in

Luis Ventura reveló un dato desconocido del divorcio de Susana y Roviralta: “No fueron 10 millones de dólares. ¡Fueron 25 los que le pagó!”

El periodista compartió detalles de aquel día de febrero de 1998.

Los años pasan sin embargo la anécdota del cenicero que Susana Giménez (76) le arrojó a su exmarido, Huberto Roviralta, sigue siendo noticia. Aunque ocurrió hace 22 años, en el mes de febrero de 1998, todavía hoy se habla de eso. Y fue en el programa Fantino a la tarde, que conduce Alejandro Fantino en América, que lo recordaron.

Hablaban de la reciente separación de Marcelo Tinelli y Guillermina Valdes, cuando evocaron algunos de los divorcios millonarios de la farándula argentina. Y allí pasaron entonces de la ruptura de Araceli González y Adrián Suar, de la de Emilio Disi y Doris del Valle y, obviamente, de la de Susana y Roviralta.

VENTURA FUE CON TODO Y CONTO DETALLES INEDITOS.

Y Luis Ventura tomó la palabra y reveló un dato hasta ahora desconocido. “El famoso divorciado tiene un periodista haciéndote guardia y un paparazzi debajo de la cama”, comenzó el periodista. “Y qué pasa con esto, cuando vos tenés un paparazzi esperándote o cuando vos tenés una cámara debajo de la cama y ahí tu familia empieza a jugar”, siguió.

“Y quiero aclarar algo, nunca hubo un cenicero, fue una caramelera”

«Fue una separación de 10 millones y medio de dólares en la Argentina y 15 más en Miami, la de Susana y Roviralta. Él cobra eso por el silencio”, lanzó.

SUSANA Y SU HIJA NO QUIEREN SABER NADA CON HUBER.

Y sin bien la propia Susana había dicho en una conferencia de prensa qué ocurrió, Ventura la contradijo. “Huberto me empujó, trató de agredirme y yo me defendí. Le tiré con un cenicero”, dijo Susana y muchos años después su hija, Mecha, se animó a parodiarla.

El periodista explicó cuál fue en verdad el contundente objeto con que le tiró. “Y quiero aclarar algo, nunca hubo un cenicero, fue una caramelera”, lanzó.

«Fue una separación de 10 millones y medio de dólares en la Argentina y 15 más en Miami, la de Susana y Roviralta”

“Quedó en la fantasía popular quedó como un cenicero pero fue una caramelera con punta», detalló.

«Voy a decir una barbaridad pero creo que cuando vio que volaba un objeto, Roviralta se tiró en palomita para cabecear la caja. Con la herida, Daniel Gómez Rinaldi en la puerta, él salió a pasear al perrito», concluyó Ventura.

Comentarios