China Suárez y Benjamín Vicuña: los datos de una reconciliación no es cuento chino – Revista Paparazzi

China Suárez y Benjamín Vicuña: los datos de una reconciliación no es cuento chino

TEVE
TEVE

"Estamos separados pero no es algo definitivo ni mucho menos. Tenemos mucho amor y una familia muy linda, que nos ha costado mucho. Es una familia ensamblada hermosa. Nuestros hijos se aman. Por el momento estamos separados pero hay mucho amor, así que no sabemos qué pasará mañana. Todavía tenemos que ver algunas cosas”.

En voz propia, a fines de noviembre, María Eugenia Suárez, la China, reconocía públicamente su separación de Benjamín Vicuña. Separación que se venía anunciado, en forma de rumores y versiones desde mitad de año, mientras avanzaban las grabaciones de Argentina, tierra de amor y venganza, la ficción que protagonizan en las noches de El Trece, hasta fin de año.

“No hubo terceros en discordia. La relación fue hermosa, de respeto y de cariño. A Benjamín lo adoro, es un padrazo y hay muchas cosas que tenemos que hablar. Me cuesta demostrar cuando estoy mal, siempre soy la que puede con todo y cuando tenés hijos no te queda otra que estar bien”, sumó por entonces la mamá de Rufina –fruto de su relación con Nicolás Cabré– y de Magnolia, de su amor con el actor trasandino.

“Todo fue muy hablado y fuimos muy maduros. El me enseñó a estar en familia. Eramos Rufina y yo y, de golpe, pasamos a ser un montón. Los hijos de él aman a Rufi, y Rufi a ellos. Hay que aprender a convivir, a ceder y a pactar muchas cosas y aprender el amor de los hijos ajenos, que me han hecho crecer mucho”, reflexionó en voz alta la actriz.

Luego de tales definiciones, mientras el artista estaba en Chile terminando unos compromisos laborales y ocupándose de la salud de su padre, que sufrió un ACV, la “Polaca”, como también es conocida por la popularidad que alcanzó su personaje en la ficción nocturna, se instaló en Miami con sus dos hijas en plan de descanso y para repensar lo que quería para su futuro. En tanto, el ex marido de Carolina Pampita Ardohain, hizo lo mismo por su lado. Las puertas del amor no estaban cerradas y ambos decidieron que lo mejor era pisar terreno firme.

Reconciliados...

Si bien estuvieron largas semanas distanciados, manteniendo el contacto telefónico porque tienen una hermosa hija en común, los días y noches que pasaron en países separados oficiaron de mediadores.

Al regreso de ambos al país –primero llegó la China con las nenas y se hizo dos cambios de look, no sólo de color sino que se cortó bastante el cabello, y luego Benja– compartieron un fin de semana en un conocido hotel de Pilar, donde la calma pareció reinstalarse en la pareja y las discusiones y reclamos que se solían escuchar en los estudios de Don Torcuato se transformaron en amorosas charlas y acuerdos de palabra.

Y el sábado y domingo fueron suficientes para que continúen con los planes previos hasta antes del distanciamiento. La China, Benja y Magnolia viajaron a tierra trasandina, donde el morocho está pendiente de la salud de su padre, y se reencontraron, ya con la tranquilidad de las vacaciones que alejan las largas horas de grabaciones, con amistades y un cotidiano a pura perspectiva.

Y la pareja decidió pasar las fiestas de fin de año allí, tan unidos como ellos mismos quieren, y arrancar el nuevo año en una playa local. La tormenta quedó en el recuerdo y, bajo la firme promesa de hacer los cambios que ambos necesitan, Suárez y Vicuña están felices de continuar de la mano el camino de la vida.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig