Así fue el casamiento de Carolina Haldemann – Revista Paparazzi

Así fue el casamiento de Carolina Haldemann

ROMANCES
ROMANCES

Se conocen hace siete años, cuando él se acercó con su grupo de amigos a ella, en una tarde playera. Y ese encuentro fue el puntapié inicial de una historia de amistad y amor que terminó en casamiento. Carolina Haldemann (32), periodista y actriz, se unió bajo la ley y la religión con Emanuel Fernández Bollini (39), contador y empresario. “Cuando nos conocimos, él estaba de novio y yo con mis historias, y así fue por largo tiempo más, donde fuimos amigos. Pero hace un año y medio, ya lo dos solteros, nos fuimos a cenar juntos… ¡y terminamos en Río de Janeiro!”, recordó, emocionada. “Su sueño era irse a un aeropuerto y tomarse un vuelo a cualquier lugar, con lo puesto, y lo hicimos. Y, cuando volvimos, lo empecé a ver de otra manera”, agregó. “A las dos semanas, le pedí que fuera mi novio. A los tres meses nos fuimos a vivir juntos. Y, meses después, en una ciudad nudista del sur de Francia, me propuso matrimonio. Por eso siempre quisimos casarnos en la playa”.

 

Como testigo, el sol. Caro y Ema se hicieron una escapadita a la Costa Atlántica para elegir la zona donde se concretaría su sueño. No quería un salón, para que la fiesta no tuviese un horario de finalización. Y en la búsqueda encontraron Chacras del Sur, en Mar Azul. Primero, como es la costumbre, concretaron la unión civil, en un altar a orillas del mar, donde ella se lució con un diseño de Hesa. Los novios llegaron en un camión arenero, y los invitados los esperaban vestidos de blanco. Luego vino el festejo en el Chiringuito, donde bailaron hasta la madrugada, con cerveza artesanal hecha para la ocasión, en botellitas etiquetadas con el nombre de los flamantes marido y mujer.

 

Amoroso sello. Al otro día, a las seis de la tarde, el padre Pablo, de Villa Gesell, los bendijo con una ceremonia cortita y sentida. Nuevamente, el mar, la playa y el atardecer acompañaron una velada soñada, planificada desde el primero hasta el último detalle, para cien invitados. La novia lució más hermosa que nunca con una pieza hecha por las propias manos de su madre, al igual que la decoración, algo súper significativo para la comunicadora. Y, a la hora de la party, compartieron un lunch que incluyó bandejeo de lomo al champiñón y pernil, pizzas y mesa dulce, mientras movían sus esqueletos. Y la coronación de la noche la dieron los fuegos artificiales y el lanzado de globos de papel con deseos. “Los dos queríamos una boda relajada, que sea una verdadera celebración, nada ortodoxo ni estructurado. Cumplimos a rajatabla lo que queríamos: disfrutarla”. ¡Felicidades!

La periodista se casó en la playa

La periodista se casó en la playa

Carolina Haldemann en su boda playera

Carolina Haldemann en su boda playera

Carolina Haldemann y su fin de fiesta

Carolina Haldemann y su fin de fiesta

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig