Después del escándalo, ¿cómo sigue la relación de Pampita y Roberto García Moritán? – Revista Paparazzi

Después del escándalo, ¿cómo sigue la relación de Pampita y Roberto García Moritán?

En Punta, más allá de algún entredicho, la conductora y su marido compartieron largas horas de playa, relajación, cariños, mimos y encuentros con amigos. También, jugaron con el más chiquito de ella.
TEVE
TEVE

No cabe duda: Pampita está feliz. Y feliz con todas las letras. Lejos de la sonrisa siempre predispuesta que muestra en los medios de comunicación, por estas épocas a Carolina Ardohain (41) la alegría le surge del alma, de lo más profundo de ella. Lo sienten y vivencian sus hijos, Bautista, Beltrán y Benicio, su esposo, Roberto García Moritán, con quien se casó el pasado noviembre, su familia más allegada, entre ellos su hermano, el odontólogo Guillermo, y sus amigas, aquellas que la acompañaron en las buenas y en las malas.

Instaladísima en Punta del Este, la conductora de tevé no desaprovecha un solo minuto. Organizada y con las prioridades claras, no sólo capitaliza la estadía en Uruguay para hacer campañas gráficas y ser la imagen de distintas marcas como hace todos los comienzos de año sino que le dedica todo tiempo libre a su familia y a su nueva pareja, con quien todavía comparte los primeros tiempos de una relación que le hizo recuperar la ilusión en el amor.

Con look en color negro y sombrero al tono, sin maquillaje y más linda que nunca, la también modelo y su esposo, el empresario gastronómico, se acercaron hasta la playa con el hijo más chiquito de ella, que se divirtió de lo lindo no sólo con su mami sino también con Moritán, con juegos y vueltas en el aire, mientras buscaban un lugar para acomodarse. Además, Caro se detuvo ante cada señora o señor que le pedía una foto, lo que hizo que el avanzar se demorara.

Besos, más besos, caricias y más caricias, miradas a puro amor y dulces expresiones en el rostro hicieron que Ardohain y García compartieran una tarde a pura conexión y disfrute en el Sensation Du Temps, en La Susana, también acompañados por amigos, con los que almorzaron. Con ganas de que sus figuras reposen al sol y puedan hacerle honor a una vida “normal”, estuvieron largas horas muy cerquita del mar.

Sólo la pequeña pelea que tuvieron en la calle impactó en el ritmo de la convivencia, pero después todo volvió a la normalidad. Los chicos están pasando unos meses en donde todo es amor y playa...

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig