Los famosos veganos copan la farándula argentina: ¡Carne no, verdura sí! – Revista Paparazzi

Los famosos veganos copan la farándula argentina: ¡Carne no, verdura sí!

Parecía una moda, pero no. Artistas, modelos y periodistas se sumaron a la alimentación saludable. ¿Les mejora el sexo? ¿Qué se puede comer? ¿Es muy caro?
TEVE
TEVE

Si fuera cierta la teoría de Alec Baldwin, quien confesó que se potenciaron desenfrenadamente su deseo y su placer sexual desde que dejó de comer carne, la farándula argentina debería ser por estos días una verdadera bacanal de goce y disfrute: en los últimos tiempos, cada vez más famosos locales se han sumado a la ola verde del veganismo y el vegetarianismo. Ninguno se ha manifestado todavía en la misma dirección del actor yanqui, pero ya les llegará el momento. O habrá que mirarlos a la cara y comprobar si es real lo que dijo o estaba vendiendo un poco de humo…

La diferencia entre unos y otros es que los veganos han radicalizado sus hábitos alimentarios y no sólo no ingieren carne de ningún tipo, sino que tampoco comen derivados de los animales, como pueden ser la leche o los huevos. Los vegetarianos tampoco le entran a un asado, a una pata-muslo o a un filete de merluza sin espinas, pero no tienen tanto mambo con los lácteos o los otros productos, ya que no hace falta matar a los pobres bichitos para conseguirlos. Se los somete a una labor, pero no se los manda al matadero. De ahí su “vista gorda” en ese punto.

NICOLE ESTA MUY CANSADA Y FUE CON LOS TAPONES DE PUNTA CONTRA LOS QUE LA CRITICAN.

Nicole Neumann, por ejemplo, empezó siendo vegetariana y recién se pasó al veganismo cuando reforzó su postura a un punto tan extremo que ni siquiera utiliza ropa ni accesorios que en su confección hayan generado maltrato animal. La ex de Poroto Cubero se puede agarrar feo y de las mechas con Mica Viciconte, la actual novia del futbolista, pero ni en sus peores pesadillas se le ocurriría emprenderla contra un animalito.

Es acérrima proteccionista (en su casona tiene una cantidad indefinida de perros, a los que cuida como hijos) y defensora de sus derechos, de ahí que haya llamado tanto la atención que hace poco la encontraran usando un cinturón de cuero. “Al que no le guste, que la chupe”, respondió ella frente al aluvión de críticas. Es tan fanática que creó una marca de accesorios donde se aclara que no utilizan animales para su confección.

El de Liz Solari es un caso parecido al de Nicole en toda la extensión de la frase. Porque en algún momento fue modelo, porque hace yoga, porque defiende fervorosamente la protección animal y también porque comenzó a militar en el veganismo: con su palabra intenta concientizar a la gente acerca de los beneficios de la ideología. “Tenemos que mirarnos a nosotros mismos, y en lugar de llamar salvajes a otros pensar por qué nos sentimos civilizados a la hora de comprar un pedazo de animal muerto o pedirlo en un supermercado”.

“No hay que comer cadáver ni tener uno adentro de tu cuerpo”, es uno de los discursos veganos por excelencia. Más o menos así piensa Gastón Pauls, un muchacho que recorrió buena parte del mundo y se fue cultivando a medida que viajaba. Cuando fue pareja de Agustina Cherri, con quien tiene dos hijos, le transmitió sus conocimientos y ella también se hizo vegana. “Al principio pensaba, qué raro… ¿y ahora qué le cocino a este muchacho? Pero después me fui adaptando y hoy no puedo creer que alguna vez haya comido carne”, cuenta la actriz, que se separó de Pauls pero no de la alimentación “saludable”.

AGUSTINA CHERRI CONOCIO EL VEGANISMO POR SU EX, GASTON PAULS.

La Kloosterboer aprendió de chiquita. “A los 8 años, una tía me enseñó cómo se hacía sufrir a los animales para que nosotros comiéramos. Desde entonces no pude comer más carne. Más tarde me incorporé al veganismo”, contó la reciente madre de Otto. Julieta Díaz, de grande: “En casa comía como vegetariana, por mi mamá, pero cuando salía comía carne. Después ya no, la abandoné por completo”, contó la actriz, que aún no termina de dejar huevos y lácteos pero va en ese camino.

El cantante Axel optó por una vida completamente en “contacto respetuoso” con la naturaleza. Abandonó la gran ciudad y se instaló con su familia en el corazón de las sierras cordobesas, donde consume únicamente lo que produce. Sus hijos no probaron la carne ni tampoco la leche. Dice que es mucho más sano y que la vida mejora.

AXEL TAMPOCO SE ANIMA CON LA CARNE.

Existen los vegasexuales: veganos que prefieren a otros veganos para tener sexo. No aguantan el olor que transmiten aquellos que comen carne, como cuando a una persona cualquiera no le gusta oler al que fuma cigarrillos. Sin entrar en cuestiones de sábanas y dormitorios, Calu Rivero es vegana ciento por ciento. “Me pegó mucho cuando descubrí la crueldad que hay con los animales. No me copa desde lo karmático. Elijo no comer algo muerto ni lo que pueden generar”, expresó ella, siempre con su particular estilo.

La reciente pelea entre gauchos y veganos en La Rural puso el tema sobre la mesa. Las vayainas incorrectas Carolina Losada y Silvina Luna admitieron que desde que dejaron de comer carne y sus derivados les mejoró la piel, el humor, la energía, el vigor y la salud. Alec Baldwin hubiera agregado un punto más, pero ellas no dijeron nada y preferimos no meternos en su intimidad más profunda.

SILVINA LUNA SE RENOVO EN LA ALIMENTACION Y EN LO ESPIRITUAL.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig