Eduardo Feinmann relató las duras secuelas del coronavirus – Revista Paparazzi

Eduardo Feinmann relató las duras secuelas del coronavirus

El periodista describió todo lo que pasó en su internación.
TEVE
TEVE

En agosto, Eduardo Feinmann comunicó que contrajo coronavirus, por lo cual se aisló en su hogar. Lamentablemente, unos días después todo se complicó y debió internarse en un sanatorio porteño, donde atravesó un periodo muy complejo.

Hace poco, el periodista logró atravesar la enfermedad, recibió el alta y ya regresó a su hogar. En su primera aparición pública, pos el contagio de Covid-19, el comunicador charló con Radio Rivadavia, y realizó un relato de todo su trance.

Bien es una forma de decir. Roto, roto. Pasé un momento horrible en esa semana que estuve internado, completamente solo, tirado en una cama”, empezó en su descripción.

"Bien es una forma de decir. Roto, roto. Pasé un momento horrible", explicó Eduardo.

En cuanto al personal médico, Eduardo contó: “Con la gran ayuda obviamente de los médicos, las enfermeras, el personal de salud por el que hay que sacarse el sombrero por el laburo que hacen, tanto en hospitales públicos como privados, que es impresionante. La atención era hora a hora, era una cosa muy impresionante”.

En relación con su estado actual, Feinmann reconoció que persiste el dolor, por eso sostuvo: “Todavía estoy reponiéndome, con muchísimo dolor de cuerpo, me está matando el dolor de cintura. No tengo explicación para eso”.

A la hora de abordar las aristas más tristes de la internación, el hombre de A24 abrió su corazón y explicó: “No pude ver a nadie, nadie, más que médicos, enfermeros y personal de salud, a quienes no les vi la cara. Es una enfermedad muy tremenda, porque ni siquiera le ves la cara al médico que te atiende. Están totalmente cubiertos, con trajes de astronauta, con máscara, con barbijo, anteojos. Apenas se les ve los ojos. Es muy impersonal todo, no hay contacto físico con una persona y cuando entran te ponés el barbijo para no contagiarlos. Es muy tremendo”.

"Estuve internado, completamente solo, tirado en una cama", contó Feinmann.

Por último, Eduardo valoró el apoyo anímico de sus seres queridos en este periodo durísimo: “Si uno no tuviera el apoyo que tuve yo de mi familia, de mi mujer Lu, no sé cómo hubiera pasado esto. La tenía a mi mujer del otro lado del teléfono y nada más. Una voz, la de ella, y nada más”.

Más información en paparazzi.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig