Todas las internas de la fiesta de Paparazzi en Carlos Paz – Revista Paparazzi

Todas las internas de la fiesta de Paparazzi en Carlos Paz

TEVE
TEVE

A pocos días de comenzada la temporada en la villa, la fiesta Paparazzi desembarcó y dejó huella. Bajo un cielo soñado, despejado y con agradable temperatura, la disco Keops abrió sus puertas para compartir un encuentro a pura risa, glamour y chismes, en el límite de la salida de Carlos Paz con la ruta que comunica la localidad con Córdoba Capital. Cientos de curiosos de todas las edades con ganas de disfrutar de la noche ingresaron al boliche por la entrada principal para ser testigos directos de un evento que tuvo todos… ¡pero todos los condimentos! Pasada la una de la mañana, las celebridades empezaron a llegar al lugar por el acceso VIP y, después de posar para una foto de look, se instalaron en un salón especialmente acondicionado para que fueran protagonistas de una velada única. Sushi, bandejeos con distintas opciones en mariscos, pizza en variedades de sabores acompañados por tragos y champagne oficiaron de menú para los famosos que quisieron “hacerle frente” a la salida de los teatros, porque habían tenido doble función. Marcelo Polino, Adabel Guerrero, Cecilia Milone, Nazareno Casero, Lourdes Sánchez, Nito Artaza, Sol Pérez, Noelia Marzol, René Bertrand, la Tana Alan, Mirian Lanzoni, Claudia Ciardone, Pamela Sosa, Celeste Muriega, Gustavo y Tamara Garzón, Adriana Aguirre y Ricardo García, Rocío Robles, Belén Giménez, Cinthia Fernández, Divina Gloria, Belén Pouchán, Edda Bustamante y Pablo Rago fueron algunos de quienes dijeron presente para darle vida a la celebración más divertida. Y entre charla y charla, y pasos de baile, el elenco de las Extinguidas y Como el culo fueron los que más se destacaron a la hora de mover el esqueleto al ritmo de la música de moda. Hasta que la paz dejó de reinar…

La tapa del conflicto. Mientras el público presente disfrutaba de un show en telas y alturas de la mano de bailarines profesionales, las tres de la madrugada fue la “hora clave” que reunió a los elegidos para la portada –a quienes se buscó especialmente por el VIP y se los acercó hasta un apartado contiguo destinado especialmente para la ocasión– de la revista… ¡y se “armó” el lío! Después de buscar y apostar a la mejor opción para que todos sus integrantes se luzcan en igual medida, el fotógrafo hizo varias tomas con el fin de retratar las mejores poses, sonrisas y miradas. Pero al terminarse dicho objetivo, en el lugar irrumpió Cinthia Fernández –a quien también se la había rastreado especialmente por el recinto, sin éxito– “ofendida” y con comentarios despectivos y poco amigables porque no estaba incluida en la importante foto. Sin embargo, el equipo de trabajo le hizo una imagen aparte, dejando de lado el exagerado divismo que demostraba la integrante de Mahatma, a quien se la convocó a la fiesta cinco días antes, y quien respondió a la invitación de Paparazzi el mismo día de la velada, después de repreguntarle en más de una oportunidad si podía confirmar su presencia en el evento y para la foto de portada. Sumado a esto, un hilo muy finito separó a Sol Pérez y a Noelia Marzol de no terminar a los gritos. Ubicadas en la foto a la misma altura, Noelia se encargó de decir “por lo bajo” cosas de Pérez que ella llegó a escuchar y que no le cayeron para nada bien. ¡Tranquilidad, por favor!

A falta de uno, dos, tres, cuatro… Después de la foto de la portada, las modelos que participaban del desfile fueron acercadas hasta los camarines, detrás del escenario, para que se cambiaran, retocaran sus maquillajes y peinados y estuvieran listas para salir a la pasarela. Y fue entonces cuando el conflicto se presentó entre las diosas sexis, especialmente entre Pamela Sosa y Rocío Robles, que casi terminan en malos términos. Un problema de vestuario desató la bronca entre las chicas, que se dijeron de todo menos linda en la previa al desfile. Previa que duró cerca de veinte minutos y que no tuvo desperdicio alguno. La disputa incluyó la hipótesis de que Sosa se había “robado” la indumentaria de la pasada de Robles porque, según la ex de Thiago Griffo, la trikini roja que tenía puesta Pamela era para ella. Molesta, a Rocío no la convencía ninguna de las otras opciones que se le ofrecían, hasta que Sol Pérez, colega generosa, que se estaba terminando de alistar para cerrar la última pasada, le cortó un short para que se sintiera a gusto e hiciera su pasada. Con paciencia y buena voluntad, Pérez y una representante de la revista se encargaron de que la morocha se relajara y aceptara ser parte del desfile, tal cual estaba previsto… ¡y finalmente aceptó! Incluso, Sol tuvo la generosidad de ofrecerle compartir su look, y Pouchán lo mismo, ellas aportaron su granito de arena positivo para que la ex nuera de Gladys la Bomba tucumana fuese de la partida y no se quedara afuera de las pasadas. A pesar del enojo, la diferencia es que Sosa había confirmado su presencia una semana antes, y Robles lo hizo en las horas previas a la fiesta. Y, como si fuese poco, las chicas optaron por “separarse” en dos bandos, como quien no quiere saber nada con el otro grupo, y procura tomar distancia. Ciardone, Sosa y Muriega, por un lado, y Sol, Robles y Pouchán por el otro. Las nuevas generaciones de curvilíneas y las clásicas no querían compartir más que lo justo y necesario –incluso, por momentos, las “clásicas” se apartaban en un pasillo que oficiaba de patio para evitar el contacto–, y así fue hasta que cumplieron con cada una de las salidas y posaron para la foto final de las pasadas, bajo el ala de Ponte de Pie, JC Moda Patio Olmos y Blessing de Vero Da Sil, de Río Cuarto, conducido con todo el carisma de René Bertrand y Mirian Lanzoni. Y aunque el desfile se pudo terminar desarrollando, no fue un bálsamo. Terminado el despliegue sobre la tablas, las chicas no se conformaron con los cruces que ya habían tenido y siguieron el conflicto mientras continuaba el festejo, al ritmo del show de Naty, telonera de la gran presentación que coronó el encuentro. Banda 21 ofreció un despliegue a pura animación y baile, que no permitió que ninguno de sus testigos se quedara quieto, hasta que llegó el amanecer. Claro, no sólo los invitados se “prendieron” a intercalar pasos sino los famosos, que aprovecharon el encuentro para reunirse como integrantes de la colonia artística que son y bajo ese espíritu festivo, le sacaron el “jugo” al cruce cara a cara. Un brindis por las charlas, el baile y las sonrisas que se pudieron concretar. Un brindis por un nuevo festejo de Paparazzi, que ofició de epicentro de reunión. Y un brindis por muchas celebraciones más. ¡Hasta la próxima! 

Las diosas de Carlos Paz

Las diosas de Carlos Paz

Los elencos de Carlos Paz

Los elencos de Carlos Paz

La favorita del público

La favorita del público

Más información en paparazzi.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig