in

Ayelén Paleo: “Si me pongo de novia, me gustaría que fuera para casarme pronto y…”

La bailarina y vedette la rompe en Villa Carlos Paz, encabezando el espectáculo La revista de Cocodrilo. Soltera, tranquila y sin apuro, confiesa sus ganas de vestirse de blanco y convertirse en madre muy pronto.

Si bien irrumpió en el medio artístico siendo muy joven –al poco tiempo de haber terminado el secundario–, por su talento y profesionalismo supo atravesar escándalos y mantenerse entre las vedettes más importantes. Por tercer año consecutivo encabeza La revista de Cocodrilo y, mientras se encuentra haciendo temporada en Carlos Paz, se hace un tiempo para ir al gimnasio y posar súper sexy en minúsculos trajes de baño.

“Estamos felices. Ésta es la primera temporada que venimos a hacer teatro a Villa Carlos Paz. La gente nos recibió espectacular y el boca a boca fue increíble. Tuvimos diez nominaciones, varios premios Carlos. Es la tercera vez que trabajo con este elenco. El año pasado fue en Mar del Plata, ya son parte de mi familia. Es un orgullo que siempre me elijan como vedette de este espectáculo”, arranca Ayelén Paleo (29) desde las sierras cordobesas.

-Ya no hay tanto teatro de revista y vedettes…
-En Carlos Paz la revista es lo original, la propuesta diferente para el púbico, porque lo que predomina son las comedias. Traerla es innovador, pero teníamos miedo de que no gustara por ser una oferta distinta. Pasan los años y cada vez hay menos vedettes y menos preparadas.

-Te gusta mucho viajar y hacer playa con amigos. Postemporada, ¿ya hay planes?
-En marzo me gustaría hacerme un viajecito a Miami y después iré viendo las propuestas porque tengo muchas ganas de hacer teatro en Buenos Aires durante el año. Estoy programando el 2020, pero un viaje me hago para tomarme vacaciones postemporada.

-Cuando hay muchas mujeres, a veces hay competencia o peleas. Como en el caso de Sol Pérez y Mónica Farro que se pelearon fuerte.
-La verdad es que me llevo bien con todas mis compañeras, nunca tuve un problema. Pasamos mucho tiempo juntas, tanto en el trabajo como en los ensayos, y lo mejor es llevarse bien. Son amigas, compartimos, salimos, comemos, charlamos, me llevo bárbaro y me gusta que ellas se sientan cómodas.

-¡Tenés un lomazo! ¿Cuesta mantenerlo?
-Tengo la constancia, desde que soy chica, de salir a correr e ir al gimnasio. Acá bajé un poco de peso por el traqueteo de hacer dos funciones, que es mucho desgaste. Me acuesto tarde. Me doy todos los gustos, como lo que quiero, a veces de más (se ríe). Me gusta salir, disfrutar. No me privo de nada, pero trato de compensar con gimnasia porque estoy muy expuesta, en la tele y el teatro, espacios donde se muestra el cuerpo. Siempre estoy igual. Doy consejos desde mi persona y ciertos tips cuando me consultan en Instagram.

-¿Sentís que lograste todo lo que te propusiste o te quedan cosas pendientes?
-Me encantaría a futuro producir un espectáculo, seguir con el baile, pero también me gustaría formar una familia. Primero hay que conocer a una persona. Me separé el año pasado en marzo y me acostumbré a estar soltera, pero nunca estoy sola, sola. Siempre me gusta estar acompañada, conocer a alguien y compartir. Ahora estoy soltera, no de novia. Me gustaría que el próximo novio fuera para estar tranquila, apuntar a casarme. Estoy por cumplir 29 años dentro de poco. Esas cosas se dan. Casarme y tener hijos está en mis planes, pero creo que eso se va a ir dando con el tiempo. No es que quiero que a los 32 se dé. Esas cosas llegan y tengo ganas de vivirlas, de formar una familia. Mientras tanto sigo disfrutando, saliendo con mis amigas y pasándola bien.

-¿Qué tiene que tener un hombre para enamorarte?
-Eso es indiferente. Me gusta quien me gusta, no importa si es más chico o más grande que yo.

-En temporada, ¿sos de salir o hacés vida tranquila?
-Mucho no salgo a bailar. Sí fui a algunas fiestas, pero como salimos muy tarde de la segunda función, si vamos a comer terminamos casi a las 5 de la mañana. Prefiero acostarme para no levantarme tan tarde al otro día, ir al gimnasio, aprovechar el sol. Aunque a veces me cuesta eso también y duermo todo el día. Y las cosas diarias, como ir al supermercado, también tengo que hacerlas.

Comentarios