in

EnojadoEnojado LlantoLlanto TernuraTernura DivertidoDivertido AmorAmor Dios Mio!Dios Mio!

Ivana Nadal: “Desde hace un mes baso mi alimentación en la dieta cetogénica”

La modelo y conductora luce músculos de acero y una figura con sensuales curvas. Cambió la manera de entrenar y de alimentarse, y eso la llevó a verse distinta desde lo físico.

Desde el primer día que apareció en los medios cautivó con su simpatía, esa sonrisa contagiosa y su belleza. Fue escalando y hasta se ganó en buena ley el mote de “morocha perfecta”, apodo que le puso el Chino Leunis cuando compartieron Escape perfecto, por Telefe. Sin embargo, y más allá de que siembre encandiló con sus curvas, Ivana Nadal (28) se propuso, durante este último tiempo, enfocarse más de lleno en cuidar su cuerpo, y los resultados están a la vista.

–¿Qué tipo de entrenamiento hacés?
–Estoy entrenando en Bigg, que tiene una variedad de entrenamiento y es lo que más me funcionó hasta ahora. Entreno con Ignacio Alsogaray, es un profe que sabe bocha. Le dedico seis veces por semana entre una hora y una hora y media, más una hora de yoga. Descanso el domingo nada más. Sigo haciendo fierro, con barra, levantamiento, pesos muertos, sentadillas, también salgo a correr, hago ejercicios más aeróbicos, sin peso. Ahora estoy de vacaciones con mi amiga Josefina, nos vinimos a festejar su cumpleaños a Arraial, al hotel Orlanova, y entreno igual, todos los días, pero más corto y buscándole la vuelta porque no tengo un gimnasio. La idea es hacer entrenamientos distintos todos los días, para que el cuerpo reaccione mucho mejor y no se acostumbre a una sola cosa.

–¿Cambiaste la alimentación?
–Sí, estoy basando mi alimentación en la dieta cetogénica, que lo que trata es de comer todos alimentos bajos en carbohidratos y altos en grasas y proteínas. Cuando vos entrenás, el cuerpo produce cetosis y utiliza esa grasa para generar energía mental y física. Por eso se busca no consumir carbohidratos, porque no se queman. Si consumís carbohidratos y encima alimentos altos en grasa, vas a engordar porque no se produce la cetosis. Desde que la hago siento que rindo mucho mejor en el entrenamiento.

–¿Cómo surgió hacer el cambio y hace cuánto?
–Hace un mes, más o menos. O sea hace cuatro años que voy al gimnasio a entrenar de verdad y no a hacer sociales, lo que pasa es que hasta hace un mes el plan que tenía en la cabeza era ir al gimnasio y hacer la típica dieta. Empecé a ser consciente de mí misma, porque todo el tiempo estaba como ahí, pendiente de un tiempo estar bien, otro tiempo no tanto. Sentí que me estaba haciendo mierda el cuerpo y me estaba volviendo loca. Esto que hago siento que se puede tomar como un tipo de alimentación y no como una dieta, hacer dieta muchas veces te lleva al fracaso porque no aguantás. Es como ser vegano o vegetariano si se quiere, me refiero a que llevás una forma de alimentación. Miro qué como, bajé muchísimo la cantidad de alcohol. Antes, los fines de semana era pizza con cerveza. Ahora no.

–¿Te enfocás en alguna parte en especial?
–Con el entrenamiento que hago laburás todo el cuerpo, siempre me obsesionaron la cola, las piernas y la panza. En cambio la espalda y los brazos los tenía en segundo plano… pero ahora veo un gran cambio en mi panza, en los brazos y en la espalda.

–¿Qué ves cuando te mirás al espejo?
–Bueno, me pasaba que yo me veía mejor de lo que estaba. Hace un tiempo hice una campaña de ropa interior y ahora veo las fotos y me quiero matar. Ahora estoy sesenta veces mejor. Ahora me veo, y si bien quiero más, me siento más cómoda caminando, sentándome sin fijarme de qué manera ocultar el rollito. Encima, en las redes sociales la gente se la pasa diciéndote tantas cosas lindas que empezás a vivir esa realidad.

Escrito por Ever Correa

Morena Rial: “Nos reconciliamos, sólo que esperamos para…”

La movida solidaria de Miriam Lanzoni: “Para las mujeres que sufren violencia daré…”