El millonario que enamoró a Yanina Screpante, la ex del Pocho Lavezzi – Revista Paparazzi

El millonario que enamoró a Yanina Screpante, la ex del Pocho Lavezzi

La ex del Pocho Lavezzi dio vuelta la página y, a pocos meses de separarse del ex delantero de la Selección, se mostró súper enamorada con un misterioso joven. Playa y mimos, para volver a empezar.
ROMANCES
ROMANCES

Fue una de las mujeres más codiciadas por sus pares. Yanina Screpante (36) salió más de ocho años con Ezequiel Lavezzi (34) y adquirió un grado de popularidad que difícilmente le hubiera dado en algún momento su glamorosa profesión de diseñadora. En los programas televisivos e incluso en la calle, la gente ya la reconocía como “la mujer del Pocho”, y eso le permitió posicionarse en un sitio privilegiado para las miradas de muchas botineras.

Obviamente, transitó ese período rodeada de lujos y codeándose con los contactos top que el fútbol de alta competencia suele proveer, pero, sin embargo, cada tanto quedaba expuesta por las andanzas de su pareja. Sí, porque ya era casi moneda corriente que el ex delantero de la Selección argentina había sido visto con otra mujer en circunstancias con olor a engaño.

Frente a esos rumores o a veces imágenes bastante elocuentes, Yanina supo, como se dice comúnmente, “manejarlo”, y logró sostener el vínculo aprendiendo a convivir con las versiones de infidelidad. Hasta que finalmente el noviazgo concluyó. Se acabó el amor y cada uno tomó su camino, quedando unidos únicamente por diferencias económicas y los reclamos típicos de estos casos.

Fue el final de una historia conocida y sólida, pero con cierto costado superficial en sus últimos suspiros. ”Fueron años increíbles de esta historia. Años marcados por aprendizajes, momentos únicos e infinidad de recuerdos que serán eternos en mi corazón. Por siempre agradecido a todos los que me acompañaron en este camino. Con mucha emoción, me despido de la etapa más linda que me dio la vida. ¡Fui muy feliz! Un abrazo”, fue lo que escribió la diseñadora para blanquear su separación del futbolista.

Lejos de caer en nostalgias, Yanina aseguró que “lo quiero un montón, pero no lo extraño al Pocho. Por eso no estoy enojada con todo lo que me hace. No lo voy a incendiar, porque tengo códigos. Pero desde que no estamos juntos se está comportando diferente que como lo hizo durante ocho años”.

Y explicó que “el motivo de ruptura fue su mente. Es heavy. No lo voy a decir. Pero decidimos separarnos porque no daba para más. El dice que sigue enamorado de mí, pero después se comporta de otra manera”.

Igualmente, Yanina prefirió quedarse con la parte más noble de Lavezzi, sin obviar que esperaba mucho más de él como ser humano: “Era muy generoso conmigo, pero ya no lo es. Me separé y le dije: ‘Dejame el departamento y algo de guita hasta que arranque’. Sólo quería un techo. Pero me dijo que no. Todo está a nombre de él. Cree que no me corresponde nada. No sé si se lo dice su abogado. Por ahí piensa que así voy a volver. Pero yo también tengo una abogada. Estuve ocho años con él. No esperaba esto”.

Y detalló: “Yo quería casarme, porque creo en esa movida. Y no trabajé porque él no quería”. Ahora parece que Yanina encontró, realmente, al hombre que soñaba. Alguien más terrenal que, de acuerdo con sus palabras, “se lo pedí al universo y me lo mandó”. Por el momento se conoce el nombre de su novio (Federico Rozas), que no pertenece a los medios, que no es deportista y que es empresario de muy buen pasar y vive en la zona norte. Es, simplemente, alguien terrenal.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig