Evelyn Santichia: “Una rubia puede calentar, pero las morochas enamoramos a los hombres” – Revista Paparazzi

Evelyn Santichia: “Una rubia puede calentar, pero las morochas enamoramos a los hombres”

Se hizo famosa por su pelea con Mónica Farro, quien viajó a México con Daniel, su misteriosa pareja, y vuelve a arremeter contra la uruguaya: “Ya está grande y va de fracaso en fracaso”.
DIOSAS
DIOSAS

"¿Quién es esa morocha que está diciéndole todas esas cosas a Mónica Farro?” La pregunta que se hicieron miles de argentinos toda esta semana encuentra respuesta, una vez más, en Paparazzi: aquí está, para descubrir su piel y además sus pensamientos, Evelyn Santichia, protagonista de los móviles y uno de los escándalos más furiosos de 2019.

Evelyn tiene 30 años y está en pareja, hace 5, con Daniel, de 54. Trabaja en Internet: pone una camarita delante de su cuerpo y a medida que la gente paga se va quitando la ropa. Cuanto más dinero ponen los que están del otro lado, más prendas salen de su cuerpo.

También en una compu empezó el bochornazo. Evelyn descubrió a través de las redes sociales que Daniel había viajado a México con Mónica Farro (43), a quien producirá en el verano en una obra de teatro. Ahí arrancó un problemón que encuentra continuidad, cuándo no, en estas páginas. De medidas y movimientos híper sensuales, tan caliente para hablar como para seducir, Evelyn aceptó la invitación para protagonizar una producción de alto voltaje. Y unas declaraciones que mamma mia…

“Esta señora –como llama a Farro a lo largo de toda la entrevista– disfrutó a mi pareja durante siete días, pero tiene que saber que yo lo tengo conmigo hace cinco años, todos los días. Tiene que saber que a mi pareja no le gustan las señoras mayores, y mucho menos rubias. A ella hace rato se le pasó el cuarto de hora, y además viene de fracaso en fracaso”, disparó sin titubeos.


“El le mintió a ella en todo… y la pobre se la comió. Daniel sólo quería joda siete días, y después de tenerla volvió a casa conmigo. Es así de sencillo. Corto y contundente. Como dice la Nannis, hay dos clases de mujeres: las que somos parejas de los hombres y las sacaleches”, agregó.

En vez de agua, Evelyn siguió tirando nafta al fuego: “El jamás podría estar con una mujer como ella porque se prendería fuego como un pucho. El es una persona seria, por eso quería ocultar mucho esta aventurita pelotuda que se mandó, porque sería una vergüenza por sus colegas y por su familia. ¿Sabés qué quemo que es mostrarse con alguien así en el mundo empresarial? Daniel no es boludo… por algo tiene todo lo que tiene… quiso pasarla bien y chau. No se imaginó que yo iba a enterarme de todo, y hoy en día no sabe cómo hacer para que lo perdone y volver a estar como antes”.

Siempre en pie de guerra en contra de la Farro, la “chica de Internet” remarcó: “Las rubias pueden calentar, pero somos las morochas las que enamoramos y nos quedamos con los hombres. Eso es lo que pasó acá. Esta señora va de fracaso en fracaso, ¿qué puede opinar de mi relación? Por favor, que no hable más de nosotros, que acá no tiene cabida”.

“La que quiere estar con Daniel es esta señora, por favor, se ve a la legua eso… y encima el marido de la señora, ¡qué tipo raro! O es un dormido o hay algo más atrás de esa postura, porque si no, no se entiende. Está claro que su mujer quiere a mi pareja, pero no va a tener suerte. Te cuento más: cuando encaré a Daniel me dijo: ‘Mirá si te voy a dejar por esta señora, Ni en pedo, ¿estás loca vos? Esto es únicamente laboral, ella no es mi tipo, mi tipo de mujer sos vos’”.

“Quiero cortar con todo esto porque esta señora se engancha en todas. Ella, que se ubique en su palmera, que haga la obra y sea notera, que va a ganar dos pesos con cincuenta, y sea feliz. Qué sé yo si ella se metió por interés, pero Daniel es un empresario y el marido de ella es un gimnasta, y ya sabemos que por la plata baila el mono. No es difícil darse cuenta de qué es lo que le interesa a la señora”.

“Para que sepa la señora –agregó, furiosa y sin dar tregua–, nosotros no estamos separados, como dijo. Estuvimos un poco distanciados porque yo tuve mal de salud a mi mamá, y después él, a su papá. Seguimos juntos. Es más, con Daniel vamos a viajar a Nueva York para superar este mal momento que nos hizo pasar. Y no sólo eso: allá nos vamos a comprometer para seguir juntos y empezar lo nuestro otra vez de cero. Como si esto no hubiera existido. Un poco porque para mí es precisamente eso: esta señora no existe”.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig