in

El palo de Clarín a Tinelli: Lanata revela audios con Grondona sobre la corrupción en el fútbol

Dos de las principales espadas del grupo, enfrentadas en una guerra sin cuartel.

Marcelo Tinelli no tiene un minuto de paz. Ayer explotó la noticia de su separación de Guillermina Valdés. Menos de 24 horas después, en la mañana de hoy le estalló otro escándalo entre las manos. Por lo que sucedió, pero también por quién lo dio a conocer.

Jorge Lanata, nada más y nada menos, dio a conocer en su programa de radio Mitre, Lanata sin filtro, una serie de audios y escuchas donde el conductor de Showmatch, en su función de dirigente de San Lorenzo, se comunicaba con Julio Grondona, por entonces presidente de la AFA, para pedirle “árbitros” y “favores” en beneficio de su club.

Actual presidente de la entidad de Boedo, Tinelli decidió involucrarse fuerte con el club en uno de sus peores momentos futbolísticos. San Lorenzo corría serios riesgos de perder la categoría por segunda vez en su historia (fue el primer grande en irse a la B, en 1981) y tras lo que algunos llamaron “golpe de estado” contra el presidente de ese momento, Carlos Abdo, asumió como vicepresidente del actual Ministro de Turismo de la Nación, Matías Lammens.

De “la mano” de Tinelli, el “Ciclón” no sólo se salvó del guadañazo: tan sólo dos años después ya había sido campeón argentino y de la Copa Libertadores de América, concretando una vieja obsesión azulgrana.

GRONDONA Y TINELLI SIEMPRE TUVIERON UNA RELACION CORDIAL

Los tres logros fueron celebrados por el pueblo sanlorencista pero despertaron alarmas y sospechas en el resto del público futbolero. Aunque sin pruebas, el poderío económico de Tinelli fue señalado muchas veces como “el responsable” de tantas conquistas consecutivas.

El mundo siguió andando como si nada. Poco después del penal de Néstor Ortigoza que le dio a San Lorenzo su primera y por ahora única consagración continental, Julio Grondona falleció. Más tarde, Tinelli se alejó del club. Hasta el año pasado, que regresó como candidato a presidente, el cargo que actualmente ocupa.

En las escuchas, Tinelli le pide reiteradamente a Grondona que San Lorenzo sea dirigido por German Delfino, un polémico árbitro señalado en el ambiente del fútbol como simpatizante de ese cuadro.

A mi Trucco no me gusta, ¿No me podés mandar a Delfino, que es el mejor de todos?, poneeme uno bueno” se escucha a Tinelli pedirle a Grondona antes de un San Lorenzo-Independiente. El teléfono de Grondona estaba “pinchado” por orden de la justicia, que investigaba su vinculación con Alhectours, un empresa de turismo que organizaba todos los viajes de la AFA.

“Esperemos los resultados primero y después lo vemos. Para que gastar pólvora en chimangos” intenta tranquilizarlo Grondona.

En otra de las escuchas, Tinelli pide un cambio de horario para un partido contra Argentinos. Cuando Grondona le dice que la AFA no decidía eso, el conductor le avisa que moverá otras influencias: “Perfecto. Lo voy a hablar con Abal Medina o con Berni, o con alguien se seguridad”. Finalmente, el partido se jugó en el horario que le caía cómodo a Tinelli.

GERMAN DELFINO, EL ARBITRO SOLICITADO POR MARCELO.

En algún momento, Grondona le habla de plata a Tinelli. “Tratá de devolverme la guita esa que te di para que ganaras” le pide, aunque no especifica de qué dinero se trata. Luego le pregunta por la cancha de San Lorenzo: “¿Arreglaste lo de la obra? Ponele la fecha que quieras. 30, 60, 90 días. Estoy con los cheques de Arsenal, con los de San Lorenzo. Al final, voy a poner una financiera yo”.

En otra de las escuchas, Tinelli le dice que “ahora vamos por el campeonato, pero se tiene que caer Newell´s” a un Grondona que le sugiere “vos hacete el boludo que River va a ayudar, va a ayudar”. Entonces, Marcelo le pide “También tiene que ayudar Lanús, habría que decirle a Russo que tiene que ayudar”. Russo es el presidente del club del sur.

La pelea de Lanata y Tinelli es de vieja data y agudiza el conflicto interno que viven las principales espadas del grupo Clarín, donde todos conviven. Aunque después de esta estocada donde la palabra “corrupción” queda flotando en el aire, la pregunta surge por sí sola: ¿Seguirá Marcelo perteneciendo a las filas de canal 13, o será el momento de buscar otros horizontes?

Comentarios