una silla de plástico al borde del agua para que descansara para luego continuar. Asustado por lo que pueda pasar en su próximo show, con la posibilidad de que le hagan un escrache, aún no decidió qué postura laboral va a tomar para lo que resta de la temporada. 

Cacho Castaña en Mar del Plata

Cacho Castaña en Mar del Plata

Cacho Castaña vacacionando

Cacho Castaña vacacionando

Cacho y sus desafortunados dichos

Cacho y sus desafortunados dichos

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig