Guido Kaczka festejó su aniversario de casado revelando curiosas anécdotas – Revista Paparazzi

Guido Kaczka festejó su aniversario de casado revelando curiosas anécdotas

ROMANCES
ROMANCES

conductores que hicieron años de escuela, se diplomó en esa facultad llamada prime time y se mantiene en pantalla y en la radio con sumo éxito. Pero eso significa que no pare un minuto… literalmente hablando. De la radio al canal, la rutina le impone un ritmo que no le permite desconectarse de los compromisos laborales. Pero para quien ama lo que hace, por más cansador que le resulte, la sonrisa nunca deja de aparecer. Y así es como se muestra a la salida de la radio, cuando termina de hacer No está todo dicho, en FM 100, y camina hasta su auto para continuar con las actividades. Claro, aunque le reste mucho del día, siempre se hace tiempo para compartir con su gran sostén, sus tres hijos, RomeoBenjamín Helena, y su esposa, Soledad Rodríguez, con quien acaba de cumplir el primer año de casado.

 

Es que para el presentador, como para muchas otras personas, el amor del seno familiar es lo que marca la diferencia. Y el propio Guido hasta lo reconoce en pantalla. Desde sus programas, cada vez que quiere, surge o considera necesario, hace hincapié en la importancia que tienen los vínculos, los lazos de sangre y suele remontarse a las costumbres de las que fue partícipe de chico y que hoy, algunos años después, lo tienen como protagonista. “Todo es más lindo cuando hay amor de por medio”, reconoció, a corazón abierto, en el prime time de El Trece, dejando aparecer al hombre, sus pensamientos y sentimientos detrás del productor, en un espacio televisivo que se lo permite, porque apunta a todo tipo de público. “Trato de ordenarme. Voy lidiando para tratar de hacer lo mejor posible. Estar lo más presente en cada una de las cosas de la vida. A veces salen mejor, a veces salen peor. El gran trabajo es tratar de que las cosas salgan muy bien y después aceptar que no salen tan bien”,supo reconocer.

 

En el origen. Defensor de las sesiones de diván –suele asistir a terapia cuatro veces a la semana–, desde la pantalla de Cinco pasos y una ayuda–el segundo ciclo en el que está al frente por las noches–, comparte con Teté Coustarot anécdotas que tienen que ver con su historia, su crianza, los primeros años de vida que le quedaron en la memoria. “Me gusta mucho charlar, soy un hablador total. Y pensar”. Sin ir más lejos, en los últimos días reflexionó al aire sobre la importancia que tienen las plantas en la vida de una persona. Y deslizó que les habla a las plantas, al igual que su papá, permitiéndose pensar sobre las consecuencias positivas que le genera al ser vivo. Que si se las trata bien, se las cuida, riega, son maravillosos los resultados. “Hay que hablarle en la intimidad porque si te ven hablando con un potus…”, compartió, como quien cuenta una indiscreción. “Me gusta que se junte el Guido de la tele con el Guido de la vida porque sé que en el fondo son lo mismo”. A seguir camino… 

 

Guido Kaczka y su mujer

Guido Kaczka y su mujer

Guido Kaczka, un conductor afianzado

Guido Kaczka, un conductor afianzado

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig