in

Las hijas de Cinthia Fernández debutaron como youtubers y la rompieron con sus travesuras: su primer video

La modelo les abrió un canal, y las nenas ya hacen de las suyas en el mundo digital.

De tal palo… tales astillitas: Cinthia Fernández les abrió un canal de Youtube a sus tres hijas, y en su primer video las nenas demostraron que son pícaras, traviesas, divertidas y charletas como su mamá.

Para que se den una idea, una de ellas le contestó “queremos ser millonarias” cuando la madre, que hacía las preguntas y manejaba los tiempos del video, querían que dijeran que esperaban sumar seguidores. Mucho más directa, como son la mayoría de los chicos, la nena le habló de billetes.

Cinthia tiene tres hijas fruto de su tumultuosa relación con Matías Defederico: Charis, Bella y Francesca. Hace años las presentó en la tele, cuando las llevó a los programas de Tinelli y Marcelo se hizo un festín con cada una de sus picardías. Ellas corrían por todo el estudio sin reparar mucho en las cámaras y el rating explotaba.

Desde ese momento las nenas demostraron que tienen un enorme magnetismo entre el público, y que desde niñas llevan en la sangre eso que tantos artistas buscan durante toda su vida y muchas veces ni siquiera encuentran: el carisma. Ellas aparecen y a la gente les da ganas de verlas y de divertirse.

LOS VIDEOS DE LAS HIJAS DE CINTHIA FERNANDEZ

Ni lerda ni perezoza, Cinthia Fernández, actualmente panelista en El show del problema y aliada de Mica Viciconte en su eterna pelea con Nicole Neumann, las hizo desembarcar en el mundo de Youtube, una fuente de ingresos bastante generosa e importante para aquellos que tienen éxito en sus canales.

De inmediato, lo primero que hicieron fue lo que hacen todos: pedir likes y seguidores, pues allí está uno de los secretos del éxito en ese tipo de emprendimientos. El otro, claro, es subir contenidos interesantes para que la gente haga lo único que tiene que hacer: apretar el botoncito y mirar los videos.

Hace muchos años, cuando la mayor parte del dinero circulaba de manera “física y presencial”, al ingreso de dinero se le decía “clink, caja” por el ruido que hacían las máquinas registradoras. Pero Ahora, que la plata da vueltas por todos lados sin que muchos puedan verla ¿A la iniciativa de Cinthia se le podría decir “click, caja“, no?

Comentarios