in

Mirtha Legrand: “Me lavé ocho veces las manos, estoy asustada y mal anímicamente”

La diva retornó a sus clásicas mesazas y, aunque piensa continuar con su programa al aire con el reemplazo de Juana Viale, contó cómo toma los recaudos por el coronavirus.

La diva volvió con una nueva temporada de su programa por la pantalla de El Trece, en un momento bastante especial para la sociedad. Cuando la preocupación de todos tiene que ver con el coronavirus, la animadora no fue la excepción y, si bien el fin de semana siguió adelante con sus mesazas, tomó las precauciones adecuadas.

“Yo estoy asustada, estoy mal anímicamente. Quiero que sepan que cuando entramos nos toman la temperatura a todos. Qué aparato fantástico ese, te ponen así en la frente, creo que en Ezeiza lo empezaron a usar. Me voy a poner un poquito de alcohol en gel, en la mesa también vamos a poner para los invitados. Disculpen esto, parece una cosa muy doméstica, pero es bueno hacerlo”, arrancó explicando la Chiqui sobre los procedimientos de cuidado y sanidad.

Y continuó: “El otro día el doctor López Rosetti indicó cómo hay que hacer. Yo me lavo, eh, ¿ustedes lo hacen también? Ayer me lavé ocho veces las manos, nunca es suficiente. Bueno, perdonen que hago esto tan como de entrecasa, pero bueno, hay que hacerlo, hay que hacerlo. Además, hay menos gente hoy en el estudio, está todo meditado”.

Consciente de la gravedad de la pandemia, la conductora pidió de antemano cenar con Jorge Lanata (59) a un metro de distancia. Pedido que, por supuesto, no sólo se respetó sino que, además, generó alguna que otra broma. “Cuando tengo un solo invitado yo estoy sentada a la cabecera y el invitado está muy cerca porque es el único con el que hablo. Pero a Lanata lo voy a tener a un metro y medio de distancia”, adelantaba Mirtha Legrand (93) sobre los métodos de prevención.

Obviamente, el periodista no pasó por alto esas declaraciones y cuando estaban al aire sorprendió a la conductora sacando una tira métrica y poniendo humor: “Leí en un reportaje que diste que querías estar a un metro y medio mío, así que vamos a medir. Estamos bien, a un metro veinte…”.

Nueva mesa, nuevos cuidados

Al día siguiente Legrand llevó adelante el almuerzo de los domingos al mediodía con una mesa que, fiel a su estilo, contaba con más invitados. Y si bien las sillas entre sí respetaban distancia, en la previa y las tandas los artistas interactuaban con mayor contacto. Y fue en ese marco en el que Mercedes Funes, una de las comensales, le preguntó a Mirtha si le gustaría que hicieran una serie sobre su vida. ¿Qué le contestó la Diva?

“Yo soy una prócer. A los 14 años empecé en Los martes orquídeas. No me gustaría, no. Vos sabés que de mi época quedan muy pocas actrices, casi todas han muerto”, explicó la anfitriona, y remató, “bueno, por el momento te digo que no. No me gustaría, me parece una cosa muy íntima, muy privada. Algo nos tiene que quedar privado, algo de mi vida me tiene que quedar. Aunque es transparente mi vida, no estoy ocultando nada desagradable, pero que me dejen eso, que me dejen mi vida”.

Ese es su deseo, pero sin dudas más de setenta años de trayectoria ameritan un reconocimiento por parte de la industria artística nacional. Hoy, Juana Viale tomó la posta. Pero con Mirtha, el regreso es posible en cualquier momento.

Comentarios