La decisión más difícil en la vida de Germán Martitegui – Revista Paparazzi

Germán Martitegui contó una experiencia "mística" que le cambió la vida para siempre

En una visita al programa de Marley, el jurado de MasterChef habló de aquella jornada tan trascendental para él.
TEVE
TEVE

En una oficina, vestido de rigurosas camisa y corbata, manejando dos o tres celulares al mismo tiempo y con un monitor de computadora mostrándole qué sucede aquí y en otros lugares del mundo.

Así, a grandes rasgos, podría ser ahora la vida de Germán Martitegui si ese día, el día más decisivo de toda su existencia, hubiera tomado una decisión contraria a la que finalmente encaró. De ollas, sartenes, hornos y condimentos no habría, quizás, rastros ni noticias.

Martitegui era un muy buen alumno de relaciones internacionales y la cocina, por aquel entonces, hace ya unos cuantos años, era apenas un hobby. Una pasión escondida en algún rinconcito de su interior que aún no había explotado como luego sucedería. Practicaba, probaba, le gustaba mucho ("Cocinaba en los cumpleaños de mis primos", contó), estaba ahí, latente, pero no plenamente desarrollada.

Martitegui estudiaba relaciones internacionales, y la cocina era apenas un hobby, cuando en el mismo día recibió dos propuestas laborales.

De buenas a primeras, el hoy jurado más estricto de MasterChef Celebrity recibió dos propuestas laborales muy concretas y muy distintas. Ambas el mismo día. Por un lado, le ofrecieron entrar al departamento de comercio exterior del Banco de Boston. Para los que estudiaban su carrera, un sueño, una chance inmejorable, una oportunidad imposible de rechazar. Por el otro, ir a cocinar a un restaurante de Bariloche. Una aventura. Un riesgo.

"Al otro día tenía que contestar, y esa noche no dormí, no pude pegar un ojo" le contó Martitegui a Marley en una visita a Minuto para ganar que protagonizó junto a sus compañeros en el jurado del ciclo, el pastelero Damián Betular y el chef Donato De Santis. Los tres lo escucharon con mucha atención, como los miles que lo miraban desde sus casas. Todo lo que rodea al enigmático "Marti" genera mucho interés.

Con solo 24 horas para decidir, no pudo pegar un ojo. Al otro día llamó a los dos lugares. En el banco agradeció la chance, pero aceptó la del restaurante.

"En esa época -rememoró Martitegui, quien sigue manteniendo su vida íntima en el más absoluto de los misterios- ser chef no estaba bien visto, era diferente a lo que es ahora. No sabía qué hacer y esa noche no pude dormir, no pegué un ojo. Bueno, está a la vista que acepté para ir a cocinar a Bariloche, y aunque no lo crean, yo sabía que en ese momento estaba tomando una decisión que era para toda la vida".

Es redundante decirlo, pero resulta inevitable: con el tiempo, Martitegui se transformó en uno de los cocineros más cotizados y prestigiosos de la Argentina. Trabajó muchos años con Francis Mallman, viajó e incorporó conocimientos en todo el mundo, y "un día él me dijo "ya está, ya es momento de que hagas algo vos, de abrir tu propio restaurante".

Hoy en día, el restaurante Tegui está considerado uno de los reductos gastronómicos más cotizados de América Latina, aunque el tamaño de sus platos y sus elevados costos también generaron polémicas y controversias, sobre todo en las redes sociales.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig