Vicentico y un look un tanto extraño: ¿se le volaron las chapas o qué se hizo en la cabeza? – Revista Paparazzi

Vicentico y un look un tanto extraño: ¿se le volaron las chapas o qué se hizo en la cabeza?

TEVE
TEVE

Le habrá contado, de chiquito, de un gol de Scotta o de un penal ejecutado por el tucumano Albrecht antes que de un disco de Los Beatles o de un temazo de los Stones. Lo habrá llevado primero al Nuevo Gasómetro –y le habrá hablado del viejo, el de Avenida La Plata– y recién después, mucho después, a un recital en Obras. Le habrá comprado la camiseta azulgrana postergando a las de John Lennon o a la de The Doors. Le habrá sugerido “pegale como el Beto Acosta” antes de aconsejarle “tocala como Jimi Hendrix”. Le habrá enseñado, por supuesto, de música. Imposible no hacerlo tratándose de quien se trata.

Pero acá también seguro que le hizo escuchar de movida “mirala qué linda viene, mirala qué linda va” y recién después le tarareó “siempre habrá vasos vacíos”, o “carnaval toda la vida”, o “si tú quieres bailar, sopa de caracol”. Aunque el refrán dice “Cría cuervos y te sacarán los ojos”, Vicentico se le puede parar de manos y gritarle: “Yo críe cuervos y soy un tipo feliz, muy feliz, de andar por la vida con mis cuervitos”. El cantante y su mujer, la actriz y ahora directora de cine Valeria Bertuccelli, tienen dos pibes, Florián (23) y Vicente (11). El más grande le salió fana de San Lorenzo como él, y cuando van a comer en familia, aunque la mami se queje un poco, se pone la del Ciclón hasta para ir a los restaurantes más paquetes. Pasa que el drepa lo consiente. Porque siente por dentro, bien en la sangre, en lo más profundo de su ser, que le dio la mejor educación, la mejor crianza y la mejor herencia que un padre le puede transmitir a su hijo. 

 

Más información en paparazzi.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig