in

EnojadoEnojado LlantoLlanto TernuraTernura DivertidoDivertido AmorAmor Dios Mio!Dios Mio!

Alejandro Fantino: “Tulum te limpia el alma y la mente”

El conductor y la modelo disfrutaron de un viaje a puro romanticismo, naturaleza y relax. Pararon en un hotel ecológico y recargaron pilas en un polo energético.

A cualquier altura del año, un descanso siempre es bienvenido. Y sobre todo si es en la recta final de un ciclo de trabajo y hay que finalizarlo con las mismas energías con la que se lo comenzó. Deseoso de descansar de todo y de todos, Alejandro Fantino (48) eligió uno de los destinos más exóticos del mundo para relajarse días y noches. Enamorado, feliz y aplomado en su relación con Coni Mosqueira, decidieron compartir el viaje de a dos.

Con las valijas hechas y en absoluto plan de alejarse de la rutina que impone el día a día, el conductor de Animales sueltos (en las noches de América) y la modelo partieron rumbo a México con destino final Tulum. En una de las ciudades caribeñas más paradisíacas, le hicieron honor a la naturaleza de la que se vieron rodeados y aprovecharon desde el primero hasta el último minuto en el lugar.

Alojados en un hotel ecológico donde cada rincón era sinónimo de arte y una experiencia visual nueva, la pareja disfrutó de días a puro sol, desde los primeros momentos del día hasta que Febo se ocultaba, del mar y sus aguas con delfines, de la comida saludable pero con sabores exóticos y de la intimidad, lejos de los compromisos, horarios a cumplir y obligaciones que no les permiten, durante el año, compartir veinticuatro por veinticuatro.

Los 21 años de diferencia entre los tórtolos tampoco importaron a la hora de compartir el viaje, muy por el contrario fueron el justificativo perfecto para dedicarse lindos momentos de amor, romanticismo y caricias a la luz del día o de la noche, mientras bronceaban sus curvas marcadas.

Agua pato

El periodista capitalizó, entre otras cosas, el beneficio de estar en contacto con el agua salada de Tulum que, a su criterio, “limpia el alma y la mente”, de un campo energético positivo resumido en un ojo de mar (portal donde se limpió de lo negativo y pesado que le llega, como ser envidias y malas vibras, para darle paso a la energía limpia y buena), donde dejó, entre las ramas, un escrito con buenos deseos.

Y, como si fuese poco, el comunicador también conectó con la sanidad desde el deporte. Aunque el lugar no tenía maquinaria de última generación a disposición, Ale aprovechó los recursos naturales con mecanismos de entrenamiento hechos a base de sogas y maderas para cumplir con una rutina deportiva que tan bien le hace. “Fuimos a descansar un poco, sin culpa”, resumió a su regreso, con las pilas recargadísimas. ¡Hasta la próxima escapadita!

Escrito por Noelia Santone

La dura historia de La Queen: “Mis padres me abandonaron al nacer y me crio una enfermera”

05:36

La contundente desmentida de Flor de la Ve: “Lloren chicos, pero…”