Nicole Neumann desafía en la cuarentena: “Me cargaban por el barbijo y ahora es obligatorio. Yo sí que fui una militante” – Revista Paparazzi

Nicole Neumann desafía en la cuarentena: “Me cargaban por el barbijo y ahora es obligatorio. Yo sí que fui una militante”

La rubia tiene algo de razón: fue una de las primeras en usar el “tapaboca” en los medios, y recibió algunas burlas. Hoy todo el mundo anda en la calle con uno: lo que se dice una precusora.
TEVE
TEVE

Curiosamente a ella, la precursora del uso del barbijo en la farándula, nadie “le tapa la boca”. Más bien todo lo contrario. Hace muchos años que Nicole Neumann dice lo que siente y piensa. En todos los temas: en la alimentación, en su vida, en la cambiante relación con sus padres, en los idas y vueltas que tuvo con su hermana Geraldine y ni que hablar de los permanentes escándalos en los que se vio envuelta con Poroto Cubero desde que rompieron la relación que los unió por diez años.

Fue ella, pionera como cuando era una adolescente y ya la rompía en las pasarelas –aunque eso le valió una tonelada de críticas a la mamá–, cubriéndose sus labios y su nariz para salir a la calle. Las fotos dieron la vuelta al país y provocaron, en muchos casos, comentarios hilarantes y hasta algunas burlas. Ahora el barbijo es obligatorio en casi todo el país. Una vez más, la rubia saca pecho.

Y con motivo: “Yo sí que fui una militante del barbijo. Y pensar en todas las cargadas que me hicieron cuando fui la primera en usarlo y ahora todos esos que me decían cosas y se reían de mí lo van a tener que usar, les guste o no. A ver, yo decía: ‘No puedo creer que no se estimule el uso sel barbijo si estamos ante una enfermedad que está matando a un montón de gente en todo el mundo, entonces mejor cuidarse de más que de menos’. Por eso empecé a usarlo y enseguida vinieron las cargadas. Pero ahora ya vemos”.

Las cargadas, para la modelo y actual panelista de Nosotros a la mañana, en El Trece, no son nuevas. “A mí me hacían bullying desde que iba al colegio”, confesó en Agarrate Catalina, el programa que todos los sábados conduce Catalina Dlugi en AM 1110.

“O porque era la más alta o porque decían que era linda, siempre era motivo de comentario. A mí me tiraban avioncitos: los chicos de los grados superiores para declararme su amor, pero las nenas que iban a mi curso para declararme la guerra. Además, yo era re tímida y todo me lo llevaba para adentro. Así que estoy un poco acostumbrada a que se burlen de mí. Igual, estoy grande y todo, pero siempre duele que te digan algo feo”, agregó.

Nicole trabaja durante la cuarentena –los medios de comunicación son uno de los rubros exceptuados del aislamiento obligatorio– y quizás por eso no entiende el parate de la justicia.

“No puede ser que los abogados y los jueces no tengan algún método de trabajo remoto. No lo puedo entender. En mi caso, por ejemplo, hubo gente que creó sus propias reglas y decidió que el lapso para tener a sus hijas, que era de 5 días, pasara a ser de 12 días por decisión propia y sin consultar a nadie. Fue muy angustiante ese lapso en que no las pude ver, encima encerrada y sin poder salir de casa. Hasta llegué a preguntarme si volvería a verlas algún día, y eso me puso muy mal. Es una barbaridad lo que hacen esos padres que demonizan a las madres de sus hijos y ponen a los chicos como objeto de castigo. Es espantoso, desalmado y poco empático”, dijo.

Aunque no lo nombró porque el bozal legal puede imponerle una fuerte multa, es evidente que se estaba refiriendo a Cubero, el padre de sus tres nenas. “Es muy complicado que entienda. ¿Cómo hacés entrar en razón a alguien que siempre tergiversa la realidad? Ya está, qué batalla estás librando contra la madre de tus hijas. Hace cuatro años y medio que estamos así, ya intenté todas las posturas y no hay caso”, finalizó Nicole, furiosa.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig