El «regreso» de La Tota Santillán luego de tocar fondo: “Cuando hay mucha plata, hay joda y…” – Revista Paparazzi

El "regreso" de La Tota Santillán luego de tocar fondo: “Cuando hay mucha plata, hay joda y…”

El animador habló desde Mar del Plata con Fantino a la tarde sobre los duros momentos que atravesó, que lo llevó a internaciones psiquiátricas.
TEVE
TEVE

A lo largo de su vida, la Tota Santillán lo vio todo: saboreó lo que es estar en la cima de la fama y tenerlo todo, cuando el éxito le guiñó el ojo de la mano de Rodrigo Bueno. Pero, también, supo tocar el fondo cuando su nombre se hizo noticia por distintos hechos policiales que derivaron en internaciones psiquiátricas.

Y ahora, el popular animador, que parece haber renacido cual ave fénix, habló desde Mar del Plata con Fantino a la tarde, a cuenta de su vuelta al ruedo laboral con la varieté musical Rejuntados, en el Teatro del Ángel. Feliz de haber dejado atrás los momentos más oscuros, pero consciente de sus consecuencias, la Tota hizo un repaso de los últimos tiempos.

“No iba a venir, pero lo necesitaba porque estoy sin plata. De todas las temporadas, ayer fue el día más feliz de mi vida”, arrancó el animador, en diálogo con el ciclo de América TV, muy contento con haber recuperado su salud.

“Hace un año me sacaron una inyección diaria y ayer me dieron el alta, mi psiquiatra me sacó las pastillas”, siguió, haciendo énfasis en el esfuerzo de voluntad que tuvo que hacer para avanzar y lograr lo que más quería: poder ver a las hijas que tuvo con Sol Fiasche, Camila y Mía, con quienes, aseguró, no tiene contacto porque su madre se lo impide.

“Hace un año me sacaron una inyección diaria y ayer me dieron el alta, mi psiquiatra me sacó las pastillas”.

“Uno sale de lo que sea por uno mismo. Vi psicólogos, psiquiatras, con tal de ver a mis hijas, lo que sea. Y he cumplido”, aseguró. “Le pedí a la mamá, pero no me deja hablar con las nenas ¿Sabés en esta pandemia cuánto estuve con mi hija mas chiquita? Una videollamada de tres minutos y fui muy feliz”, expresó, apenado.

A la hora de repasar lo peor que le pasó, Santillán relató su drama y se refirió a su capacidad de adaptación: “Uno toca fondo, se van todos los amigos del campeón, los teléfonos no suenan y se tiene que reinventar. Yo he trabajado toda mi vida, el invierno del año pasado empecé a vender barbijos, alcohol en gel, fideos”.

“Uno toca fondo, se van todos los amigos del campeón, los teléfonos no suenan y se tiene que reinventar".

Lejos de aquellos años locos que vivió junto al cuartetero cordobés en los que todo parecía posible, el animador rescató el equilibrio que vive en estos días. “Lo bueno es que termino de trabajar, me voy a mi departamento, me siento con mi familia y con mis amigos, que son pocos. Cuando hay mucha plata, hay joda y son todos amigos, en las malas los amigos del campeón se alejan y sólo quedan algunos”.

A punto de ser abuelo por segunda vez, ya que su hijo Leandro va a ser papá, la Tota dejó claro su mensaje: “No crean en la fama, la familia es lo mejor que le puede pasar a una persona”.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig